Acto de presentación del libro “Viaje al corazón de España”

 

De izda. a dcha. Rafael Vidal, Fernando García de Cortázar y Pablo Aranda

Al libro “Viaje al corazón de España”, de Fernando García de Cortázar

AUTOR: Rafael Vidal Delgado, coronel de Artª, DEM (Ret.), doctor en Geografía e Historia y Director del Foro para la Paz en el Mediterráneo.

Desde siempre me ha apasionado la historia de España y de hecho en aquel bachillerato del llamado “plan de 1967”, que era una adecuación del “plan del 53”, en el cual estudió probablemente Fernando García de Cortázar, obtuve en la asignatura de historia matrícula de honor, cuando mi mente era y es de ciencias.

No podría enumerar la gran cantidad de libros de historia de España que leí en mis años de juventud, llegando a creer mis padres que era una obsesión, pero Ballesteros, Comellas, Ubieto, Reglá, Jover, Seco, Rumeu de Armas y un etcétera, que introdujeron en mi mente la necesidad de investigar episodios de nuestra historia, profundizando en ellos e intentando mostrar que la historia de España no era una narración cronológica, sino que cada momento histórica tenía un porqué y causaba unos efectos en las generaciones posteriores.

Luego llegaron Vicens Vives, con aquella maravillosa “Aproximación a la historia de España”, Miguel Artola, con “Textos fundamentales de la Historia” y otros que se pierden en mi mente.

En 1993, alguien me habló de un libro titulado “Breve historia de España”, publicado por dos historiadores bilbaínos, nuestro autor aquí presente y José Manuel González Vesga. La verdad es que el hecho que fueran vascos los autores, me impulsó a leerlo, tal vez recordando mi destino en el estado mayor del Gobierno Militar de Guipúzcoa, donde fueron asesinados once militares durante el tiempo que permanecí allí y quisiera resaltar que al hablar en la Hípica de San Sebastián y en otros lugares, no notaba ese sentimiento tan generalizado de nacionalismo, como parecía observarse desde el resto de España.

El libro lo leí de un tirón y me encantó, aunque me sentía en desacuerdo con el pensamiento único del militarismo, ya que las promociones de oficiales, a partir de la década de los sesenta, no lo tenían y en 1993, ya era yo, por ejemplo, teniente coronel.

Tras este, el primero en mi cronología, comprobé que García de Cortázar era muy prolífero, y leí “Biografía de España”, “Los mitos de la historia de España”, “Historia de España. De Atapuerca al euro”, “Historia de España para dummies”, este último incluso con dedicatoria, no del autor, por supuesto sino de una de mis hijas y su marido, en la que se decía “Espero que gracias a este libro aprendas un poco de historia de España, que ya te vale, firmando los dos con un te queremos”.

Añado otro libro que me encantó: “Atlas de la historia de España”, recogiéndose en mapas, croquis, gráficos y muchas más figuras, en más de 500 páginas toda la historia de nuestra gran nación.

Tal vez se me escape alguno de los que he leído, aunque por supuesto el autor ha escrito muchos más.

Fernando García de Cortázar y Ruiz de Aguirre nació en Bilbao el 4 de septiembre de 1942, como él mismo cuenta se licenció en la Universidad de Salamanca y luego hizo el doctorado en Teología. Premio Nacional del Historia en 2008, tiene numerosas condecoraciones españolas y extranjeras y es autor de más de setenta libros, con traducciones hasta doce lenguas.

Voy con frecuencia a la librería Proteo-Prometeo, y recorro sus estanterías buscando algún tema que me pudiera interesar, cuando veo otro libro de Cortázar, el objeto de esta presentación: “Viaje al corazón de España”, lo compré y empecé a leerlo. Venía precedido de excelentes críticas, de tal forma que como director del Foro para la Paz en el Mediterráneo, planteé ante la comisión técnica, la posibilidad de presentar el libro, invitando al autor hacerlo.

Casi todos los días desayuno con Juan Antonio Vigar, director del Festival de Cine de Málaga, el cual me comentó que te conocía bastante y que eras el director de Vocento Cultural, indicándome que debía ponerme en contacto con Pablo Aranda, cosa que hice y he aquí el resultado de todo ello.

En alguno de los libros, García de Cortázar dice que España no es un Estado plurinacional, al estilo del imperio Austrohúngaro, sino que es “multicultural”, siendo precisamente, en mi modo de ver, el planteamiento del nuevo libro, dar a conocer, de una forma viajera y amena, muchos de los rincones de nuestra España, siendo esa diversidad la que da sentido al ser de nuestra Patria.

En el prólogo lo expone claramente al indicar que el libro “es un autorretrato sentimental y un canto de amor a España en un momento de desaliento colectivo”.

Como militar en activo durante 36 años y en reserva doce más, he recorrido España en todas las direcciones, desde Ferrol a Menorca y desde San Sebastián o Gerona hasta la isla del Hierro en Canarias. En unos lugares he estado destinado y en otros por motivos de maniobras, en definitiva por razones de trabajo.

