Un nuevo orden mundial

 

Autor: Carlos Guerrero Carranza, del prólogo y extraído de internet el resto

Sobre la idea lanzada hace unos años en Davos por Soros y aceptada por el «Club Bilderberg», Comisión Trilateral, etc y finalmente lo grandes organismos mundiales, entre ellos la propia ONU, en el planeta Tierra (en función de producción de alimentos, de terrenos fértiles, de agresión humana a la naturaleza, de producción de energías, de economías autosuficientes,etc…), solo caben como máximo unos 12 mil millones de habitantes,  a los que que al ritmo actual de crecimiento se llegaría, según algunos «expertos», en el 2050, otros en 2080 y otros en 2100 (evidentemente en esas fechas la mayoría que llegue a leer esto, «estará para el tigre» -expresión panameña de nuestro R.I.P.-, pero sigamos con el asunto).

Los citados grupos y organismos citados y sus grandes países «aliados» piensan que para no llegar a esa situación de superpoblación, solo existen por el momento estas soluciones: a) guerras en gran escala o muchas «miniguerras» ( a ser posible sin ningún despiste atómico tipo  «Dr. Strangelove» de Stanley Kubrick), lo que puede interesar a EEUU, Rusia y demás países productores de armamento; b) emisión de virus a gran escala, ébola, zika, cólera, pestes porcinas o peste bubónica si es preciso, etc.., lo que puede interesar a Rumsfeld (Gilead Sciences)  y a otras  grandes empresas farmacéuticas internacionales (Pfizer, Novartis, Hoffman- LaRoche, etc.) que por supuesto tendrían la vacuna pertinente para repartir entre «los elegidos»; c) reducción severa de la procreación ,de momento parece que solo en el mundo occidental, donde se busca la ruptura del núcleo familiar, el aborto masivo y la guerra de sexos, pero no se ve tan claro en Asia (China tuvo una política de hijo varón único y eliminación de hijas futuras procreadoras, pero ya han pasado a dos hijos y cada vez que los m.c.s. anuncian que la India va a superar a China en número de habitantes, piensan en «abrir la espita», ejem), África e Iberoamérica, ni por supuesto en el mundo islámico; por último y dentro de la ciencia-ficción, ahora más cercana, d) el traslado masivo de «colonias» a otros planetas o satélites del sistema solar  (de momento Marte y la Luna), en lo que están muy activos la NASA y otras Agencias norteamericanas ¡ y chinas (CNSA)! ( no sé si por el problema de la superpoblación de la Tierra, o porque tienen ciertos datos sobre algún «pedrusco» lejano en rumbo de colisión con la Tierra que puede acabar  con la vida humana , como hace 65 millones de años con los dinosaurios).

En fin, aparte de a estas pobres elucubraciones, echadle un vistazo al artículo que viene a continuación y hace pensar.  (A continuación el libro «La cara Oculta de la ONU»)

www.michel-schooyans.org/images/…/2002CaraOcultaONU.pdf

No está claro si Juan Pablo II le pidió al Padre Michel Schooyans demógrafo belga, filósofo y teólogo sentarse en la ONU e investigar lo que sucedía allí, o si este sacerdote le pidió permiso al Juan Pablo II y este se lo concedió, pero el resultado es el mismo incluso sin que se hubiera dado una instancia de intercambio sobre el tema entre ambos.
De esta investigación emergió un libro publicado en Europa, que se comenta – no lo hemos podido confirmar –  que todo su tiraje fue comprado por alguien que no quería que se difundiera; fue luego publicado en el 2001 en inglés The Hidden Face of the United Nations y que actualmente lo vende Amazon que dice tener 14 ejemplares de él. También fue publicado en español en México en el 2002 con el título La cara oculta de las Naciones Unidas, pero está agotado.

Se trata de un libro peligroso para el Nuevo Orden Mundial porque los católicos podrían acceder a una información sobre la ONU que nunca han oído y nadie jamás les dijo, salvo algún sacerdote del tipo francotirador.

El  P. Michel Schooyans sustituye en su libro lo que alguna vez fue una noble imagen de las Naciones Unidas con una aterradora realidad:  un plan para formar un nuevo orden mundial basado en una visión, que él define como satánica, de los “nuevos derechos del hombre”, muchos de éstos en áreas tales como la homosexualidad, la eutanasia, la pedofilia, el divorcio y la prostitución.

Unos pocos de nosotros sospechamos durante mucho tiempo la verdad sobre de las Naciones Unidas, con su fachada de dedicación a la paz, el progreso y la prosperidad.

