Elecciones en Andalucía

 

ANDALUCÍA DEFIENDE ESPAÑA

Rafael Esteve Secall

Es evidente que las razones individuales y locales para elegir unas papeletas electorales u otras son múltiples e incluso puede que hasta contradictorias. Pero el resultado de todas esas decisiones da lugar a un resultado global sujeto a múltiples explicaciones y razonamientos. He aquí mi interpretación de las razones básicas de índole nacional.

Simplemente con ver quienes han ganado escaños y quienes los han perdido se comprende lo fundamental del proceso. Ganan 24 escaños quienes defienden la unidad amenazada de España. Los mismos diputados que pierden los tres partidos que no mantienen o no han tenido una postura clara al respecto. Por un lado, el giro de Sánchez desde el constitucionalismo a admitir el apoyo de los golpistas para gobernar. De otro, la pusilanimidad de Rajoy para hacerles frente antes y después del golpe. A socialistas y populares los andaluces les hemos pasado factura, además, por la corrupción, explicando el duro castigo recibido en votos que ha mermado el 30 % del apoyo electoral de ambos; caída que se  añade a importantes mermas de elecciones anteriores. En menor medida Podemos/IU también ha recibido su castigo  dadas las crecientes dudas sobre su lealtad constitucional, cuando incomprensiblemente defiende la autodeterminación para Andalucía, a lo que se añade la incoherencia personal de sus líderes nacionales. De ahí el castigo de los tres escaños perdidos. La reacción de Iglesias llamando a la movilización no sólo corrobora esas dudas sino el carácter de sus ¿convicciones? democráticas.

Otra explicación reside en que la abstención ha cambiado de bando manifestándose como voto de castigo a las siglas de toda la vida, las protagonistas del bipartidismo. En muchos casos el paso previo que da un votante –dado por muchos ya- para cambiar de papeleta electoral. En estas elecciones la izquierda se ha abstenido claramente más que la derecha que, al presentar tres alternativas, cubría todo el espectro político de sus votantes.

Una última razón estriba en que las incoherencias en los hechos y los dichos,  acaban pasando factura. Los votantes andaluces han dicho basta ya de tomarnos por tontos. ¿Cómo se puede invocar la defensa del constitucionalismo cuando se colabora con los golpistas catalanes? ¿Cuál es el proyecto nacional que ofrecen PSOE y Podemos? ¿Más autonomía, un federalismo inconcreto,  autodeterminación?

Las razones propias de Andalucía

Si nos centramos en la realidad andaluza también aparecen profundas razones que han  influido en el voto. Expondré algunas diferentes a las esgrimidas de manera habitual.

Tradicionalmente se ha apelado al sentimiento andaluz, que siempre dio muchos réditos políticos, desde que el orgullo andaluz fue “tocado” por la enrevesada pregunta con la que UCD quiso evitar la autonomía plena para Andalucía en 1980. Pero hoy, el sentimiento de estar siendo agredidos y la preocupación de los andaluces se ha trasladado al conjunto de España amenazada en su unidad. Y han  elevado su sonora protesta en las urnas.

Asimismo, los resultados electorales reflejan un severo castigo al PSOE por el fracaso  en la gestión. No porque Andalucía no haya progresado, sino porque no lo ha hecho lo suficiente para reducir diferencias con el resto de España y Europa. Pienso que eso tiene que ver no tanto con las políticas aplicadas –que también- cuanto con la forma de gobernar. ¿Por qué?

La explicación más llamativa reside en la sustitución del centralismo madrileño del franquismo por el centralismo  actual de Sevilla. El punto de referencia y contraste es Extremadura. Comunidad autónoma que, partiendo en los años 80 con una realidad socioeconómica similar a Andalucía y con gobiernos socialistas durante estos años, salvo la legislatura 2011-2015, ha reducido diferencias con el resto de España, especialmente en temas educativos. Luego creo que la explicación estriba en que mientras Extremadura  optó por situar la capital en Mérida, equilibrando los intereses de sus dos capitales provinciales, en Andalucía se despreció la propuesta del diputado de UCD José Javier Rodríguez Alcaide para situar la capitalidad andaluza en Antequera como centro geográfico de la región.

