NATO announces nomination of General Tod D. Wolters as Supreme Allied Commander Europe

The North Atlantic Council has approved the nomination of General Tod D. Wolters, United States Air Force, to the post of Supreme Allied Commander Europe.

 

General Wolters is currently serving as Commander, United States Air Forces Europe; Commander, United States Air Forces Africa; Commander, Allied Air Command; and Director, Joint Air Power Competence Centre.

 

Upon completion of national confirmation processes, he will take up his appointment as the successor to General Curtis M. Scaparrotti, United States Army, at a change of command ceremony at the Supreme Headquarters Allied Powers Europe in Mons, Belgium, expected in the spring of 2019.

Descargar notificación de la OTAN

Biografía:

Tod Daniel Wolters [1] (nacido c. 1960), antes de convertirse en Comandante de las Fuerzas Aéreas de EE. UU. En Europa y en las Fuerzas Aéreas de África, fue Director de Operaciones (DJ-3), Estado Mayor Conjunto, Washington, DC Asistió al Presidente del Estado Mayor Conjunto en el cumplimiento de sus responsabilidades como principal asesor militar del Presidente y el Secretario de Defensa. El General desarrolla y proporciona orientación estratégica para los comandos de combate y transmite las comunicaciones entre el Presidente y el Secretario de Defensa a los comandantes de combate con respecto a las operaciones y planes actuales.

El hijo del General de Brigada de la Fuerza Aérea Thomas E. Wolters , [2]Wolters recibió su comisión en 1982 como graduado de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Él ha mandado al XIX Escuadrón de Combate, Elmendorf AFB, Alaska; el 1er Grupo de Operaciones, Langley AFB, Virginia; la 485a Ala Expedicionaria Aérea, Arabia Saudita; el 47.o Ala de entrenamiento de vuelo, Laughlin AFB, Texas; el 325o Ala de Combate, Tyndall AFB, Florida; la 9ª Fuerza de Tareas Expedicionarias de Aire y Espacio – Afganistán; y la 12ª Fuerza Aérea, Base de la Fuerza Aérea Davis-Monthan, Arizona. Ha luchado en las operaciones Tormenta del desierto, Vigilancia del sur, Libertad iraquí y Libertad duradera. El General Wolters también se desempeñó en la Oficina del Secretario de la Fuerza Aérea, como Director de Enlace Legislativo, y en los puestos de personal de la Sede en el Comando del Pacífico de los EE. UU., La Fuerza Aérea de los EE. UU. En su última tarea,

General Wolters es un piloto de comando con más de 4,990 horas de vuelo en los aviones F-15C, F-22, OV-10, T-38 y A-10.

  • 1982 Licenciatura en Ciencias, Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Colorado Springs, Colorado.
  • 1990 Curso de Instructor de Armas de Combate, Escuela de Armas de Combate de la Fuerza Aérea de los EE. UU., Nellis AFB, Nev.
  • 1995 Comando Aéreo y Colegio de Personal, por correspondencia.
  • 1996 Colegio de Personal de las Fuerzas Armadas, Norfolk, Virginia.
  • 1996 Máster en tecnología de la ciencia aeronáutica, Embry-Riddle Aeronautical University
  • 2001 Maestría en estudios estratégicos, Army War College, Carlisle Barracks, Pa.
  • 2004 Senior Executive Fellow, Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Universidad de Harvard, Cambridge, Mass.
  • Curso de Comandante del Componente Aéreo de la Fuerza Conjunta 2007, Maxwell AFB, Ala.
  • Curso conjunto de guerra de oficiales de bandera 2010, Maxwell AFB, Ala.
  • Curso del Comandante del Componente de la Tierra de Fuerza Combinada 2010, Cuartel de Carlisle, Pa.
  • 2014 Fellow, Pinnacle Course, Universidad de la Defensa Nacional, Fort Lesley J. McNair, Washington, DC

Málaga será la sede de la Autoridad de Coordinación de las actuaciones para hacer frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho de Gibraltar, mar de Alborán y aguas adyacentes

Málaga acogerá el Mando Único Operativo para la inmigración irregular

Hasta ahora se encontraba en Sevilla – El responsable del organismo, el general de División de la Guardia Civil Félix Blázquez González, se instalará próximamente en la capital malagueña.

11.03.2019. La Opinión de Málaga

Orden PCI/121/2019, de 11 de febrero, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 1 de febrero de 2019, por el que se adoptan medidas adicionales para reforzar las capacidades operativas y garantizar la adaptación permanente de la Autoridad de Coordinación de las actuaciones para hacer frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho de Gibraltar, mar de Alborán y aguas adyacentes, para el cumplimiento de las funciones que le fueron encomendadas por el Acuerdo del Consejo de Ministros de 3 de agosto de 2018.

El general de División de la Guardia Civi, Félix Blázquez, asume el Mando Único Operativo de Coordinación en el Estrecho contra la inmigración irregular

La CGT denuncia que Salvamento Marítimo reduce sus tripulaciones en Alborán y el Estrecho

Andalucía triplica el número de inmigrantes llegados en patera con más de 51.000 al cierre del año

El Gobierno impone apagón informativo sobre la llegada de pateras

10.01.2019. El Mundo

Le perpetuación en el poder: Abdelaziz Bouteflika

Por qué lo que ocurra en Argelia importa (y mucho)

Orán, la segunda ciudad más importante de Argelia (española durante 266 años) se encuentra apenas a 207 kilómetros de Almería. El 57,6% del gas que importa España proviene de Argelia.