Pero al inicio del milenio, este sacerdote católico, miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano y profesor en prestigiosas Universidades, ha puesto de manifiesto la transformación de esta organización, – alguna vez prometedora para las naciones -, en una máquina para la destrucción de las soberanías nacionales y su sustitución por un nuevo orden para una cultura mundial basada en una visión satánica de los “nuevos derechos del hombre”.

Quince años después lo que halló el P. Michel Schooyans parecería que se ha venido confirmando, y aún así está absolutamente oculto para la mayoría de los católicos; por eso queremos compartirlo.

Desde que Michel Schooyans escribió el libro pasaron tres Papas y ninguno de ellos ha salido a hablar directa y claramente de esta vinculación, sino solo alusivamente, por lo que debe haber habido una decisión de no confrontar poderes en este momento o quizás porque se sabían sin suficiente poder de comunicación.

Es un tema para reflexionar y discernir.

Padre Michel Schooyans

 

MICHEL SCHOOYANS NO ES UN PENSADOR MARGINAL

En 1997 el entonces cardenal Joseph Ratzinger escribió el prólogo de un libro de Michel Schooyans titulado  El Evangelio: Confrontando el Desorden del Mundo, que es  una especie de manifiesto Católico antiglobalización.

Y todos conocemos a Ratzinger y sabemos que no prologa a cualquier persona ni cualquier obra.

EL Cardenal Ratzinger denunció en el prefacio al Nuevo Orden Mundial (en concreto utilizando la terminología “nuevo orden mundial”) como más o menos la culminación del marxismo. Él va a decir que el cristiano está “obligado a protestar” contra esto y que el Nuevo Orden Mundial no puede “reducir la libertad al silencio”.

En una parte del prólogo dice Ratzinger:

Bajo el nuevo título de Orden Mundial, estos esfuerzos adquieren una configuración que cada vez se relacionan con la ONU y sus conferencias internacionales, especialmente las de El Cairo y Beijing que revelan una filosofía del hombre nuevo y del mundo nuevo, en su esfuerzo por trazar formas de llegar a ellos.

Esta filosofía recomienda no preocuparse por el cuidado de los que ya no son productivos ni da alguna esperanza de una vida de calidad, se recomienda reducir el número de participantes en la mesa de la humanidad , para que la llamada felicidad, ya adquirida por algunos, no sea tocada.

El carácter típico de esta nueva antropología, que está en la base del Nuevo Orden Mundial, se revela sobre todo en la imagen de la mujer, en la ideología del “empoderamiento de las mujeres”, propuesta en Beijing.

El objetivo es la autorrealización de las mujeres para quienes los principales obstáculos son la familia y la maternidad. Esto debe desaparecer antes de la “equidad y la igualdad de género”, antes de que se realice un ser humano indistinto y uniforme, en cuya vida la sexualidad no tendría otro significado que la voluptuosidad.

DE DEFENSORA DE LOS DERECHOS TRADICIONALES A CREADORA DE NUEVOS DERECHOS

El P. Schooyans nos revela la transformación del original reconocimiento de una ONU defensora tradicional de los derechos humanos, con la “Declaración Universal de los Derechos del Hombre” de 1948, hasta hoy que en palabras del autor, se ha llegado a una

“reinterpretación perversa de los derechos del hombre que opera bajo la influencia del voluntarismo; la oposición a los Estados soberanos; el establecimiento de una inquisición laica al amparo de la tolerancia; y el uso de la ley para “legitimar” la violencia.

Los resultados de esta disminución del hombre, expulsado de ser el dueño de la tierra, pone los derechos humanos sobre la base de la fuerza física, de modo que “los derechos del animal fuerte son superiores a los del hombre débil”

COMO SE DIBUJA EL CONSENSO PARA QUITAR EL PODER A LOS ESTADO NACIONALES

Recientes conferencias internacionales se han ocupado de aplicar una nueva norma política –  en El Cairo en 1994, Beijing en 1995, y en Nueva York en 2000, entre otras. Siendo marcadas por “recurrir a un consenso”, sobre la que el autor comenta:

“Este consenso convoca constantemente, de modo engañoso, a anular la legislación nacional que continua basándose en la objetividad de los derechos del hombre, típica de la tradición clásica. Por esto, la legislación nacional, está cada vez más y más arrinconada para parecer falsa en relación con estas “conclusiones”, planes secretos y otros planes de acción”.

