El Vicepresidente del Foro visita la unidad de diálisis infantil del Materno

Sobran las palabras. El vicepresidente del Foro, miembro de Trovadores sin fronteras, visita periódicamente la Unidad de Diálisis, donde existe un personal sanitario muy comprometido. Allí no hay tristeza, aunque los niños permanecen conectados a la máquina que limpia su sangre, tres días a la semana. Rafael Vidal entiende el problema porque tuvo una nieta en las mismas circunstancias.

Las camisetas del Real Club Mediterráneo se las pusieron inmediatamente y el coordinador de deportes del Club, acertó plenamente con las tallas. Los comic,s fueron abiertos y la profesora que permanece con ellos, les fue explicando, mientras leían las historias de Blas de Lezo, Cervantes o los primeros españoles que llegaron a Filipinas.

Un día inolvidable para todos, y los niños en la despedida decían ¡Vuelve pronto!

 

Segundo Café «La última batalla de Blas de Lezo»

El sábado día 8 de diciembre de 2019, día de la Inmaculada, Patrona de España, Paco Linares, uno de los colaboradores de Luis del Pino, realiza una entrevista al Vicepresidente Ejecutivo del Foro para la Paz en el Mediterráneo y una de las autoras del libro del título Mariela  Beltrán García-Echaniz, pudiendo escuchar la entrevista, dentro del programa «Sin complejo» de la cadena esradio:

 

“La última batalla de Blas de Lezo” de Mariela Beltrán y Carolina Aguado.

Las autoras con Rafael Vidal

En el auditorio del Museo del Patrimonio Municipal, se ha presentado el  libro“La última batalla de Blas de Lezo” de Mariela Beltrán y Carolina Aguado.

El acto fue presentado por el Dr. Rafael Vidal Delgado, Coronel de artillería y de estado mayor y Vicepresidente Ejecutivo del Foro para la Paz en el Mediterráneo.

Blas de Lezo fue enterrado bajo un arco de mármol en el Convento de Dominicos de Cartagena de Indias. Así lo afirmaba su hijo Blas Fernando en una carta fechada en 1773 dirigida al director de la Academia de Guardiamarinas de Cádiz desvelando la ubicación de la tumba del marino, el mayor enigma de su biografía. El documento, conservado en el Archivo del Museo Naval y hasta ahora inédito, es la principal aportación del libro La última batalla de Blas de Lezo, publicado por EDAF, una completa revisión histórica sobre uno de los marinos más relevantes de la historia naval española.

Una obra alejada de los tópicos

La última batalla de Blas de Lezo desmiente muchas de las rotundas afirmaciones que la historiografía ha atribuido desde hace dos siglos a Blas de Lezo para explorar con rigor la dimensión humana y militar del vasco en su batalla más importante y una de las mayores gestas de la historia militar: la defensa de Cartagena de Indias en 1741. Por primera vez se saca a la luz la testamentaría de Blas de Lezo y se muestran documentos hasta ahora desconocidos en manos de algunos descendientes del marino, como las cartas del padre de Blas de Lezo con Josefa Pacheco, que han arrojado información muy valiosa para comprender su biografía.

La obra, de seiscientas páginas, se nutre de más de un centenar de fuentes inéditas consultadas en archivos en una quincena de ciudades y localidades de España, Colombia, Estados Unidos, Francia y Perú: Archivo Histórico Nacional, Archivo General de Indias, Archivo Nacional de Simancas, Biblioteca Nacional de España, Archivo Cartográfico del Centro Geográfico del Ejército, Archivo del Museo Naval, Archivo General Militar de Madrid, Archivo Militar de Segovia, Archives Nationales de France, Archivo General de la Nación de Colombia, Biblioteca del Congreso de los EE.UU., Archivo General de la Nación de Perú y Archivo General de Palacio, entre otras instituciones destacadas.

