Le perpetuación en el poder: Abdelaziz Bouteflika

Por qué lo que ocurra en Argelia importa (y mucho)

Orán, la segunda ciudad más importante de Argelia (española durante 266 años) se encuentra apenas a 207 kilómetros de Almería. El 57,6% del gas que importa España proviene de Argelia.

Con sus 2.381.741 km cuadrados, Argelia es el país más extenso de África y del mundo árabe, y con sus más de 43 millones de habitantes es el segundo país más poblado del norte de África y del mundo árabe (no del mundo musulmán) tras Egipto. Orán, la segunda ciudad más importante de Argelia (española durante 266 años) se encuentra apenas a 207 kilómetros de Almería. El 57,6% del gas que importa España proviene de Argelia. Bastaría la simple enumeración de estos datos para que la política exterior española concediera a Argelia la máxima importancia, pero por razones ocultas al público, se concede esa importancia a Marruecos.

Lo que ocurra en Argelia no sólo importa a España sino que importa al resto de países del norte de África y a los del Sahel al sur del desierto del Sahara. Aunque aún quedan grupúsculos terroristas en su territorio, Argelia es el primer país musulmán que ha derrotado militarmente al islamismo, cuando muchos países (Francia, particularmente) apostaron por la victoria de los islamistas. Esa victoria sobre el islamismo fue mérito del Ejército y del pueblo (al que se le dio armas para esa lucha). Aunque se reprocha, con razón, que tras la victoria sobre los islamistas el presidente Buteflika cedió excesivamente ante ellos para integrarlos en la sociedad con su política de «reconciliación nacional», el hecho es que Argelia quedó inmunizada (al menos hasta ahora) frente a una eventual conquista del Estado por los grupos islamistas. Y no sólo eso, sino que se ha convertido en el eje de la lucha contra los grupos terroristas e islamistas en el norte de África y en el Sahel.

Argelia no sólo ha sido un país importante en la lucha contra el terrorismo islámico, sino que también es uno de los países que más eficazmente luchan contra la emigración ilegal, pese a que el dinero de la Unión Europea y de Estados como España se entrega a países, como Marruecos, que han demostrado que no tienen un sincero compromiso contra esta lacra. Ciertos círculos europeos han reprochado incluso que la lucha de Argelia contra la inmigración ilegal en su territorio utiliza métodos demasiado duros.

¿Pueden los acontecimientos que se están produciendo estos días en Argelia afectar a las exportaciones de hidrocarburos, a la lucha contra el terrorismo islámico o a la inmigración ilegal? Hasta ahora el máximo garante de la estabilidad del Estado, de la lucha contra el terrorismo y contra la inmigración ilegal ha sido el Ejército. Por más que la cúpula de éste ha sido depurada por Buteflika para intentar someterla a sus dictados, queda la duda de si ciertos influyentes altos mandos apartados por Buteflika y los mandos intermedios avalarán las pretensiones del entorno del aún presidente. Es a mi juicio improbable que el Ejército argelino, fuertemente enraizado en el pueblo, se enfrente a éste para defender al entorno del aún mandatario si la movilización popular se acentúa.

10.03.2019. La Razón

Buteflika vuelve a una Argelia alzada en protestas contra su régimen

El presidente octogenario mantiene su candidatura para un quinto mandato, tras pasar dos semanas hospitalizado en Ginebra

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, regresó este domingo a Argel en avión oficial tras pasar dos semanas ingresado en el Hospital Universitario de Ginebra, donde se sometió a lo que un comunicado oficial calificó de “control médico rutinario”. Al mandatario le aguardaba un país en huelga general y con miles de estudiantes en las calles reclamando que retire su candidatura para las presidenciales del 18 de abril.

10.03.2019. El País

El presidente Abdelaziz Buteflika vuelve a Argelia en plena ola de protestas

10.03.2019. El Mundo

Buteflika regresa a Argel tras 15 días hospitalizado y en medio de protestas. El regreso se produce en medio de masivas protestas en las calles de todo el país en contra de la decisión del mandatario, de 82 años, de optar a la reelección.

