Al Qaeda se “renueva” y se ofrece para encabezar la lucha que acabe con todas las democracias

Nada más y nada menos que “resolver todos los problemas humanos y rechazar todas leyes coercitivas como la democracia” y de paso aconsejar a la juventud que se dedique a “jugar al fútbol en vez de luchar en la yihad”.

Al Qaeda pretende convertirse en el gran referente del yihadismo mundial tras la derrota y así lo pone de manifiesto en su nueva revista, “One Ummah”, en cuyo primer número publica un extenso artículo el cabecilla de Al Qaeda Central (AQC), Ayman Al Zawahiri, en el que aboga por la unidad y no la destrucción de los que considera desviados de la línea adecuada de lucha. No pierde la ocasión para atacar a los Estados Unidos y sus aliados, así como a los judíos, a los que considera los grandes enemigos que impiden la implantación del Islam a nivel mundial.

La nueva revista sustituye a “Inspire”, que no se publicaba desde agosto de 2017, en un número en el que anunciaban ataques contra las vías férreas y entrevistaba al cabecilla de la franquicia en el Magreb Islámico, Abdelmalek Droukdel, Abu Musad Abdelwalud.

“Debemos lograr la dominación islámica de lo que hoy es la ocupación sionista; el foco de la lucha es contra América y sus aliados, que combaten al Islam y su gente, violando las santidades de los musulmanes y saqueando su riqueza. Los objetivos son los faraones de América, los cruzados y sus aliados”.

Zawahiri, al referirse a los yihadistas que no son de Al Qaeda, especial los de Daesh, señala que “nos esforzamos por adherirlos a nuestra querida nación islámica y mantenernos unidos, mientras les aconsejamos que identifiquen las mejores maneras de enfrentar los peligros que se avecinan y que defiendan las calamidades que estamos atravesando. Creemos que la división de nuestra nación en estados nacionales estrechos es lo que nos ha debilitado”.

“¿Tenemos el coraje de nuestro viejo jeque?”, se pregunta al referirse a Osama Bin Laden. “Nos dijo: hemos ganado algunas batallas y hemos perdido nuestra guerra”. “Al final, esto requiere meditación, sopesar los pros y los contras antes de cualquier operación y luego averiguar cuál es lo más conveniente”.

“Estamos comenzando una nueva fase para corregir algunos de los errores –agrega Zawahiri– para restaurar la confianza. Hay muchos que han perdido la fe en los muyahidines, y siguen aumentando”.

“La solución es sacar a la nación (musulmana) de su desgracia, y vamos a seguir acercándonos a nuestros hermanos, con literatura, cultura y actividad intelectual; Y conciencia de grupo de base de la jihad.

Nuestro objetivo es la satisfacción de Dios. Nuestra mayor esperanza es tener éxito con los demás. La entrega de nuestra nación para alcanzar su racionalidad jihadista, el surgimiento de su conciencia intelectual y la madurez de su comprensión política”, agrega en un esfuerzo de “moderación” que choca con el reconocido fanatismo de los yihadistas contra todo lo que no sea el Islam en la interpretación que ellos quieren.

“Guiar a la humanidad en general con sabiduría y buena exhortación a la luz del Islam y los medios de paz. Buscamos difundir la fe en la causa del Islam y sus hechos; y la grandeza de su legislación y realidad. Sus nobles principios y su capacidad para resolver los problemas. Resolver todos los problemas (bajo el Islam) humanos y rechazar otras leyes coercitivas como la democracia”, agrega.

Critica con ferocidad los encuentros del Papa Francisco con imanes, a los que califica de “profetas en las puertas del infierno.

También a la dinastía Saud, que gobiernan Arabia Saudi, por su colaboración con EE.UU, en contra de todas las revoluciones populares contra los agentes del enemigo. Sus regímenes autoritarios y los hechos se revelaron más cuando Bin Salman, el príncipe heredero de Riad, salió con toda insolencia. Su imagen actual es un país de línea dura”.

Material Educativo de la 1ª Vuelta al Mundo

En esta página se irán colgando todo lo referente al material educativo, tanto para las Unidades Didácticas como para la exposición Histórico-Pedagógica:

OHCN Tras las huellas de Magallanes y Elcano

Unidad Didáctica de Educación Infantil para niños entre 1 y 5 años

TBO Los primeros españoles en Filipinas. Descarga completa

TBO: La Nao “Victoria”: una vuelta al mundo con nombre de Málaga (1519-1522). Descarga completa. Patrocinado por UNICAJA Banco

Revista Ejército núm. 936 de abril de 2019

Revista Ejército núm. 936 accesible en pdf.

 También podrá leer:

  • Defensa antimisiles: el proyecto de Trump de la Sra. Lara Fernández.
  • Treinta y siete años de la guerra de las Malvinas. ¿El desenlace pudo ser distinto? del CN. García Rupérez.
  • El Centro de Ensayos Torregorda y su participación en el desarrollo de la munición de artillería de campaña de 155 mm de altas prestaciones del Tcol. Herrera Sousa.
  • Infantería: arma y especialidad fundamental del Tcol. Pascual Orbe.
  • El proceso de transformación del ejército brasileño del Cor. Padín Leiracha.
  • El trágico sino de los conquistadores del Sr. Barrera Serrano.
  • Cohortes Vigilum, la «UME» del imperio romano del Cabo Mayor Martín Hernández.