La designación de Sevilla era posiblemente inevitable, pero no lo ha sido el centralismo sevillano que se siente en muchas partes de Andalucía, con razón o sin ella. Por obvias razones se percibe en mayor medida en los territorios y poblaciones más alejados física, económica y sociológicamente de la capital que, en su mayor parte, constituyen la Andalucía Mediterránea donde se concentra el dinamismo andaluz. Frente a quienes ven a Andalucía como un todo homogéneo, la realidad es que es muy variada y presenta grandes diferencias no tanto culturales como geográficas, sociales y de mentalidad en sus habitantes. Sintetizando las diferencias más claras hoy se encuentran entre la Andalucía interior y el litoral. Y dentro de esa dicotomía también aparece una diferencia sustancial entre el litoral atlántico y el mediterráneo siendo éste último la parte más emprendedora de la economía regional.

Finalmente, existe otro problema como el sentimiento real o figurado de agravio en el histórico reparto geográfico y sectorial de las inversiones y subvenciones de la Junta, que no se conoce, y alimentan ciertas políticas que están siendo enjuiciadas por corrupción de sus gestores. Esto explica bastante las diferencias en las estructuras provinciales del voto. En el fondo  late el dilema de todo proceso de desarrollo entre estimular un crecimiento equilibrado y simultáneo de todas las partes de Andalucía, que solamente se consigue frenando la potencialidad de las zonas más dinámicas, o potenciar estas zonas –o al menos no lastrándolas- facilitando que sus impulsos se difundan por el resto con políticas adecuadas a esos objetivos. Aunque, en realidad, todo proceso de crecimiento y desarrollo de un país es desequilibrado por su propia naturaleza.

Entiendo que el probable cambio de signo político del gobierno andaluz, debe traducirse –no solamente y por descontado- en las políticas propias de sus respectivos programas sino también en  el modelo de su gobernanza.

Rafael Esteve Secall

La voz autorizada de Joaquín L. Ramírez sobre el futuro del gobierno en Andalucía

Por Joaquín Luis  Ramírez, para Diario Sur

El día se desespereza y casi todos sonríen, pero nadie sabe. Pasará lo que pase, pero esta noche Juan Manuel Moreno o Susana Díaz –quizá no-, uno de ellos, se vestirá de ganador.

 A LAS OCHO, SORPRESA.—

Y saldrán las israelitas, o dirán que lo son. Allá por las seis de la tarde hervirá el rumor o su soniquete. A veces la fuente es cierta, a veces sólo será la fuente de la fuente de la fuente… El sondeo a pie de urna tampoco suele arrojar la luz que ansían los que quieren adelantarse al formal desenlace. Pero, no cabe duda, encaramarse a lo que –entre éste y aquel dato- pueda parecer tendencia será una forma intensa de pasar el día. Ello, aunque luego el escrutinio resulte poco o nada parecido a lo barajado.

En tiempos, los partidos lo ponían todo para ganar las elecciones, luego también se apuntaron a esforzarse por ganar las encuestas tradicionales y más tarde fueron a por las israelitas, también había que ganarlas. Incluso es casi norma que la candidatura que aspira a repetir victoria, como quiera que su gobierno en funciones recibe antes que nadie los primeros resultados, éstos son ordenados de forma que hagan pensar en la fortaleza o bondad del electorado para con quien da a conocer lo votado. También hay que ganar la noche electoral.

Es domingo de elecciones, toda la maquinaria en marcha, las noticias nos hablan de participación y también de la ausencia de incidencias dignas de mención. El día se desespereza y casi todos sonríen, pero nadie sabe. La víspera, quien más quien menos ha tenido y contado su particular pronóstico, pero habrá sorpresa, siempre la hay.

El PSOE necesita ser la primera fuerza y que los partidos a su derecha no sumen 55 diputados, que no lleguen. Si así se diera, los socialistas habrán de emprender el cortejo a aquella o aquellas formaciones que permitan la investidura de la candidata. Aún con ello, Susana Díaz precisará de una coalición de gobierno –ofrecerá consejerías a Teresa Rodríguez- o, al menos, garantías parlamentarias, un pacto. Si los de AA –Podemos ´18- consienten, todo seguirá como hace casi medio siglo. Si los morados piden la cabeza de la hasta aquí presidenta o simplemente se niegan a apoyar a los socialistas andaluces, todo podría complicarse hasta la continuidad de un gobierno en funciones. Tampoco es descartable, en este escenario, un gobierno en minoría tras una investidura “tolerada”. En ambos casos estaríamos ante una legislatura corta o incluso muy corta, con nuevas elecciones a la vista.