El Padre Schooyans ilustra el resultado ominoso:

“El consenso se obtiene en las asambleas internacionales gracias a las organizaciones no gubernamentales que hacen un buen trabajo de cabildeo. (En esta partitura, el premio va para la Federación Internacional de Planificación de la Familia). Luego de este consenso se presiona a las naciones para que puedan ‘ser fieles a sí mismas’ para firmar pactos o convenios sobre esos asuntos y programas de acciones consensuadas. Una vez ratificados, estos instrumentos jurídicos tendrán fuerza de ley en las naciones participantes”

El Padre Schooyans cita algunos ejemplos de conflicto entre tales consensos promovidos por la ONU y las leyes nacionales, uno de ellos el reconocimiento de Gran Bretaña del derecho de los padres a decidir si sus hijos deben o no deben asistir a las clases de educación sexual, y la trayectoria de la ONU hacia los derechos del niño.

LOS NUEVOS DERECHOS CREADOS POR LA ONU

El autor ve la marcha hacia una nueva ética creada por unos  “nuevos derechos” en áreas tales como la homosexualidad, la eutanasia, la supresión de la supervisión de los hijos, la pedofilia, el divorcio, la prostitución y cómo éstos se dirigen hacia la “sacralización civil de la violencia”.

El final de este “viaje neo-nietzscheano”, advierte será la reconversión de la violencia individual por la violencia institucional.

“Por su propia naturaleza, esta misma “nueva ética” será… intolerante, ya que debe ser así para poder procurar la uniformidad social y hacer individuos unidimensionales”.

 

LA DEIFICACIÓN DE LA TIERRA Y LA SUSTENTABILIDAD ECOLÓGICA

El Padre Schooyans culpa a la falsa idea de derechos humanos que tiene la ONU a la determinación de éste organismo mundial a  “deificar la Tierra y desacralizar al hombre”.

La Carta de la Tierra de 1992, según el autor, refleja un cientificismo evolutivo que acepta al hombre como un producto de la evolución e ignora su capacidad de preguntarse e indagar sus significados. Incluyendo los de su propia existencia: Vida, muerte y necesidad de libertad.

Contrariamente la Carta subordina al hombre a una “ecología imperativa”, que excluye toda discusión del por qué las cosas existen, por tanto, cierra el debate a favor de una evolución puramente materialista.

Todo esto está en manos del Consejo de la Tierra y de la Cruz Verde, dos organizaciones no gubernamentales.

Su éxito, Fr. Schooyans  señala  “se dirige a dejar sin efecto la concepción realista de los derechos del hombre”.

LA BÚSQUEDA DEL ABSOLUTISMO

El siguiente paso hacia un absolutismo que terminará con todo el reconocimiento del individualismo es la propuesta de los burócratas de la ONU de  “Instrumentos jurídicos adecuados que eviten el control nacional”.

Uno de éstos “instrumentos jurídicos”previsto por el autor ya existe – la Corte Penal Internacional (CPI).

El Padre Schooyans advierte que  bajo la presión de las feministas y / o homosexuales radicales la competencia de este tribunal podría extenderse a ‘delitos’ concernientes a los llamados “nuevos derechos del hombre ‘obtenido por medio de “consensos”.

Es fácil ver que la Iglesia Católica o sus obispos podrían ser arrastrados ante este tribunal y condenados por negarse a “ordenar” a las mujeres o por continuar enseñando la inmoralidad de lo que significan las prácticas homosexuales.

El Padre Schooyans prevé ya, el sometimiento a los opositores del aborto, la homosexualidad y la eutanasia a un posible juicio ante jueces de este tribunal.

Señala además una resolución de 26 de noviembre de 2000 de la Comisión de la ONU de los Derechos del Hombre para crear el cargo de Representante Especial del Secretario General de la ONU  “quien es el encargado de la protección de los defensores de los derechos del hombre”.

En una Declaración sobre los Defensores de los Derechos del Hombre (difundida en marzo, 2000) dice que

“los nuevos derechos del hombre deben ser promovidos activamente y rápidamente para formar parte de la legislación nacional”.

El autor dice que esto está  dirigido en primer lugar a resguardar a los defensores más radicales de los nuevos derechos del hombre de toda la oposición y ataque.

El autor señala que no hay duda que las acusaciones en estas materias corresponderán a la Corte Penal Internacional si no se resuelven de forma adecuada con las naciones.

“La asociación NAMBLA (una asociación que promueve la pedofilia) ya ha hecho saber que espera aprovechar la protección conferida por la Declaración (sobre los Defensores de los Derechos del Hombre) para protegerse contra los que se oponen a la pedofilia”.