EL TERRORISMO YIHADISTA NO ESTÁ VENCIDO

Una corriente subterránea de antisemitismo, en su doble vertiente judía y musulmana, está aflorando en Europa. El negacionismo circula sin cesar por las redes sociales e incluso por públicas declaraciones de algunos actores. Lamentablemente no se trata de hechos aislados que se constatarán con los resultados de las próximas elecciones europeas. Tampoco se trata de un hecho nuevo. Para unos, el Holocausto de seis millones de judíos es una invención de algunos historiadores. ¿Cámaras de gas? No, dicen. Se trató de una migración estacionaria para cultivar los campos de la entonces Alemania nazi, de donde no regresaron. Los pogromos antijudíos que precedieron a esta ‘migración rural’ fueron simples enfrentamientos urbanos. El gueto de Varsovia fue una simple controversia ciudadana que no pudieron controlar las fuerzas del orden. La Torres Gemelas de Nueva York se desplomaron a causa de un movimiento tectónico  que algunos descerebrados afirman fue teledirigido por el movimiento sionista mundial. El ‘terrorismo blanco’ que mata en dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) a 51 musulmanes no fue tal sino debido a la explosión de sendos depósitos de gas. La guerra de Irak fue el escenario de unas maniobras militares así como el bombardeo de Libia. Los sátrapas-dictadores Sadam Husein y Mohamed Gadafi murieron a causa de los llamados efectos colaterales. El genocidio armenio atribuido a los turcos se debió al guión de una película de ficción. La masacre de Atocha no la perpetró el terrorismo yihadista sino que fue debido al de consumo interno… Y me paro aquí.

Hay un gravísimo problema de conocimiento de la historia protagonizada por nuestros antepasados e, incluso, por nuestros coetáneos. Las redes sociales sustituyen al maestro o a la maestra de escuela y, sin duda, también, a los docentes universitarios que han quedado marginados en una caja que ya no es resonante, a no ser que  descubran el elixir de la inmortalidad. Estamos atrapados por unas redes de patrañas y de bulos que logran, a nivel global, distorsionar los hechos y confundir a los internautas.

Los teletipos han saltado, en rojo subrayado, para anunciarnos que el autodenominado Califato-Estado Islámico (Dáesh) –algunos añaden incluso Al Qaeda– ha sido definitivamente derrotado con la caída de Baghuz en Siria. Cierto es que territorialmente hubo derrota. Pero también es cierto que antes de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono, y antes de la guerra de Irak, el terrorismo yihadista de Al Qaeda y después del Dáesh no estaba territorializado, excepto en algunas zonas de Afganistán en donde continúan. Cierto es también que los kurdos del noroeste de Siria, ayudados por Estados Unidos, contribuyeron a la unificación territorial siria y exigen una autonomía, a lo que se opone el presidente turco Erdogán que los considera ‘terroristas’. Por ello, aunque Erdogan, con Irán, dan apoyo al todavía presidente sirio El Asad, los kurdos  del noroeste de Siria no desean que los Estados Unidos abandonen Siria pues para ellos podría significar una masacre. Otra cara oscura de la moneda la constituye aquellos terroristas yihadistas de Al Qaeda que se incorporaron a las filas militares de El Asad con el conocimiento de Rusia.

Puede hoy afirmarse, sin demasiado riesgo a error, que, tras la anunciada derrota del yihadismo en Siria, no existe un plan para ese después que es ya hoy, a semejanza de lo ocurrido en Irak y en Libia. (Comparto la opinión que los sátrapas-dictadores Sadam Hussein y Mahamed Gadafi ‘tenían un precio’, que no era la muerte, El Asad, también, como bien lo sabe el pueblo sirio con 500 mil muertos y la mitad de su población desplazada, así como sus infraestructuras básicas destruidas). Rusia es el gran vencedor. Logró con esta guerra imponer sus objetivos políticos y de anexión territorial en Crimea, así como una estratégica base militar en Latika (Siria), con presencia en el Mediterráneo.  ¿La realpolitik rusa dejará que el presidente Erdogan liquide a los kurdos del noroeste sirio que contribuyeron a la victoria contra el yihadismo como fue y es el caso  de los kurdos de Irak? ¿Se marcharán los Estados Unidos de Siria dejando desprovistos a los kurdos? Y a ello, ya a escala de Oriente Próximo, hay que añadir la ruptura por el presidente Trump del statu quo de Jerusalen y su reciente declaración en favor de la anexión por Israel de los Altos del Golán, que es territorio sirio.

No existe ningún plan de diseño constitucional de Siria, con sus diversas poblaciones llamadas ‘minorías’. Ni tampoco un plan de reconstrucción material del país. Ni un debate político sobre una alternativa democrática a la ‘dinastía’ de El Asad. (Plan que la ONU, que ha estado al margen de la guerra en Siria, lo diseñó para Irak sin grandes resultados).

El terrorismo yihadista renació, con nombre de Al Qaeda, tras la guerra de Irak. En la actual situación, tanto para Al Qaeda como para el Dáesh, el nuevo territorio estará en ‘la base’ de Internet y el norte de África, con los objetivos más dirigidos al Occidente ‘cruzado’ que a sus hermanos musulmanes de los países árabe que consideran ‘herejes y heterodoxos’. El terrorismo yihadista no está vencido. Eso lo saben Putin , Trump y los servicios de inteligencia. Hubo guerra pero no hubo ni hay programa de reeducación, tanto para el yihadismo como para el ‘terrorismo blanco’.

30.03.2019. Diario Sur de Málaga. Tribuna