Trump reparte palos y zanahorias en Oriente Próximo

 

Por Julio de la Guardia

Desde hace meses, EEUU lleva a cabo una operación de acoso y derribo contra Palestina, en busca de cerrar un acuerdo de paz que entierre la solución de los dos Estados, algo que los palestinos todavía no están en condiciones de asumir.

21.09.2018. Siete Días Política Exterior. Leer más

 

El presidente de la Comisión Ejecutiva del Foro para la Paz en el Mediterráneo, ponente de una sesión de la Cumbre 2108 Concordia

 

Julio Andrade participa este lunes en un foro de líderes mundiales en Nueva York

El responsable del Cifal en Málaga intervendrá como miembro de UNITAR en una sesión sobre migración de la cumbre anual de Concordia

22.09.2018. Diario Sur. Leer más

La vicesecretaria general de la OTAN visita Azerbaiyán para asistir a una importante conferencia sobre la mujer, la paz y la seguridad

Group photo at the NATO/EAPC High Level Conference on Women, Peace and Security

La conferencia, organizada conjuntamente por la OTAN y Azerbaiyán, es la primera desde que los líderes de la OTAN acordaron una Política y un Plan de Acción de Mujeres, Paz y Seguridad revisados en la Cumbre de Bruselas en julio de 2018.

” Integración, inclusión e integridad. Estas serán las palabras de advertencia a medida que avanzamos en nuestra agenda para hacer de la igualdad de género una realidad cotidiana para las mujeres y las niñas de todo el mundo, ” dijo la vicesecretaria general en su discurso.

NATO Update. 21.09.2018. Leer más

Se adjunta un mapa del Cáucaso, con objeto de comprobar la ubicación de Azerbaijan con respecto al mar Caspio y a Rusia:

 

La vicesecretaria general de la OTAN, Rose Gottemoeller, visita Georgia

Joint press conference with NATO Deputy Secretary General Rose Gottemoeller and the First Deputy Minister of Foreign Affairs of Georgia, David Dondua

NATO Deputy Secretary General Rose Gottemoeller is in Tbilisi today (21 September 2018) to reaffirm NATO’s strong commitment to Georgia.

NATO Update. 21.09.2018. Leer más

NOTA DE LA REDACCIÓN:

Se remite un mapa de la región del Caúcaso, en donde se encuentra Georgia, a cuyo gobierno se le “han independizado” tres partes de su territorio. Si entra en la OTAN y se declara que son partes del mismo, solicitando el apoyo de toda la Alianza, se podría crear un problema grave.

Es una de las “amenazas” que más “siente” Putin.

Texto de octubre de 2015

Un difícil conyuntura (económica)

Pasado ya el habitual relajamiento veraniego y con nuevos datos y opiniones de los expertos, la situación de la coyuntura económica española presenta para la mayoría de los analistas cinco rasgos básicos:

1.º La continuidad en el crecimiento positivo del PIB. Un crecimiento que, para el conjunto de 2018 y 2019, superará a la media de los países de la UEM según todas las previsiones.

2.º Sin embargo, la mayoría de los analistas apuesta por una cierta desaceleración del ritmo de crecimiento del PIB en este y en los próximos años algo más severa ahora que en las estimaciones anteriores.

3.º Una correlativa pérdida de intensidad en la reducción del paro y en la creación de empleo. Los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social correspondientes al mes de agosto son muy expresivos

El paro registrado ha aumentado en 47.047 trabajadores y la afiliación a la Seguridad Social en agosto se ha reducido en 202.996 personas respecto al mes de julio.

4.º Los precios, dentro de una línea de relativa estabilidad, van iniciando un crecimiento moderado, independientemente de la elevación imputable al incremento del precio del petróleo. Así, entre agosto de 2016 y agosto de 2018 el crecimiento del índice de inflación subyacente ha sido de un 2% frente al 0,8% que se registró entre agosto de 2013 y el mismo mes de 2015.

5.º Finalmente cabe destacar un comportamiento sorprendente del sector exterior. Las exportaciones están reduciendo sustancialmente su ritmo de crecimiento y las importaciones –aunque mantienen su positiva trayectoria– han crecido con más intensidad de lo previsto.