El libro amplía la galería de personajes, describe con detalle a los protagonistas menos conocidos y realiza la aproximación más veraz hecha hasta ahora de la defensa de los castillos de San Luis y de San Felipe, gracias al análisis y comparación de los testimonios y las experiencias de quienes vivieron la batalla desde dentro, en el bando español y en el británico. A partir de las fuentes documentales se reconstruye el juicio al que se hubiera enfrentado Lezo, desgranando tanto las acusaciones que se le formulan como sus posibles argumentos de defensa. La obra se extiende más allá de la muerte del marino para seguir el rastro de su herencia y la situación de su familia tras su muerte, de la viuda y de los hijos.

Un numerosos público asistió al acto de presentación del libro

Entrevista a Mariela Beltrán en Es-Radio:

Presentación del libro «La última batalla de Blas de Lezo»

Se remite información-invitación para acudir el próximo día 4 de diciembre al Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) en el Paseo de Reding, 1 (Plaza del general Torrijos), a la presentación del libro “La última batalla de Blas de Lezo”, el cual será presentado por sus autoras, participando en el acto la Directora General de Cultura y el Vicepresidente Ejecutivo del Foro para la Paz en el Mediterráneo.

Diptico informativo

La última batalla de Blas de Lezo es una completa revisión histórica sobre uno de los marinos más relevantes de la historia naval española. Después de cinco años de trabajo, Mariela Beltrán García-Echániz y Carolina Aguado Serrano se alejan de los tópicos y de las leyendas que rodean su biografía para explorar con rigor la dimensión humana y militar del vasco en su batalla más importante y una de las mayores gestas de la historia militar: la defensa de Cartagena de Indias en 1741. La obra profundiza en las claves del combate y ofrece detalles hasta ahora desconocidos de los últimos meses de la vida de Lezo y del lugar de enterramiento del marino, la mayor incógnita de su biografía.

El interés de las autoras por el personaje nace hace siete años con su llegada al Museo Naval de Madrid, donde comprueban la falta de atención dedicada a la figura de Lezo. Dos años después, las dos historiadoras y técnicos de museos comisarían la exposición “Blas de Lezo, el valor de Mediohombre”, inaugurada el 18 de septiembre de 2013 en el Museo Naval. En cinco meses 150 000 personas recorren la muestra, primero en Madrid y posteriormente en Cádiz, convirtiéndose en la más visitada del Naval desde su creación. Aquella exposición fue el punto de partida para un movimiento de recuperación del marino vasco que continuó en los meses siguientes en toda España, con numerosas iniciativas como la del monumento al marino levantado en la Plaza Colón, en noviembre de 2014, obra del escultor Salvador Amaya, con el asesoramiento histórico de las autoras del libro.

La última batalla de Blas de Lezo se nutre de más de un centenar de fuentes inéditas consultadas en archivos e instituciones en una quincena de ciudades y localidades de seis países: Archivo Histórico Nacional, Archivo General de Indias, Archivo Nacional de Simancas, Biblioteca Nacional de España, Archivo Cartográfico del Centro Geográfico del Ejército, Archivo del Museo Naval, Archivo General Militar de Madrid, Archivo Militar de Segovia, Archives Nationales de France, Archivo General de la Nación de Colombia, la Biblioteca del Congreso de los EE.UU., Archivo General de la Nación de Perú y el Archivo General de Palacio, por solo mencionar las instituciones más destacadas. Por primera vez se saca a la luz la testamentaría de Blas de Lezo y se muestran documentos hasta ahora desconocidos en manos de algunos descendientes del marino, como las cartas del padre de Blas de Lezo con Josefa Pacheco, que han arrojado información muy valiosa para comprender su biografía.

El libro amplía la galería de personajes, describe con detalle a los protagonistas menos conocidos y realiza la aproximación más veraz hecha hasta ahora de la defensa de los castillos de San Luis y de San Felipe, gracias al análisis y comparación de los testimonios y las experiencias de quienes vivieron la batalla desde dentro, en el bando español y en el británico. A partir de las fuentes documentales se reconstruye el juicio al que se hubiera enfrentado Lezo, desgranando tanto las acusaciones que se le formulan como sus posibles argumentos de defensa. La obra se extiende más allá de la muerte del marino para seguir el rastro de su herencia y la situación de su familia tras su muerte, de la viuda y de los hijos.