UNA FUERTE PRESIÓN PARA QUE SE ADOPTEN LOS NUEVOS DERECHOS

El Padre Schooyans acusa a los funcionarios de la ONU de presionar para que los “nuevos derechos del hombre” sean adoptados, incluidos los que el autor ve como una reorganización de derecho sexual destacando que:

  • “Las diferencias de roles entre hombres y mujeres en la sociedad no son naturales sino culturales”
  • “Todo el mundo es libre de elegir su sexo o cambiarlo; las uniones homosexuales tienen el “derecho” a la adopción Y las “familias monoparentales, uniones del mismo sexo, como modelos familiares”;
  • “Legalizar y dar fácil acceso a la anticoncepción en todas sus formas y al aborto”;
  • “La educación sexual obligatoria sexual para adolescentes… La libertad sexual para los adolescentes sin el control de los padres…”

LA CREACIÓN DE UNA NUEVA RELIGIÓN DE CONSENSO

El Padre Schooyans identifica el deseo de la ONU de  “hacer el paso por la puerta reservada para la conciencia.”

Esto fue revelado, dice el autor, en la reunión de los 1000 líderes mundiales religiosos por la paz, que son parte de la cumbre del Pacto Mundial de Nueva York en julio de 2000.

El propósito específico de “Unirse a la Iniciativa Religiosa” es la creación de una religión mundial para obtener una “nueva ética planetaria”.

Todos los proselitismos (esfuerzos de conversión) de cada religión de forma individual estarían prohibidos. Los “Círculos de la cooperación” podrían difundir que adoptemos una nueva religión panteísta.

La reunión de estos líderes religiosos terminó, en palabras del P. Schooyans“con un elogio de la tolerancia, el agnosticismo, y el relativismo radical mal entendido.”

Comprensiblemente, el Cardenal Francis Arinze, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, no pudo firmar esa iniciativa.

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ELITE SOBERANA MUNDIAL

El Padre Schooyans vio toda la febril actividad del Milenio del año 2000, que incluyó la cumbre de jefes de Estado y de los líderes de las religiones en Nueva York, como parte de los esfuerzos del secretario general para erigir  una

“ONU como un auténtico criadero para una ‘elite’ soberana mundial, y para transformarla en un lugar de concentración de poder sin precedentes en la historia”.

Esto, el sostiene autor,

dejaría a los gobiernos y parlamentos en un papel residual… ‘Compartir la responsabilidad’ es una nueva expresión de trampa explosiva que indica que la ONU ya no se conforma con jugar un papel secundario. Tiene la intención de ponerse al centro del poder mundial y equiparse, poco a poco, con todos los aparatos de control que necesite para ejercer lo que cree, es su misión en el Nuevo Milenio”.

Hans Kelsen

LA BASE TEÓRICA DE ESTE MOVIMIENTO ES DE HANS KELSEN

El Padre Schooyans identifica al  filósofo-teórico Hans Kelsen (1881-1973) detrás de esta obra arquitectónica de un nuevo absolutismo mundial.

“No es una exageración decir que los conceptos de consenso de los nuevos derechos del hombre, de internacionalismo y de la mayoría de los otros temas que hemos encontrado se encuentren su fuente en esta teoría de un total derecho racionalista y positivista de la ONU. Se sabe que Kelsen, probablemente no tenía conocimiento de la perversa utilización que se hizo de su pensamiento en el ambiente de la ONU. No es menos cierto que el capital de trabajo de Kelsen [Teoría Pura], cuya influencia sigue siendo ejercida sobre los juristas de todo el mundo, es una guía que no se puede pasar por alto si se quiere entender las tendencias actuales de la ONU. Eso es tanto más evidente cuando uno se da cuenta que el profesor vienés de Berkeley influyó en la redacción de la Carta”.

Kelsen pone la “norma suprema” más allá de los cuestionamientos, exigiendo obediencia por el deber u obediencia ciega

Kelsen escribe:

“Los Estados… No conservarán la autoridad (para crear normas) excepto en la medida en que el derecho internacional reserve tal materia, por ello se terminará eliminando la libertad de regular leyes nacionales… Si alguien admite que el derecho internacional sea un orden jurídico supranacional, los mandatos de los países ya no tendrán autoridad ilimitada”

Y el Padre Schooyans dice:

Esto explica el papel que se le transferirá a la Corte Penal Internacional. Dado que ya no habrá forma de identificar los principios generales del derecho. Le corresponderá al tribunal demostrar el significado de los textos jurídicos y las decisiones consensuadas, y decir cuál es la interpretación válida. Las discrepancias en la interpretación serán de ahí en adelante intolerables, porque arruinarán el orden jurídico y en consecuencia al Estado supranacional… “

“Las convenciones y pactos ya no aparecerán aquí como acuerdos aprobados de forma libre por los Estados soberanos e individuales, sino como un vínculo jurídico que emanará de la voluntad de la organización internacional, lo que requerirá, a través de las ratificaciones, la obediencia de los Estados”.