Con ese marco de referencia, el tema que ensombrece el panorama es la prevista desaceleración del crecimiento. ¿Qué razones explican esa pérdida de dinamismo? En el corto plazo estos serían los factores clave: el renacimiento del proteccionismo propiciado por el presidente Trump; el bajo crecimiento de los países europeos y la pérdida de intensidad de la evolución de los países emergentes; la elevación de los precios del petróleo; la tendencia de la política monetaria hacia la suave elevación de los tipos de interés; el fuerte endeudamiento nacional y particularmente público que dificulta cualquier acción compensadora de la política presupuestaria, y la pérdida de intensidad en el consumo de los hogares, una vez pasado el aumento compulsivo que suele seguir a los periodos de crisis, entre otros.

Adicionalmente España tiene unos compromisos por su pertenencia a la UEM, que le obligan en los próximos años a eliminar el déficit público estructural.

Pero existe otra razón para la ralentización del crecimiento que, en mi opinión, es más preocupante y que está pasando un tanto desapercibida seguramente porque exige una visión menos cortoplacista de lo que suele ser habitual. Me refiero al hecho de que el intenso crecimiento desde 2014 ha ido conduciendo a nuestra economía real hacia los límites del crecimiento potencial.

Mientras el PIB efectivo es menor que el potencial, el crecimiento económico puede acentuarse impulsando la demanda global, como ha venido ocurriendo en España en el último quinquenio. Una vez alcanzado el potencial el crecimiento del PIB efectivo, dada la lenta evolución de los factores, exige aumentos de la productividad. Según todos los indicios, la producción real de España debe de estar muy cerca de su valor potencial (según Eurostat ya se alcanzó esa igualdad en 2017).

Sin embargo, el acoplamiento del PIB efectivo al potencial no se produce de forma automática, hay un periodo de adaptación en el que el PIB efectivo puede ‘superar’ al potencial aunque rompiendo con el principio de estabilidad y tolerando cierto nivel de inflación

A la vista de esas características de nuestra coyuntura, la pregunta tan lógica como difícil de responder es: ¿hacia dónde va la economía española?

En mi opinión hay dos trayectorias con mayor probabilidad. La primera de ellas, que podemos denominar ‘trayectoria Solow’, en honor de Robert Solow, premio Nobel de Economía en 1987, se manifestaría en una inicial posición del PIB efectivo superior al PIB potencial, acompañada de una inflación creciente, que se va ajustando paulatinamente a la evolución del PIB potencial.

La segunda trayectoria, que denominaré ‘trayectoria Keynes’ en recuerdo del gran economista John Maynard Keynes, consistiría en una reducción más o menos rápida de la demanda global como consecuencia de la ‘malignización’ de algunos de los factores antes mencionados que irían situando a la economía en una fase decreciente de un nuevo ciclo que, hoy por hoy, no se vislumbra en absoluto tan intenso como el que sucedió entre 2008 y 2014.

Ante estos dos escenarios, ¿qué cabe hacer? Yo creo que existen un par de aspectos en los que debe centrarse la política económica de los próximos años:

1.–Aprovechar el periodo 2019-2021 para sanear el sector público. La eliminación del déficit, el establecimiento de un plan de reducción de la tasa de endeudamiento público y la revisión del sistema impositivo son medidas necesarias que permitan disponer de un sector público más saneado que pueda ejercer una política presupuestaria adecuada.

2.–A medio plazo es necesario avanzar en el cambio de modelo de crecimiento. El potencial productivo de la economía española debe crecer basándose en un aumento de la productividad global de los factores. Lo que implica una política seria de capitalización física, humana y tecnológica. Un simple ajuste de la evolución del PIB efectivo a su trayectoria potencial (con un crecimiento en torno al 1,5% según los estudios disponibles) es demasiado débil como para permitir un aumento sensible de la ocupación y una adecuada generación de bienes y servicios.

En suma, como se ve, pese a las apariencias, el futuro económico de España depende de la voluntad que se ponga en resolver sus problemas de fondo, nada asegura que, si no se hace nada, el crecimiento vaya a seguir discurriendo a las elevadas tasas de estos últimos años.

19.09.2018. Diario Sur. Tribuna