Presentación del libro “La última batalla de Blas de Lezo”

Se remite información-invitación para acudir el próximo día 4 de diciembre al Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) en el Paseo de Reding, 1 (Plaza del general Torrijos), a la presentación del libro “La última batalla de Blas de Lezo”, el cual será presentado por sus autoras, participando en el acto la Directora General de Cultura y el Vicepresidente Ejecutivo del Foro para la Paz en el Mediterráneo.

Diptico informativo

La última batalla de Blas de Lezo es una completa revisión histórica sobre uno de los marinos más relevantes de la historia naval española. Después de cinco años de trabajo, Mariela Beltrán García-Echániz y Carolina Aguado Serrano se alejan de los tópicos y de las leyendas que rodean su biografía para explorar con rigor la dimensión humana y militar del vasco en su batalla más importante y una de las mayores gestas de la historia militar: la defensa de Cartagena de Indias en 1741. La obra profundiza en las claves del combate y ofrece detalles hasta ahora desconocidos de los últimos meses de la vida de Lezo y del lugar de enterramiento del marino, la mayor incógnita de su biografía.

El interés de las autoras por el personaje nace hace siete años con su llegada al Museo Naval de Madrid, donde comprueban la falta de atención dedicada a la figura de Lezo. Dos años después, las dos historiadoras y técnicos de museos comisarían la exposición “Blas de Lezo, el valor de Mediohombre”, inaugurada el 18 de septiembre de 2013 en el Museo Naval. En cinco meses 150 000 personas recorren la muestra, primero en Madrid y posteriormente en Cádiz, convirtiéndose en la más visitada del Naval desde su creación. Aquella exposición fue el punto de partida para un movimiento de recuperación del marino vasco que continuó en los meses siguientes en toda España, con numerosas iniciativas como la del monumento al marino levantado en la Plaza Colón, en noviembre de 2014, obra del escultor Salvador Amaya, con el asesoramiento histórico de las autoras del libro.

La última batalla de Blas de Lezo se nutre de más de un centenar de fuentes inéditas consultadas en archivos e instituciones en una quincena de ciudades y localidades de seis países: Archivo Histórico Nacional, Archivo General de Indias, Archivo Nacional de Simancas, Biblioteca Nacional de España, Archivo Cartográfico del Centro Geográfico del Ejército, Archivo del Museo Naval, Archivo General Militar de Madrid, Archivo Militar de Segovia, Archives Nationales de France, Archivo General de la Nación de Colombia, la Biblioteca del Congreso de los EE.UU., Archivo General de la Nación de Perú y el Archivo General de Palacio, por solo mencionar las instituciones más destacadas. Por primera vez se saca a la luz la testamentaría de Blas de Lezo y se muestran documentos hasta ahora desconocidos en manos de algunos descendientes del marino, como las cartas del padre de Blas de Lezo con Josefa Pacheco, que han arrojado información muy valiosa para comprender su biografía.

El libro amplía la galería de personajes, describe con detalle a los protagonistas menos conocidos y realiza la aproximación más veraz hecha hasta ahora de la defensa de los castillos de San Luis y de San Felipe, gracias al análisis y comparación de los testimonios y las experiencias de quienes vivieron la batalla desde dentro, en el bando español y en el británico. A partir de las fuentes documentales se reconstruye el juicio al que se hubiera enfrentado Lezo, desgranando tanto las acusaciones que se le formulan como sus posibles argumentos de defensa. La obra se extiende más allá de la muerte del marino para seguir el rastro de su herencia y la situación de su familia tras su muerte, de la viuda y de los hijos.

El texto desmiente muchas de las rotundas afirmaciones que la historiografía ha atribuido desde hace dos siglos a Blas de Lezo y a la batalla de Cartagena de Indias. Las autoras rechazan la perspectiva maniquea que sitúa a Blas de Lezo como un héroe y al virrey Eslava como su antagonista, consecuencia de la mala relación entre ambos. Sin obviar sus errores en la defensa de Cartagena y su inadecuado trato hacia Lezo, la obra coloca a Eslava como un gran militar con un papel clave en la victoria de Cartagena de Indias.

Ni la flota británica fue la fuerza de desembarco más grande hasta Normandía ni el rey de Inglaterra prohibió hablar de la derrota de Cartagena de Indias ni ordenó retirar las medallas conmemorativas que retrataban a Lezo arrodillado ante Vernon. Son solo algunas de las afirmaciones reiteradas una y otra vez que la fuerza de los datos desacredita. Como afirman las autoras no es necesario construir un mito sobre la figura de Blas de Lezo, sino que basta con reconocer sus méritos y desvelar al verdadero Lezo, un hombre, con sus luces y sus sombras.