El Padre Schooyans comenta que:

“Con tal asombrosa teoría de la ley, estaremos en la presencia de la concentración piramidal de un poder absoluto y sin precedentes en la historia”.

Declara además:

“Se observa, entonces, que el orden jurídico mundial será construido no para el servicio de un tipo imperial hegemónica clásico, sino para controlar la vida. La norma suprema aquí será el dominio sobre la vida con el fin de llegar, por lo tanto, a dominar a los hombres y a todas las cosas“.

Es fácil ver que para obtener este dominio sobre la vida, la destrucción de los verdaderos derechos humanos es necesaria.

Como el Padre Schooyans explica:

“En los ambientes de la ONU, la destrucción de las Naciones aparece entonces, como un objetivo a ser buscado, si se quiere definitivamente sofocar la concepción antropocéntrica de los derechos del hombre. Al poner fin al organismo intermediario que es el Estado Nacional, un Estado mundial centralizado lo reemplazaría. Manera en que entonces se vendría la llegada de los tecnócratas y otros aspirantes a un gobierno mundial totalitario”.

LA CONSAGRACIÓN DEL DERECHO A LA VIOLENCIA Y A LA MUERTE

El Padre Schooyans ve al aborto, la eutanasia y la esterilización como un esfuerzo para abrirnos a un totalitarismo en todo el mundo.

El autor ve todas estas prácticas como expresión que  tiende a convertir la violencia en un derecho, hacia “el don de la muerte”, como expresión de la voluntad soberana:

De hecho, en el caso del aborto, en el que un inocente es absolutamente declarado culpable, es el mal que resulta de una anticoncepción fallida “El obstáculo para un carrera o para la comodidad”; un obstáculo inadmisible para nuestra propia libertad; un freno para el enriquecimiento y desarrollo. La violencia absoluta recae sobre un total inocente. El inocente debe ser linchado. En consecuencia, el inocente debe ser designado como víctima, como un chivo expiatorio, e incluso como una víctima inocente, y debe ser tratado como tal, con una violencia que lo silenciará y lo hará desaparecer”.

Se puede hablar de forma análoga sobre los pobres del Tercer Mundo, a quienes se le quieren esterilizar; los deficientes mentales o los enfermos terminales a los que se le quieren practicar la eutanasia; a los mendigos, los niños de la calle a los que se le quiere disparar como a conejos. En nombre de los “nuevos derechos del hombre”, categorías enteras de seres humanos pueden ser condenado a muerte sin que los asesinos cometan homicidio. Estos seres se ven privados de todos sus derechos y toda protección jurídica esta apartada de ellos”.

No es de extrañar, entonces, que el P. Schooyans informe que,

La presencia cristiana perturba a la presente ONU, ya que en el dominio de la antropología, la ONU ha rechazado toda referencia a la verdad… Está claro para todos que la Iglesia no puede admitir que toda referencia a la verdad sea expulsada”.

LA SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA

Muchos de estos horrores visitan la humanidad con la excusa de un “desarrollo sostenible” – es decir, restringen la expansión humana en la afirmación que es perjudicial para el planeta, como si el hombre estuviera sujeto a la Tierra, en lugar de la Tierra al hombre:

“Aquí no hay muchas preguntas para pedirle a los hombres de hoy que se sacrifiquen para conseguir una utopía de un futuro radiante por nacer. En el nombre de las generaciones futuras, se deben tomar medidas draconianas sin demora para restringir el mal causado por las intervenciones humanas en el planeta. Para recuperar esta “ética del futuro” los ecologistas impregnaron fuertemente ideas de la Nueva Era, exaltando el culto de Gaia. Ellos concluyeron que los derechos de la Madre Tierra son más importantes que los derechos de estos seres efímeros llamados hombres“.

Las convocatorias sobre el “desarrollo sostenible” que vienen desde las Conferencias de la ONU en Estocolmo en 1972 deben ser vistas bajo esta luz.

La Carta de la Tierra exige al hombre

reconocer, no sólo los derechos de la tierra en general, sino también los derechos de los seres vivos, especialmente de los animales. En breve, el hombre debe aceptar ser sujeto al imperativo ecológico”.

Fuentes:

Libro Schooyans, Michel La cara oculta de la ONU. Versión wrb

VENEZUELA DEMOCRÁTICA

Ni el Gobierno español ni los europeos que han reconocido a Guaidó pueden dejarse llevar por el enredo de Maduro para ganar tiempo

El presidente Pedro Sánchez solemnizó ayer con una comparecencia pública el reconocimiento de su Gobierno a Juan Guaidó como encargado de conducir a Venezuela a unas elecciones libres al frente de la Asamblea Nacional. Un reconocimiento que también formalizaron otros países de la Unión Europea. Aún no está claro el alcance diplomático, económico y humanitario que vaya a tener la medida, aunque la Asamblea Nacional venezolana se dispone a asegurar la representación de la nueva presidencia en las legaciones que el país mantiene ante los gobiernos que vayan dando la espalda a Nicolás Maduro y al régimen chavista. Pero las palabras de Michelle Bachelet, alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en las que advierte de que ya son 3,3 millones los venezolanos que han abandonado su tierra en los últimos meses emplazan a la comunidad internacional a que atienda prioritariamente las necesidades básicas de una población carente de alimentos y medicinas, como apuntó ayer Sánchez. De hecho, la entrada de la ayuda humanitaria dará la medida del tránsito a una sociedad abierta. Máxime cuando Maduro se desentendió desde el primer momento del problema al señalar cínicamente que serían «los soldados» quienes decidieran qué entra y quién no entra en Venezuela. Guaidó supo ayer replicarle al situar ahí el punto crítico de su llamamiento a las Fuerzas Armadas. El inquilino del palacio de Miraflores respondió a los reconocimientos europeos hacia Guaidó dando cuenta de una carta que habría dirigido al Papa en demanda de su mediación para un diálogo entre venezolanos. Si el Vaticano no ha atendido hasta la fecha las anteriores misivas del chavismo, es improbable que esta vez siga el juego a Maduro. El establecimiento de la democracia en Venezuela depende de que el régimen chavista admita su extinción como poder absoluto, de que Maduro se decida a retirarse y de que los militares se sometan al dictado de las urnas y no al revés. Pero es evidente que Maduro y quienes con él tratan de preservar su particular poder y sus privilegios están recurriendo estos días al enredo, al engaño dialogante, para ganar tiempo y mejorar en lo posible su situación. Ni el Gobierno español ni los países europeos pueden acabar perdiéndose en un laberinto que dificulte y postergue la salida. Que no puede ser otra que la de unas elecciones libres para la presidencia en breve plazo.

05.02.2019. Vocento Editorial

Ciberguerra: esta vez el objetivo es Alemania, pero mañana puede ser España

Ciberataque a Merkel y líderes políticos alemanes

Alemania ha sufrido uno de los mayores ataques informáticos de su historia, que ha afectado a cientos de políticos, incluida la canciller Angela Merkel, y a otras figuras públicas, como artistas y periodistas. El gobierno alemán dijo que se trató de un acto «grave» contra las instituciones democráticas. Los hackers, todavía no identificados, lograron publicar parte de la correspondencia de Merkel.

04.01.2019. El País

Los piratas colgaron en las redes sociales números de teléfono, fotos y conversaciones de numerosos políticos y artistas

05.01.2019. La Voz de Galicia

Ciberataque publica datos personales de figuras públicas en Alemania

La canciller Angela Merkel está entre los políticos y personalidades que han sido víctimas de los ataques informáticos en Alemania.

04.01.2019. Prensa Escrita

Ciberataques: la nueva inseguridad digital

El ataque de hackers a la red del Gobierno alemán es un acto conocido de espionaje entre países, pero además representa un nuevo riesgo digital, y hay que tomar medidas para enfrentarlo, opina Matthias von Hein.

¿Qué es seguro hoy, en la era digital? ¿Qué podría todavía ser seguro? Desde que se hizo público (el miércoles 28.02.2018) que un grupo de hackers ingresó a la red gubernamental de Alemania, cuidadosamente protegida, y durante un año copió, robó y espió información, el tema preocupa a la opinión pública. Lo que queda claro es que el juego digital del gato y el ratón ya pasó al segundo round.

En este caso, se sospecha de un grupo de hackers vinculado al servicio secreto ruso (GRU). Otra vez. Pero aún no hay pruebas fehacientes. Sin embargo, el solo hecho de que los hackers hayan podido entrar a una red gubernamental y actuar allí, aparentemente sin interés económico, hace pensar que no se trata de cibercriminales. Se trata claramente de espionaje. Y si no estamos hablando de espionaje financiero, entonces se trata de espionaje político. Más aún si se conoce, como en este caso, que el ataque se lleva a cabo empleando recursos de alta tecnología y gran cantidad de personal durante un largo tiempo.