10.03.2019. ABC

Gaid Salah, el sable que sostiene a Buteflika

El jefe del Ejército se sitúa frente al clamor de la calle en Argelia como el defensor más poderoso del octogenario presidente

Nadie sabe con certeza quién gobierna en Argelia, un país cuyo presidente, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, se mueve en silla de ruedas desde 2013 y no pronuncia un discurso en público desde mayo de 2012. Ya antes de que Buteflika llegase a la presidencia en 1999, la estructura que maneja el país era opaca y compleja. Los argelinos se refieren al “poder” como si fuera un monstruo de varias cabezas, a menudo peleadas entre ellas. Ahora mismo, con Buteflika hospitalizado desde el 24 de febrero en Ginebra, la cabeza que destaca sobre todas las demás es la del jefe del Estado Mayor, Ahmed Gaid Salah, el general de 79 años al mando de uno de los Ejércitos más poderosos de África. Gaid Salah ya ha emitido dos mensajes amenazantes contra quienes “quieren llevar el país a los años del dolor”.

Argelia sufrió durante la década de los noventa una guerra civil entre islamistas y militares en la que fallecieron entre 100.000 y 150.000 personas. Y Gaid Salah ha prometido defender el orden establecido. Ese orden pasa por las elecciones presidenciales del 18 de abril. El problema es que cientos de miles de argelinos han salido a las calles en tres ocasiones en las últimas semanas para protestar contra la participación de Buteflika en esos comicios.

09.03.2019. El País

España en el punto de mira del yihadismo

España, objetivo yihadista: 18.500 alusiones a nuestro país en canales pro Daesh y Al Qaeda en 2018

En muchos de los mensajes analizados por los expertos en ciberinteligencia se llama a recuperar Al Andalus.

Por Gonzalo Araluce

España es objetivo yihadista. Los canales de distribución de propaganda hablan de forma constante sobre Madrid, Barcelona, España en general o Al Andalus. Ahora llegan las primeras estadísticas en la materia: en 2018 se registraron 18.532 menciones a nuestro país en canales afines a los terroristas.

Son cifras reveladas por el investigador Carlos Seisdedos, responsable de ciberinteligencia de Internet Security Auditors. Noviembre y diciembre fueron los meses en los que se registró un mayor número de menciones a nuestro país, con 4.676 y 5.316, respectivamente.

10.03.2019. El Español, por Gonzalo Araluce

Lo dice la Real Academia de la Historia: la Primera Vuelta al Mundo fue exclusivamente española

Magallanes comandó en 1519 una expedición financiada por la Corona de España. Se hizo súbdito de Carlos I y castellanizó su nombres. Desde ese hecho hasta el regreso de Elcano, en la nao Victoria perseguida por los portugueses,todo en la 1ª Vuelta al Mundo fue español.

La Real Academia de la Historia (RAH) ha emitido un dictamen, a petición del director de ABC, Bieito Rubido, sobre la «plena y exclusiva españolidad» de la primera vuelta al mundo. Es la primera vez que la RAH dictamina sobre un hito tan importante de nuestra historia a petición de un periódico. ABC solicitó el dictamen a la institución, que tiene entre sus obligaciones responder consultas del Gobierno, acogiéndose al artículo 4 de sus Estatutos, que establece que «también emitirá informes a propuesta motivada de particulares, cuando lo estime oportuno»

10.03.2019. ABC Cultural

La oportunidad africana, por Josep Borrell, ministro de AA.EE. y Cooperación

El primer europeo que avistó las fuentes del Nilo azul en 1618 fue un jesuita español, Pedro Páez. Sin embargo, hubo que esperar más de dos siglos para que se escribieran en Europa novelas sobre la búsqueda de esas fuentes, cuando exploradores británicos como David Livingstone o Sir Richard Francis Burton emprendieron esa exploración. Creo que los propios españoles ignoramos los vínculos que, desde hace siglos, nos unen a África.

España es el único país de la Unión Europea que tiene una frontera terrestre con África. Más de dos millones de españoles viven en las Islas Canarias, una parte de España que ha entendido como nadie que su situación geográfica frente a las costas africanas se puede transformar en un valioso activo para impulsar el crecimiento económico y el bienestar de sus habitantes.