Si, a sensu contrario, Populares y Ciudadanos llegan a sumar igual o más de esos 55 necesarios –con Vox o sin ellos-, estaremos ante un cambio histórico que llenará con ríos de tinta y metraje –es un decir- la más rabiosa actualidad. Se quiera o no, este camino sería bastante más uniforme en cuanto a formación de gobierno y seguimiento de todos los pasos debidos para emprender la normalidad institucional. No habría que alargar los tiempos y, hasta con cierta prisa, conoceríamos la composición gubernamental y sus primeras medidas.

Independientemente del color de cada cual, su preferencia o tendencia temporal, la llegada de una coalición de centro-derecha a las tareas de gobierno de la junta de Andalucía será mucho más interesante que cualquiera otra circunstancia, mucho nuevo por ver. Incluso, la nueva mayoría habrá de asumir el importantísimo reto mostrando talla desde el minuto uno, ya que los salientes pondrán lupa a sus adversarios desde la parrilla de salida. Un gobierno PP-C´s requerirá mucha determinación y clarividencia pues, durante un notable espacio de tiempo, tendrá que actuar en un macrodecorado, en un inmenso plató, pensado y diseñado para otros. Incluso a ello habrá que sumar los resortes de resistencia del sistema, que son y serán muchos, empezando por la vigorosa fuerza de la inercia.

Pasará lo que pase, Juan Manuel Moreno o Susana, uno de ellos esta noche se vestirá de ganador. La tele no va a parar, ni lo hará Twitter o Facebook… Todo ello en cualquier caso. Es la gran fiesta de la democracia, con todo su significado de pluralismo, participación, libertad de opinión y sometimiento de todos a la ley que emana del pueblo, democracia también es votar de acuerdo con la legalidad. Hoy hay elecciones y, aunque no todo, mucho puede pasar. Ese gran gentío que somos lo estamos decidiendo, somos previsibles o quizá no, nadie puede decirlo por los demás. Cada cual pone su voto y la suma manda. Será una sorpresa.  

Jose Soldado, presidente de DEMOS 78

Buenos días, me planteo las siguientes cuestiones tras el mapa político surgido desde ayer en Andalucía:

  1. La alternancia es un valor democrático en sí misma y un ejercicio de soberanía frente a las inercias (generalmente fruto del clientelismo, de un lado, y la melancolía política de otro). Es en el cambio donde la soberanía se hace más patente. Todo cambio exige un esfuerzo y ello implica una voluntad decidida. Pasó, por ejemplo, en el 82 cuyo ejercicio de soberanía erradicó los pronunciamientos decimonónicos y los golpes definitivamente de España. La cabra tiró al monte, pero la nación dijo con claridad que ese tema ya se había acabado.
  2. Andalucía no puede seguir con las políticas del asistencialismo que son tremendamente eficaces para arruinar países. Me remito al los mapas y datos que envié el otro día, somos los últimos en todo…humm…excepto en corrupción y número de imputados. Un mínimo patriotismo y honestidad intelectual exige cambiar de políticas (suponiendo que los que lleguen las cambien que esa es otra cuestión).
  3. La fuerte campaña verbal contra Vox (partido que no es de mi devoción, pero al que respeto porque representa a un sector importante y del que creo que su presencia en el parlamento servirá de contrapeso a la extrema izquierda) obedece (i) al intento de crear un frentismo que tiene que ver y parte de la supuesta superioridad moral de la izquierda de genética marxista; (ii) a justificar un apoyo para el gobierno al PP y a C,s para protegerse.

Me explico: Tras casi 40 años en el poder y con dos expresidentes en el banquillo lo que menos conviene a la maquinaria PSOE andaluz es que entre un gobierno “hostil” que levante las alfombras, ponga denuncias, haga públicas las sinecuras, haga públicos sueldos de elefantes durmientes en las agencias, en la empresas públicas, etc. etc.  Apoyar un gobierno del PP o preferiblemente de C,s (que ha sostenido el régimen durante la anterior legislatura con ligeros retoques de maquillaje, muy ligeros como la falsa eliminación de sucesiones) es un broche de cierre seguro. Pero ¿Cómo justificar el apoyo a “las derechas”? Con talante de hombres de Estado: para evitar noblemente, con sacrificio,  la influencia en el poder de la “extrema derecha”, su avance en España.