El texto desmiente muchas de las rotundas afirmaciones que la historiografía ha atribuido desde hace dos siglos a Blas de Lezo y a la batalla de Cartagena de Indias. Las autoras rechazan la perspectiva maniquea que sitúa a Blas de Lezo como un héroe y al virrey Eslava como su antagonista, consecuencia de la mala relación entre ambos. Sin obviar sus errores en la defensa de Cartagena y su inadecuado trato hacia Lezo, la obra coloca a Eslava como un gran militar con un papel clave en la victoria de Cartagena de Indias.

Ni la flota británica fue la fuerza de desembarco más grande hasta Normandía ni el rey de Inglaterra prohibió hablar de la derrota de Cartagena de Indias ni ordenó retirar las medallas conmemorativas que retrataban a Lezo arrodillado ante Vernon. Son solo algunas de las afirmaciones reiteradas una y otra vez que la fuerza de los datos desacredita. Como afirman las autoras no es necesario construir un mito sobre la figura de Blas de Lezo, sino que basta con reconocer sus méritos y desvelar al verdadero Lezo, un hombre, con sus luces y sus sombras.

 

Rafael Vidal: “Necesitamos un proyecto en común, ese del que hablaba Ortega y Gasset”

Entrevista del periódico SOL DIGITAL al Director del Foro para la Paz en el Mediterráneo:

Rafael Vidal: “Necesitamos un proyecto en común, ese del que hablaba Ortega y Gasset”

Vicente Almenara.- Rafael Vidal, coronel de Artillería, jubilado, fue presidente del Club Mediterráneo y ahora dirige el Foro para la Paz en el Mediterráneo, muy activo en la ciudad en el debate de los grandes asuntos de defensa y política internacional que nos afectan.

Hombre inquieto, Rafael Vidal también es historiador y ha escrito distintas obras de interés sobre asuntos estos asuntos de cabecera.

  • ¿Cómo nace el Foro en una ciudad de peñas?
  • El foro nace en 2007, espontáneamente, al realizarse una conferencia en el Club Mediterráneo sobre el tema militar. Luis Merino, en aquél entonces el presidente del Club, me comentó que el Foro era más idóneo para este tipo de cosas. En aquel momento dimos la conferencia y al año siguiente me hicieron presidente del Club Mediterráneo. Pensamos que era bueno continuar con esas conferencias, que fueron el antecedente. Yo no era ya militar en activo. Hablé con el concejal de cultura en su día, Miguel Briones, y con Miguel de Aguilera, director de la comunicación de la Universidad, y Carlos Moncada, periodista de Diputación, y les propuse crear un foro anual con esas características y me apoyaron. Desde entonces comenzamos a organizar unas conferencias englobadas en ‘Jornadas de seguridad, defensa y cooperación’. Con la colaboración de Antonio García, catedrático de Económicas de la UMA que aportó también al proyecto sus conocimientos.

Tras el éxito del primer año, en la segunda edición pensamos crear una entidad con mayor envergadura y comenzamos a hacer diferentes gestiones con la UMA, Unicaja, con el Ayuntamiento, Cámara de Comercio y otras instituciones locales. A partir de aquí creamos el Foro para la Paz del Mediterráneo.

  • ¿Por qué se decide este nombre?

Incluimos la paz porque queríamos realizar un entendimiento entre todas las poblaciones del Mediterráneo a través de las instituciones. Antonio Alcalá, presidente de la Asociación Española de Capitanes de Yate para la Reserva Civil (AECYR) se unió al poco tiempo al igual que una consultora de seguridad con la que yo trabajaba en su día. Decidimos que las entidades que debían de formar parte de este proyecto eran las que estaban más cerca del ciudadano, que entonces eran el Ayuntamiento y Diputación. El Foro para la Paz del Mediterráneo era considerado muy importante y destacado en la zona. Han asistido muchas eminencias, como embajadores de todo el mundo y otras personalidades extranjeras.