Más información:

Hackers rusos accedieron a redes del Gobierno alemán

Sigue activo el ciberataque a la red del gobierno de Alemania

Los gobiernos son los principales objetivos del espionaje

Pero, ¿es eso una declaración de guerra cibernética? El espionaje siempre existió. Los ministerios, en especial el Ministerio de Defensa, son los principales objetivos de los servicios secretos extranjeros. Y desde que el servicio secreto estadounidense NSA realizó escuchas del teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, sabemos además que el espionaje se lleva a cabo entre amigos. El hecho de que el servicio secreto alemán BND haya espiado conversaciones de gobiernos e instituciones europeos por encargo de la NSA desde la estación de Bad Aibling lo confirma. Pero las posibilidades de la era digital facilitan mucho más el espionaje. El último informe de la Oficina Alemana de Seguridad Informática (BSI), presenta un listado de cerca de 36 grupos de ciberespionaje activos a nivel internacional que también tienen al Gobierno alemán en la mira. Además del grupo de hackers ruso conocido como Snake, del que hasta ahora se sospecha que pudo haber perpetrado el ataque, también otros grupos están interesados en entrar a las redes gubernamentales alemanas. Entre ellos, están el grupo ATP28 o Fancy Bear, y otros llamados «Machete”, «Lotuspanda” o «Shamoon”. Nombres que indican que puede tratarse de hackers chinos e iraníes.

Tampoco debería sorprender a nadie el espionaje por parte de Rusia. Más bien debería sorprendernos que el Parlamento alemán no haya informado sobre los ataques durante dos meses. También debería ser motivo de sorpresa que instituciones alemanas sigan teniendo agujeros de seguridad –los llamados «Zero Dates”-, y lque os sigan manteniendo en secreto y permitiendo que sigan siendo el portal de entrada de nuevos ataques, en lugar de cerrarlos, lo cual haría todos los sistemas más seguros.

Algo para no olvidar: siete años después de la inauguración triunfal del Centro de Defensa contra Ciberataques, un años después de la aprobación de la Estrategia de Ciberseguridad, la red gubernamental alemana asociada entre Berlín y Bonn, desacoplada de internet, no protege verdaderamente de ataques de hackers.

Dado que en la era en que las autopistas de datos, con ramificaciones hasta en las áreas más privadas de la vida de las personas, las posibilidades de ataque son enormes y diversas, la seguridad ya no es posible. Si ahora, a través del Internet de las Cosas y la industria 4.0, el ciberespacio repleto de datos que revolotean por ahí aumenta de manera exponencial, también crecerá la vulnerabilidad. Y aunque sea sensato hacer ciudades cada vez más inteligentes para economizar recursos, la conectividad nos hace frágiles.

En 2016, la BSI alemana tuvo que llamar la atención a las operadoras de centrales hidroeléctricas acerca de que se podía ingresar a sus sistemas simplemente a través de internet.

Pensar en la ciberseguridad desde el comienzo

De esto se concluye que Alemania, justamente en vista de sus objetivos ambiciosos en el área de la industria 4.0, debe invertir mucho más en ciberseguridad. La ciberseguridad debe estar integrada a la planificación de sistemas desde el comienzo y no debe ser un elemento añadido al final del desarrollo del concepto. El fracaso de los sistemas de seguridad, es decir, el hackeo de sistemas, debe ser desde el inicio un tema central, y los sistemas deben desarrollarse de modo que puedan hacer frente a esas dificultades. Dado que tendremos que seguir viviendo con el espionaje, al menos hagamos que resulte lo más difícil posible.

Autor: Matthias von Hein (CP/ERS)