Económicamente, África crece hoy por encima de la media mundial. Seis de los países del mundo que más crecerán en 2019 son africanos, y con ese crecimiento se amplía la clase media y se reduce la pobreza. Su población pasará de los 1.200 millones actuales a 2.500 millones en el año 2050. Evidentemente este crecimiento plantea un reto importante, pero también encierra una gran oportunidad, ante todo y sobre todo para los africanos, pero también para España y nuestros ciudadanos.

Por eso hemos elaborado el III Plan África. El Plan hace un análisis ambicioso pero realista de dónde podemos tener un impacto que genere un arrastre de las inversiones en África. No podemos concentrarnos únicamente en los recursos públicos: sólo la inversión privada tiene el músculo suficiente como para enfrentar este desafío. El Banco Mundial cifra en 902 millones el número de puestos de trabajo que el continente debe crear en los próximos 30 años. No es una tarea a la que puedan hacer frente los Gobiernos solos. Pero el Gobierno tiene que abrir el camino. Tenemos Embajadas en 28 de los 54 países de África, lo que nos convierte en uno de los países europeos con mejor implantación en África.

La inversión privada -africana y extranjera- puede crear los empleos necesarios pero los gobiernos podemos contribuir a que esa inversión y ese empleo resulten en sociedades más cohesionadas y equitativas, en línea con la Agenda 2030. La Cooperación española trabaja en África en sectores cruciales como la gobernabilidad democrática; la salud y el desarrollo rural, la modernización de la agricultura y la seguridad alimentaria. Damos prioridad a las mujeres con programas de promoción de la igualdad y a los jóvenes, con programas de formación y empleo.

Cuando hablamos de África la primera imagen que viene a la cabeza es la del reto migratorio. Aunque el Plan África no tiene un enfoque prioritariamente migratorio, la consecución de sus objetivos contribuiría enormemente a aliviar la presión migratoria.

Hay que tener presente que cuatro de cada cinco migrantes africanos se dirigen a otros países africanos. Existen hoy países, como Costa de Marfil, Nigeria, Sudáfrica y Etiopía, que son polos de crecimiento y atraen por ello flujos de trabajadores de la región. Deberíamos priorizar la consolidación de estos países como exportadores de prosperidad y estabilidad hacia sus países vecinos.

Porque la única forma de aliviar la presión migratoria es crear oportunidades para los jóvenes hombres y mujeres de África en su propio continente, y eso es lo que pretende el Plan África. Somos conscientes de nuevas amenazas, como los efectos del cambio climático. Nos preocupa especialmente el avance de la desertificación, pues la pérdida de terreno cultivable y la presión por recursos menguantes, incluyendo el agua, es quizá el mayor desafío de África y fuente de cada vez más conflictos. La democracia está echando raíces profundas en el continente. Hace sólo unos días vimos elecciones democráticas en Senegal y en el mayor país del continente, Nigeria. Pero la democracia y los derechos humanos no han llegado aún a todos los rincones de África y debemos seguir luchando para que lo hagan. También hay cada vez menos conflictos violentos, pero subsisten amenazas a la paz. España ha demostrado su compromiso con la paz en el continente: más de 1.000 soldados españoles trabajan cada día para apoyar el objetivo de la Unión Africana de silenciar las armas para el año 2020. La promoción de la paz y la seguridad es el primero de los cuatro objetivos estratégicos del III Plan África: sin paz y seguridad no puede venir todo lo demás.

Hay una nueva África que empieza a nacer y que está cargada de esperanza, para los africanos y para los que demuestren desde el principio que desean ser sus socios. Por eso he viajado a Gambia y a Etiopía. Ambos países son ejemplo de esa nueva África. Gambia está realizando una ejemplar transición a la democracia tras 22 años de dictadura, derribada en las urnas. Etiopía ha encontrado el camino a la paz tras una larga guerra con Eritrea. Paz y democracia abren excitantes posibilidades, y España debe participar de ellas.