«Bonos de defensa» ¿Una forma de salir de la crisis económicas de la COVID-19?

No hay recetas mágicas, pero las guerras del pasado se han financiado y posteriormente se ha cancelado la deuda pública, bien mediante abono a los prestadores, bien que aceptaran la condonación por motivos patrióticos.

¿Podría hacerse algo similar con la crisis del coronavirus?

08.09.2020. Economipedia. Bonos de guerra, todo al servicio de la causa en EE.UU. de Norteamérica

“Si lo que nos proponemos es que, por lo menos durante una generación Alemania no pueda adquirir siquiera una mediana prosperidad; si creemos que todos nuestros recientes aliados son ángeles puros y todos nuestros recientes enemigos, alemanes, austríacos, húngaros y los demás son hijos del demonio; si deseamos que, año tras año, Alemania sea empobrecida y sus hijos se mueran de hambre y enfermen, y que esté rodeada de enemigos, entonces rechacemos todas las proposiciones y particularmente las que puedan ayudar a Alemania a recuperar una parte de su antigua prosperidad material. (…).

Si tal modo de estimar a las naciones y las relaciones de unas con otras fuera adoptado por las democracias de la Europa occidental, entonces, ¡que el Cielo nos salve a todos¡ Si nosotros aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la venganza, no dudo en predecirlo, no tardará.”

J. M. Keynes. Las consecuencias económicas de la paz. 1919.

02.04.2020. El Economista. Economía de guerra: medidas necesarias, por Juan Velarde Fuentes
01.04.2020. Sin Permiso. ¿Economía de guerra contra el coronavirus?, por Michael Roberts

El éxito de Corea del Sur frente a la crisis

 

08.09.2020. Economipedia. Con una caída del 3,3%, la economía de Corea del Sur resiste de forma singular a la crisis económica, que ha dado un golpe sin precedentes a las economías más grandes del mundo. ¿Cuál es su receta del éxito?

Como podemos observar en la gráfica superior, la caída del PIB de Corea del Sur en el segundo trimestre del año ha sido del 3,3% y ha marcado un récord en la serie histórica, pero esta contracción de la actividad económica es sensiblemente inferior a la de otros países de la OCDE como el Reino Unido, España o Francia.

Esto nos permite concluir que la apuesta decidida del país asiático por un modelo de crecimiento basado en la apertura económica, la flexibilidad de los factores de producción y el ahorro doméstico parece ser la vacuna más efectiva contra las consecuencias económicas de la pandemia. En un mundo donde resurgen con fuerza ideas como el intervencionismo de los estados, el proteccionismo económico y planes de estímulo basados en el gasto público, Corea del Sur ha emprendido el camino opuesto.