03.01.2018. DW

DW RECOMIENDA

Sigue activo el ciberataque a la red del gobierno de Alemania

AUDIOS Y VIDEOS SOBRE EL TEMA

2019: Tensiones y pasiones

No es arriesgado predecir las grandes coordenadas de 2019 pues se han ido diseñando con fuerza durante 2018. Oriente Medio, una de las puertas del Mediterráneo compartido: el presidente Trump ha decidido la retirada de las fuerzas armadas de los Estados Unidos de Iraq y de Siria, dejando el campo libre, una vez más, a Rusia. No hay que olvidar que el denominado Estado Islámico y Al Qaeda siguen ocupando territorio y mentalidades en esos dos estados fallidos. La ONU estima que África será el gran granero poblacional a finales del siglo XXI con la mitad de la población mundial. China tomó ventaja con una importantísima presencia económico-financiera en dicho continente. En Europa se habla, en estos días, de una inversión de 40.000 millones de euros para contribuir al desarrollo africano, crear puestos de trabajo, contener la emigración y potenciar la educación endógena. Puede que estemos en los preliminares del debatido y no menos urgente ‘Plan África’ al estilo ‘Plan Marshall’ que benefició enormemente a Europa (España no fue beneficiaria) tras la II Gran Guerra. En el Mar de China se están dando hechos de alta tensión entre EE UU, China, Rusia y Japón a causa de reivindicaciones de fronteras con islas en debate incluidas e imposiciones de reglas comerciales. Las grandes tensiones tienen un trasfondo de guerra comercial: Trump optó por el unilateralismo (America first) y China se desvela por el multilateralismo y la defensa a ultranza de la Organización Internacional de Comercio (OIC). Rusia prosigue su expansión y presencia ‘imperial’ en Oriente Medio (sobre todo, tras la anunciada retirada de EE UU), con la mirada fija en las naciones fronterizas del antiguo Pacto de Varsovia (Ucrania-Crimea como referencia, pero hay más con un proyecto de base militar en Venezuela). A Europa desunida regresó una inquietante ola o más bien tsunami de nacionalismos centrífugos, con el ‘Brexit’ a título de ejemplo, en donde los populismos extremos, de derecha e izquierda, están promoviendo una ‘realidad alternativa’ con la confusión entre la verdad y la mentira, que es lo que hoy calificamos ‘posverdad’, en donde se incluyen desde los negacionismos (como las cámaras de gas de Hitler) hasta un relativismo radical que todo invierte o retrotrae. Irrumpe la ‘moral de situación’ y los aparentes nuevos valores éticos quedan diluidos en el voto de los populismos. Se distorsionan las escalas de valores de la tradición y se adultera la historia del tiempo de los pueblos. No me cabe la menor duda que situaciones semejantes, sin la globalización, se dieron en el pasado (baste recordar los años 30 en Alemania que sentó las bases del nazismo y el III Reich). América latina y el Caribe vuelve a convertirse en un laboratorio en donde democracia y dictadura se enfrentan por abrirse paso hacia la hegemonía regional.

Estos hechos preocupantes que anuncia el Año Nuevo 2019 tienen un telón de fondo: estamos en plena Guerra Fría, sin que acaso seamos conscientes de ello. Han saltado por los aires importantes tratados de desnuclearización y se ha dado luz verde a una desabrida carrera armamentística, abanderada por Trump y con consiguientes repercusiones en la producción y armamento nuclear en China, Rusia, Reino Unido, Francia, India, Paquistán, Israel (y probablemente Corea del Norte e Irán), detentores del arma atómica. Esta euforia atómica ha contaminado a los países emergente y a los del Golfo petrolero a pretender adquirir llave en mano plantas nucleares (con fines civiles, dicen).

Tras esta esquemática presentación de hechos reales (que no ‘alternativos’) resulta harto difícil extraer conclusiones ante realidad tan zozobrante. ¿Nos preparamos para la guerra o nos rearmamos para la paz? Es extremadamente complejo predecir el futuro. Centrémonos en Europa: ante las tendencias anti-unionistas y ante el resurgir de la propensión al repliegue de la soberanía a los Estados-nación, Macron y Merkel proponen la creación de un Ejército Europeo que, en el fondo, piensan sería una garantía para afianzar la unión política. Incluso Macron decidió una reimplantación en Francia del servicio militar obligatorio con contenido ‘social’. Un Ejército unitario ante el fracaso de unas Fuerzas Armadas integradas por los ejércitos nacionales, (cuya contribución puntual a misiones de paz de la Unión Europea, como en Mali –(en donde la modernizada fuerza de intervención de La Legión fue y es de gran eficacia en la lucha contra el terrorismo)–, es de signo positivo.

Ante la ‘realidad alternativa’ de los populismos (en donde no todo es negativo, aunque sus estrategias sí que lo son), hay que ir fabricando un nuevo concepto de ‘sociedad del bienestar’, basado indudablemente en el reparto y en la solidaridad, lo que de por sí reinstalaría valores imprescindibles de convivencia cimentada en el trabajo productivo y en el socialmente útil, en la educación y en la sanidad generalizadas y gratuitas, así como en el derecho a una vivienda digna para todo ciudadano. Para ello, sigue siendo válida, en España, la Constitución de 1978 y su desarrollo legislativo aún pendiente (como el derecho de huelga).

La solidez de una sociedad (y de un Estado o de la Unión Europea) se basa en el binomio tradición-modernidad. Se basa también en un Estado de Justicia enraizado en su propio ordenamiento jurídico-democrático y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que devuelva al ciudadano la motivación que sólo puede asentarse en el bien común y en principios distributivos y de solidaridad activa. Sin ello, el futuro será guerrero.

05.01.2019. Diario Sur de Málaga. La Tribuna