El “viajero”, es decir Cortázar, dice que muchos de los lugares visitados han sido debidos a las más de 500 bodas celebradas, en mi caso por destinos operativos como paracaidistas o mis tareas como diplomado de estado mayor. De hecho ya en mis tiempos académicos, planteé en la llamada “organización cadete”, la necesidad de compaginar visitas culturales con las maniobras militares y en lo intervalos de descanso en los campamentos, junto con un grupo de compañeros visitábamos algún monumento cercano, comentándolo un sabio lugareño con el que previamente habíamos contactado y que con mucho gusto nos enseñaba las maravillas de su pueblo.

España está llena de lugares a visitar, lugares que nos impactaran y eso es lo que consigue el “viajero” en su periplo por la geografía peninsular, insular y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En mi periplo viajero por España, no estoy en desacuerdo con ninguno de los rincones que recoge Cortázar, ¡cómo voy a estarlo!

Resultado de imagen de el doncel de siguenza

Sepulcro del Doncel de Sigüenza, ubicado en la Capilla de San Juan y Santa Catalina, Catedral de Sigüenza.

España está llena de sepulcros maravillosos, ubicados en muchas iglesias. Cuando llega a Sigüenza se encuentra con “El Doncel”, pareciendo más un mozo más inclinado a las letras que a la espada. En su recorrido., el viajero, describe otros, pero tanto al primero como a los demás tendría que añadir que el “militar es un hombre de espada y pluma”, dado que no ha habido profesión, excepto la del sacerdocio, que haya dado más escritores a la literatura mundial. De hecho en el IV Centenario de la muerte de Cervantes, titulamos el programa, constituido por más de cuarenta proyectos en “Cervantes: la espada y la pluma”. Caso paradigmático el de Íñigo de Loyola, capitán imperial y creador de la Compañía de Jesús, nombre de la calle donde nos encontramos, aunque en Málaga se suelen mutilar y acortar los nombres.

Entre Baeza y Úbeda estuve más de una semana de maniobras. Me maravilló la plaza del Pópulo de la primera, con la estatua de la princesa Himilce, mujer de Aníbal y detrás la casa del Pósito, donde abandonaban a los niños no deseados y la mayoría de los cuales al ser bautizados  recibían el apellido “expósito”.

Se extraña el viajero del anacronismo de la catedral de Burgos con dos carabelas de la época colombina, aunque no lo pienso como tal, cuando el cardenal Fonseca, fue obispo de Burgos y uno de los impulsores de los descubrimientos, entre ellos el que se inicia en 1519 y cuyo V Centenario conmemoraremos el año que viene, con Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo.

Cuando el viajero recorre Astorga y el Bierzo, al rememorar la muerte del obispo de la pequeña diócesis, Antonio Briva, dice que le viene a la memoria el asesinato cometido por el cura Galeote, veleño de nacimiento, bebiendo en las fuentes de Galdós. El historiador y amigo Francisco Montoro ha escrito un delicioso libro, con el título El cura Galeote. La verdadera historia del cura de Vélez-Málaga que mató al obispo de Madrid.

Resultado de imagen de "francisco montoro"

Francisco Montoro

Cuando Cortázar recorre su tierra vasca, describe paisajes, relaciona nombres famosos y rememora peculiaridades culturales. Blas de Lezo, al que no menciona, tiene un valor sentimental para este viajero castrense, por su amor a España, su fidelidad a su Rey y la gran derrota contra la escuadra inglesa, denominada “la Invencible”, en Cartagena de Indias, hundiendo 80 navíos y tardando el Reino Unido más de 50 años en recuperar el esplendor de su flota.

El pueblo de Quejana, dice el viajero que es uno de sus favoritos, por la calle Pedro de Quejana, paso a diario. Militar del ejército de los Reyes Católicos murió asaltando las murallas de Málaga y según la tradición, la calle representa el mismo lugar en que murió.

Espartero, Murrieta y el vino de Rioja, dos personajes y una bebida que están unidas, al menos así lo investigué en mi tesis doctoral sobre “El pensamiento militar de Espartero” y en mi libro “Desde Logroño a Luchana. Campañas del general Espartero”, significando con ello que las cepas que se trasplantaron en Perú, concretamente en la zona de Pisco, regresaron a España trescientos años más tarde, reforzando con ello al vino de la tierra.

Como buen jesuita no puede dejar de mencionar al castillo de Javier, cuna de Francisco Javier, el “holandés errante” de la Compañía de Jesús. Francisco recorrió Asia y llegó hasta Japón, pero en su largo recorrido llegó a las Molucas y allí en la isla de Ambon recogió el último suspiro de un gran malagueño, Rui López de Villalobos, que puso el nombre de Filipinas a las islas descubiertas por Magallanes.

Cataluña hiere en el alma al viajero e inicia su recorrido con la lacra que corroe el alma de muchos catalanes, fanáticos del Volksgeist alemán, citado por Filkielkraut en su “derrota del pensamiento” y reiterado por mí, en un libro del mismo título, aunque de distinto contenido.

No quiero cansar, ni al viajero, rememorando los rincones de España, ni a los asistentes, simplemente decirles que España es una nación de rincones infinitos, a cual más bello y con múltiples historias que contar.

Muchas gracias a Fernando García de Cortázar por regalarnos este magnífico libro.

Málaga, 3 de octubre de 2018

Tras la presentación del libro, se agasajó al conferencia e ilustre historiador, con una cena en el Real Club Mediterráneo: