Relaciones entre España y los países del Magreb

 

13.01.2020. Atalayar. El gobierno Sánchez mantendrá su política hacia Marruecos y Argelia, por Pedro Canales

La política exterior del nuevo Gobierno, estará en manos de la Presidencia, controlada por Pedro Sánchez y posiblemente encuadrada en las prerrogativas de la vicepresidenta Carmen Calvo. La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, tendrá funciones de gestión en las cuestiones políticas, aunque dispondrá de un amplio margen en las económicas. De cualquier manera, los ministros de Podemos, incluido Pablo Iglesias, no tendrán ni voto, ni veto en cuestiones de política exterior.

El papel de España en el Mundo (Política Exterior)

El horizonte político español se presenta fragmentado y polarizado, como sucede en otras latitudes. La campaña electoral permanente en que se ha convertido la vida pública dificulta un diálogo franco sobre cuestiones esenciales. En el caso del papel de España en el mundo, la ausencia de un debate público de calidad viene de lejos.

Política Exterior sale al paso de esta última omisión. Nuestro objetivo es promover un debate informado sobre asuntos internacionales y un mayor protagonismo de España en esta reflexión. Para ello hemos preguntado a los líderes políticos españoles sobre los retos exteriores del país, con las elecciones generales y europeas a la vista. Editorial

Política exterior comprometida con España, Pedro Sánchez

Europa ante un momento decisivo, Pablo Casado

Justicia social para revolucionar Europa, María Eugenia Rodríguez Palop

El invierno se acerca, José Antonio Sabadell

¿Quién gobernará la fragmentación europea?, Carme Colomina

Israel-Palestina, una realidad distópica, Itxaso Domínguez de Olazábal

¿Se retira EEUU de Oriente Próximo?, Mariano Aguirre

Los siete pilares que sostienen Jordania, Laila M. Rey

EEUU, China, Europa y el orden mundial, Eugenio Bregolat

Latidos de Tiananmen, Xulio Ríos

Advertencias desde Versalles, Margaret MacMillan

Exilio republicano: hay futuro en este pasado, Mari Paz Balibrea

Museo del Prado: más allá de España, Miguel Falomir

Trump: ¿de la exoneración a la reelección?, Jaime de Ojeda

Japón y su ‘tennô’: de la era Meiji a la Reiwa, Salvador Rodríguez Artacho

LIBROS: Repensar la identidad, Berta Barbet

La oportunidad africana, por Josep Borrell, ministro de AA.EE. y Cooperación

El primer europeo que avistó las fuentes del Nilo azul en 1618 fue un jesuita español, Pedro Páez. Sin embargo, hubo que esperar más de dos siglos para que se escribieran en Europa novelas sobre la búsqueda de esas fuentes, cuando exploradores británicos como David Livingstone o Sir Richard Francis Burton emprendieron esa exploración. Creo que los propios españoles ignoramos los vínculos que, desde hace siglos, nos unen a África.

España es el único país de la Unión Europea que tiene una frontera terrestre con África. Más de dos millones de españoles viven en las Islas Canarias, una parte de España que ha entendido como nadie que su situación geográfica frente a las costas africanas se puede transformar en un valioso activo para impulsar el crecimiento económico y el bienestar de sus habitantes.

Económicamente, África crece hoy por encima de la media mundial. Seis de los países del mundo que más crecerán en 2019 son africanos, y con ese crecimiento se amplía la clase media y se reduce la pobreza. Su población pasará de los 1.200 millones actuales a 2.500 millones en el año 2050. Evidentemente este crecimiento plantea un reto importante, pero también encierra una gran oportunidad, ante todo y sobre todo para los africanos, pero también para España y nuestros ciudadanos.

Por eso hemos elaborado el III Plan África. El Plan hace un análisis ambicioso pero realista de dónde podemos tener un impacto que genere un arrastre de las inversiones en África. No podemos concentrarnos únicamente en los recursos públicos: sólo la inversión privada tiene el músculo suficiente como para enfrentar este desafío. El Banco Mundial cifra en 902 millones el número de puestos de trabajo que el continente debe crear en los próximos 30 años. No es una tarea a la que puedan hacer frente los Gobiernos solos. Pero el Gobierno tiene que abrir el camino. Tenemos Embajadas en 28 de los 54 países de África, lo que nos convierte en uno de los países europeos con mejor implantación en África.

La inversión privada -africana y extranjera- puede crear los empleos necesarios pero los gobiernos podemos contribuir a que esa inversión y ese empleo resulten en sociedades más cohesionadas y equitativas, en línea con la Agenda 2030. La Cooperación española trabaja en África en sectores cruciales como la gobernabilidad democrática; la salud y el desarrollo rural, la modernización de la agricultura y la seguridad alimentaria. Damos prioridad a las mujeres con programas de promoción de la igualdad y a los jóvenes, con programas de formación y empleo.

Cuando hablamos de África la primera imagen que viene a la cabeza es la del reto migratorio. Aunque el Plan África no tiene un enfoque prioritariamente migratorio, la consecución de sus objetivos contribuiría enormemente a aliviar la presión migratoria.

Hay que tener presente que cuatro de cada cinco migrantes africanos se dirigen a otros países africanos. Existen hoy países, como Costa de Marfil, Nigeria, Sudáfrica y Etiopía, que son polos de crecimiento y atraen por ello flujos de trabajadores de la región. Deberíamos priorizar la consolidación de estos países como exportadores de prosperidad y estabilidad hacia sus países vecinos.

Porque la única forma de aliviar la presión migratoria es crear oportunidades para los jóvenes hombres y mujeres de África en su propio continente, y eso es lo que pretende el Plan África. Somos conscientes de nuevas amenazas, como los efectos del cambio climático. Nos preocupa especialmente el avance de la desertificación, pues la pérdida de terreno cultivable y la presión por recursos menguantes, incluyendo el agua, es quizá el mayor desafío de África y fuente de cada vez más conflictos. La democracia está echando raíces profundas en el continente. Hace sólo unos días vimos elecciones democráticas en Senegal y en el mayor país del continente, Nigeria. Pero la democracia y los derechos humanos no han llegado aún a todos los rincones de África y debemos seguir luchando para que lo hagan. También hay cada vez menos conflictos violentos, pero subsisten amenazas a la paz. España ha demostrado su compromiso con la paz en el continente: más de 1.000 soldados españoles trabajan cada día para apoyar el objetivo de la Unión Africana de silenciar las armas para el año 2020. La promoción de la paz y la seguridad es el primero de los cuatro objetivos estratégicos del III Plan África: sin paz y seguridad no puede venir todo lo demás.

Hay una nueva África que empieza a nacer y que está cargada de esperanza, para los africanos y para los que demuestren desde el principio que desean ser sus socios. Por eso he viajado a Gambia y a Etiopía. Ambos países son ejemplo de esa nueva África. Gambia está realizando una ejemplar transición a la democracia tras 22 años de dictadura, derribada en las urnas. Etiopía ha encontrado el camino a la paz tras una larga guerra con Eritrea. Paz y democracia abren excitantes posibilidades, y España debe participar de ellas.

Los «males de Europa» en Política Exterior

El mundo no espera

La Unión Europea celebra elecciones en mayo. Se perfila una batalla existencial: proeuropeos versus antieuropeos. Los sondeos apuntan a que la extrema derecha podría lograr un quinto de los escaños del Parlamento Europeo. Una fuerza dispar unida por un enemigo común: el federalismo europeo, encarnado en una Merkel que ya aterriza y un Macron que no despega. La UE, ¿cuándo pasó de ser hoja de ruta a chivo expiatorio? Editorial

Europa del Este, imitación y repugnancia, Ivan Krastev y Stephen Holmes

Dos estrategias para la extrema derecha, Guillermo Fernández Vázquez

Francia ante el reto europeo, ¿’chevalier seul’?, Dídac Gutiérrez-Peris

Brexit sin acuerdo. ¿Está preparada la UE?, Guntram B. Wolff

¿Democracias capitalistas diversas en la UE?, Aidan Regan

Populismos identitarios y política exterior, Enrique Mora

Política de seguridad del Kremlin, Alberto Priego

América Latina tras el socialismo del siglo XXI, Manuel Alcántara

Los primeros pasos de Bolsonaro en Brasil, Esther Solano Gallego

Manual de autoayuda para independentistas, Jon B. Alterman

El futuro de los kurdos, Marc Saurina

Un feminismo para el 99%, Clara Serra y Alba Pez

Estado de emergencia en EEUU, Jaime de Ojeda

Cuarta dimensión de la política exterior española, Eugenio Bregolat

Ruanda: entre la prosperidad y la represión, Antoni Castel

LIBROS: ¿Sigue siendo útil el PIB?, Lídia Brun

INTERREGNUM: THE REGIONAL ORDER IN THE MIDDLE EAST AND NORTH AFRICA AFTER 2011

Por Raffaella A. Del Sarto, Helle Malmvig and Eduard Soler i Lecha

MENARA Final Reports No. 1, February 2019