Con sus 2.381.741 km cuadrados, Argelia es el país más extenso de África y del mundo árabe, y con sus más de 43 millones de habitantes es el segundo país más poblado del norte de África y del mundo árabe (no del mundo musulmán) tras Egipto. Orán, la segunda ciudad más importante de Argelia (española durante 266 años) se encuentra apenas a 207 kilómetros de Almería. El 57,6% del gas que importa España proviene de Argelia. Bastaría la simple enumeración de estos datos para que la política exterior española concediera a Argelia la máxima importancia, pero por razones ocultas al público, se concede esa importancia a Marruecos.

Lo que ocurra en Argelia no sólo importa a España sino que importa al resto de países del norte de África y a los del Sahel al sur del desierto del Sahara. Aunque aún quedan grupúsculos terroristas en su territorio, Argelia es el primer país musulmán que ha derrotado militarmente al islamismo, cuando muchos países (Francia, particularmente) apostaron por la victoria de los islamistas. Esa victoria sobre el islamismo fue mérito del Ejército y del pueblo (al que se le dio armas para esa lucha). Aunque se reprocha, con razón, que tras la victoria sobre los islamistas el presidente Buteflika cedió excesivamente ante ellos para integrarlos en la sociedad con su política de «reconciliación nacional», el hecho es que Argelia quedó inmunizada (al menos hasta ahora) frente a una eventual conquista del Estado por los grupos islamistas. Y no sólo eso, sino que se ha convertido en el eje de la lucha contra los grupos terroristas e islamistas en el norte de África y en el Sahel.

Argelia no sólo ha sido un país importante en la lucha contra el terrorismo islámico, sino que también es uno de los países que más eficazmente luchan contra la emigración ilegal, pese a que el dinero de la Unión Europea y de Estados como España se entrega a países, como Marruecos, que han demostrado que no tienen un sincero compromiso contra esta lacra. Ciertos círculos europeos han reprochado incluso que la lucha de Argelia contra la inmigración ilegal en su territorio utiliza métodos demasiado duros.

¿Pueden los acontecimientos que se están produciendo estos días en Argelia afectar a las exportaciones de hidrocarburos, a la lucha contra el terrorismo islámico o a la inmigración ilegal? Hasta ahora el máximo garante de la estabilidad del Estado, de la lucha contra el terrorismo y contra la inmigración ilegal ha sido el Ejército. Por más que la cúpula de éste ha sido depurada por Buteflika para intentar someterla a sus dictados, queda la duda de si ciertos influyentes altos mandos apartados por Buteflika y los mandos intermedios avalarán las pretensiones del entorno del aún presidente. Es a mi juicio improbable que el Ejército argelino, fuertemente enraizado en el pueblo, se enfrente a éste para defender al entorno del aún mandatario si la movilización popular se acentúa.

10.03.2019. La Razón

Buteflika vuelve a una Argelia alzada en protestas contra su régimen

El presidente octogenario mantiene su candidatura para un quinto mandato, tras pasar dos semanas hospitalizado en Ginebra

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, regresó este domingo a Argel en avión oficial tras pasar dos semanas ingresado en el Hospital Universitario de Ginebra, donde se sometió a lo que un comunicado oficial calificó de “control médico rutinario”. Al mandatario le aguardaba un país en huelga general y con miles de estudiantes en las calles reclamando que retire su candidatura para las presidenciales del 18 de abril.

10.03.2019. El País

El presidente Abdelaziz Buteflika vuelve a Argelia en plena ola de protestas

10.03.2019. El Mundo

Buteflika regresa a Argel tras 15 días hospitalizado y en medio de protestas. El regreso se produce en medio de masivas protestas en las calles de todo el país en contra de la decisión del mandatario, de 82 años, de optar a la reelección.

10.03.2019. ABC

Gaid Salah, el sable que sostiene a Buteflika

El jefe del Ejército se sitúa frente al clamor de la calle en Argelia como el defensor más poderoso del octogenario presidente

Nadie sabe con certeza quién gobierna en Argelia, un país cuyo presidente, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, se mueve en silla de ruedas desde 2013 y no pronuncia un discurso en público desde mayo de 2012. Ya antes de que Buteflika llegase a la presidencia en 1999, la estructura que maneja el país era opaca y compleja. Los argelinos se refieren al “poder” como si fuera un monstruo de varias cabezas, a menudo peleadas entre ellas. Ahora mismo, con Buteflika hospitalizado desde el 24 de febrero en Ginebra, la cabeza que destaca sobre todas las demás es la del jefe del Estado Mayor, Ahmed Gaid Salah, el general de 79 años al mando de uno de los Ejércitos más poderosos de África. Gaid Salah ya ha emitido dos mensajes amenazantes contra quienes “quieren llevar el país a los años del dolor”.

Argelia sufrió durante la década de los noventa una guerra civil entre islamistas y militares en la que fallecieron entre 100.000 y 150.000 personas. Y Gaid Salah ha prometido defender el orden establecido. Ese orden pasa por las elecciones presidenciales del 18 de abril. El problema es que cientos de miles de argelinos han salido a las calles en tres ocasiones en las últimas semanas para protestar contra la participación de Buteflika en esos comicios.

09.03.2019. El País