  • ¿Cómo es la selección de invitados a este Foro?

Sharon While, era embajadora de EE.UU y consejera de Seguridad Nacional para Europa y con ella, por ejemplo, estuvimos en contacto y consideraron el Foro muy importante ya que consideraron que España era un fiel aliado e indispensable para la defensa y protección de todo el Mediterráneo para Norteamérica. Sobre todo, invitamos a embajadores, como el de Israel, Palestina, Egipto…

  • También he visto que editan boletines informativos, una revista…

Todos los años hacemos un libro de actas de las ponencias de ese año y las categorizamos en temas determinados y desarrollamos gracias a expertos de todo el mundo; además, hacemos mención a malagueños de repercusión internacional. Esta iniciativa la empezamos con Blas de Lezo. La edita el propio Foro pero aunque llegamos a muchos sitios no tenemos la necesidad de lucrarnos con esto, por lo que se entiende que somos una asociación sin ánimo de lucro. Todo lo que publicamos se puede obtener gratuitamente en pdf o ebook. Editamos la revista con la colaboración de diferentes instituciones como la Universidad Internacional de Andalucía o Unicaja que, como ya he dicho, pertenecen al Foro.

Aparte de las actas hemos editado tebeos o comics sobre Blas de Lezo, los primeros de Filipinas, Ruy López de Villalobos, incluso el año pasado le regalamos al pueblo filipino un cuadro de López de Villalobos en un acto solemne con el alcalde de Málaga que gratuitamente nos pintó Vicente Gómez Navas. Hace dos años celebramos el cuarto centenario de Cervantes y editamos el libro sobre Cervantes, incluso un cómic traducido al inglés y al francés traducido por la Universidad ya que queremos transmitir calidad.

  • ¿Han desarrollado alguna iniciativa referente al tema del conflicto palestino-israelí, pueblos mediterráneos?

Sí. Todos los pueblos tienen sus derechos y obligaciones, nosotros hemos escuchado las palabras del embajador de Israel y de Palestina en España. Cada uno tiene su razón. Mi opinión es que es muy complejo decantarse por un bando u otro. La cuestión es que Israel tiene derecho porque así lo decide una asamblea de la ONU y se crea el país 1948. ¿Deben de coexistir dos estados o uno debe estar subordinado a otro? A veces pienso que es una maldición bíblica ya que nunca está a gusto ninguna de las partes y no hay solución este problema.

En las guerras mundiales siempre ha habido grandes desplazamientos de poblaciones, conocemos por ejemplo el problema ruso, pues actualmente pasa en esta zona algo similar. Deberíamos plantearnos algo como poner cada forma de convivir cada población en un lugar, pero es complicado.

  • ¿No ve este conflicto con aires de Guerra Fría?

En 2016 el Secretario General de la OTAN declaró que estamos volviendo a los comienzos de la Guerra Fría. Está clarísimo. Los rusos han querido formar parte e incluso han entrado en una zona de Oriente medio. Rusia tiene siempre la misma política exterior de toda su historia,  salir al Mar Báltico, al Pacífico y al índico con total libertad, e incluso al Mediterráneo. Estos cuatro ejes que tenían los zares los siguen manteniendo hoy en día Putin, salida a los cuatro mares.

  • ¿No ve un comportamiento capitalista en Rusia o China, por ejemplo?

Esto es nuevo. Rusia fue derrotada con lo que se denomina ‘la derrota estratégica económica’, ‘la guerra de las galaxias de Regan’, y en su relación con el Papa, ya que su objetivo era el mismo y habían sufrido el comunismo. Incluso los mensajes fueron muy similares desde dos puntos que se suponen distintos, uno desde la perspectiva espiritual y otro desde la perspectiva más material. Y los dos fueron los que derrotaron al comunismo. La revolución tecnológica es lo que le funcionó a Reagan y lo puso en una posición estratégica tan brutal que nadie podía atacar a EEUU y hasta ahora lo han conseguido los americanos. Evidentemente, el hecho de que EEUU haya lanzado misiles ‘invisibles’ contra determinados objetivos, es una muestra de su verdadera capacidad y Putin y el presidente norcoreano han tomado nota.

