China coloniza África

Detrás de sus enormes inversiones en el continente se esconde una ambiciosa estrategia para liderar el comercio mundial

Tan sólo dos trenes cubren semanalmente la ruta entre Kapiri Mposhi, en Zambia, y Dar es Salaam, la capital económica de Tanzania. Sus vetustos vagones trasladan varios miles de toneladas de cobre y cientos de entusiastas turistas que ansían conocer la sabana y bañarse en las aguas turquesas del Índico. Curiosamente, el habitual cargamento de mineral no alcanza ni siquiera el 5% de la capacidad del ferrocarril conocido como Tazara. Cuando, a principios de los años setenta, el líder chino Mao Tse Tung concedió un generoso préstamo sin intereses de 400 millones de dólares para crear la ruta, no podía imaginar que la mayoría de sus actuales pasajeros estaría formada por rubicundos ingleses o alemanes. Entonces, el objetivo era facilitar el comercio de los gobiernos indígenas enfrentados a las segregacionistas Rhodesia y Sudáfrica. En aras del compromiso con los países no alineados, el régimen comunista llevó a cabo su mayor desembolso económico en ayuda exterior. La apuesta resultó fallida. Cuatro décadas después, el presidente Xi Jinping ha prometido 60.000 millones de dólares (más de 51.000 millones de euros) en financiación para todo el continente, que tiene en Pekín a su mayor socio comercial.

El desembarco del capital chino en África adquirió carácter sistemático a largo de los años noventa. Desde que, a principios de aquella década, Deng Xiaoping asegurara que enriquecerse era glorioso, el Estado y el tejido empresarial del gigante oriental se han empeñado en cumplir la máxima del sucesor de Mao. El país ha expandido su interés económico por todo el planeta, con especial predilección por aquellos territorios ricos en recursos naturales.

13.09.2018. Grupo Correo. Gerardo Elorriaga. Leer más