  • ¿No falta una cultura de defensa para explicar que todo esto forma parte de una nación, como la economía, la I+D+i..?

Falta absolutamente una cultura de defensa. En España hay un déficit de conciencia nacional. Cuando Alemania es fuerte, nadie se quiere ir de Alemania. Con los Reyes Católicos, con Carlos V o con Felipe IV nadie se quería ir de España, cuando Felipe IV empezó a ser débil solo los catalanes querían irse de España e incluso los andaluces también quisimos pedir la independencia, y está documentado, esto es lo que pasa. El problema es que España comienza a ser débil, no hemos sabido crear una conciencia nacional o ilusionar a los españoles con unos objetivos económicos, políticos, sociales e internacionales, unos faros que nos alumbren y que digamos ‘ese es mi camino’. Necesitamos un proyecto en común, ese del que hablaba Ortega y Gasset. Nos falta ese objetivo global en la sociedad que deben de marcar nuestros políticos y eso en España ahora mismo no lo tenemos. Lo que tenemos es que nos han declarado como ‘cobardes’ por la retirada de nuestras tropas en Irak, que les costó la vida a muchos americanos y polacos porque dejamos un hueco enorme en la defensa. Tomamos una decisión totalmente errónea e incorrecta que incluso a nuestros oficiales en Europa les tiraban ‘gallinas’. Los británicos saben qué es lo que quieren, no quieren que nadie les coarte su razón de ser, han marcado siempre su misma política exterior, al igual que los americanos o los alemanes, que siempre han querido ser los reyes de Europa. El ‘Reich’ significa imperio, Hitler creo el Tercer Reich y ahora Merkel quiere llegar a conseguir el cuarto imperio porque quiere dominar el corazón de Europa de otra forma más democrática, con un pensamiento político diferente.

  • ¿Y qué pasa con Marruecos? El Rey se ha salvado de las primaveras árabes y de otros peligros.

Marruecos es un vecino, es el vecino del sur. Es absurdo que tú con tu vecino te lleves mal, porque entonces te deberías de cambiar de sitio. Al vecino del sur no se le puede menospreciar, aunque lo hayamos hecho culturalmente, pero tenemos la suerte de que geopolíticamente lo tengamos al sur de España. Evidentemente, lo mejor hubiese sido tener el imperio norteafricano de los Reyes Católicos para constituir un territorio español. Fernando quiso conquistar todas las tierras del norte y del sur del Mediterráneo, partiendo desde Málaga llegó hasta la costa de Grecia y por el sur desde Ceuta, pasando por Túnez o incluso Libia. Ellos lo que querían era cristianizar todo el territorio y haber creado una zona católica. El problema llegó con Juana la Loca, que se casó con un Habsburgo, que lo que quería era dominar su zona y no el Mediterráneo. Si hubiésemos continuado, habríamos sido un imperio consolidado. La política norteafricana española ha sido siempre tener unos enclaves fijos y que nos ataquen lo menos posible, y eso que Andalucía estaba más expuesta, aunque las zonas habitadas estaban en el interior de las provincias y no en las costas. Hay que tener en cuenta las Torres Almenaras, en Fuengirola, por ejemplo, había un castillo de vigilancia y era zona de pescadores, al igual que Torremolinos no existía, tenía una torre vigía y poco más, o el Rincón de la Victoria, que tampoco existía sino lo que era Benagalbón. Todo estaba alejado de la costa porque los piratas de la época arrasaban con todo lo que encontraban.

Rafael Vidal con el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Málaga, Eugenio José luque

El Sol Digital 15.05.2018