Se trata pues de una treta.

Podría pensarse lo contrario si (a) no hubiera causas penales pendientes que nos hacen pensar que puede haber mucho más; (b) el Gob nacional no estuviera ostentado por un partido con 85 escaños (c) no hubiera accedido al poder para convocar elecciones y luego diga que agotará la legislatura, (d) no se hubiera apoyado en la extrema izquierda contraria a la democracia liberal; (e) no se hubiera apoyado en fuerzas, estas sí, anticonstitucionales como el independentismo catalán o vasco; (f) no se hubiera apoyado en fuerzas en cuya genética hay terrorismo (terrorismo que asesinó a compañeros del PSOE y que tuvo en un infame zulo en permanente tortura a Ortega Lara quién por cierto milita en Vox); (g) jamás el PSOE ha apoyado al PP para gobernar cuando sí ha ocurrido lo contrario –en el país vasco con López- (g) el PSOE pactó con la extrema izquierda en muchos municipios para evitar que el PP gobernara.

Por tanto, sólo nos queda para justificar el noble gesto de Susana Díaz el instinto de defensa frente a ataques posibles por conductas pasadas.

Lo curioso es que los periodistas al uso de las tertulias ya han entrado al trapo de la treta.

Ese apoyo del PSOE andaluz, por higiene democrática, no debe ser aceptarlo por el nuevo gobierno. Precisamente en este caso no. Como dicen algunos libertarios los “pactos” entre políticos antagónicos siempre perjudican a sus electores y benefician a los políticos antagónicos (hoy por ti mañana por mí).  El consenso es un valor, salvo cuando encubre una coartada. En una democracia avanzada los políticos deben ser antagónicos (no beligerantes, antagónicos) porque esa es la garantía de que no hay pasteleo a costa de sus representados.

  1. Me temo que Sánchez sufrirá en las elecciones que convoque (como España es una democracia, nos dice, habrá elecciones no debemos preocuparnos) un descalabro brutal y terminará la labor que inició Zapatero: acabar definitivamente con el PSOE.
  2. Iglesias  ha vuelto a enseñar la patita antidemocrática y excluyente cuando ha hecho un llamado a la acción callejera. El hombre que no dejó dar su conferencia a Rosa Díez en la Complutense siguiendo el viejo ardid: si no la dejas que hable nadie escuchará sus argumentos. Si quieres saber cuáles son sus argumentos, ven que yo te los explico.

Son demócratas hasta que la democracia les incomoda,  entonces la revientan en la calle. Cien mil (por ejemplo) no pueden ganar un gobierno, pero sí pueden destrozar materialmente un país, deteriorar su economía  y hacer caer el gobierno elegido por millones: eso es exactamente la mentalidad totalitaria.

  1. Dicho todo lo anterior que nadie se llame a engaño: el discurso dominante está en todos los partidos del llamado  centro político, discurso donde se  confunde (de fundir algo diferente y hacerlo artificialmente una sola cosa) estado del bienestar  (te pago, con dinero previamente arrebatado, el colegio que elijas, la cama de hospital que prefieras) con el bienestar del Estado (yo pongo la escuela mía, no te dejo elegir encima que te he arrebatado antes el dinero para pagarla, te la vendo como un regalo estupendo  y tu vienes a este monopolio que como todo monopolio favorece al monopolista, no al consumidor ni al titular del derecho a la educación. De ahí exactamente, del monopolio, resulta  PISA).

Saludos

JSG

Miguel Rodríguez Ordóñez, de DEMOS 78

Gracias Pepe Soldado por tus reflexiones. Los resultados de las elecciones en Andalucía han sido “terremóticas”  y   tus reflexiones me preocupan por  la soledad del españolito para encontrar una salida posible y no una solución ideal, casi soñada,  por muy liberal que se sea. La realidad no es la que queremos que sea sino la que es. Para otra vez el estado de bienestar, una frase que engloba lo que el Estado hace por mi y lo que yo hago por el Estado. Lo que podemos discutir es si mas o menos Estado  significa mejor o peor manera de prestar servicios de calidad a los ciudadanos.

Ahora se trata de saber quien gobernará Andalucía. :

1º.- La mayoría absoluta necesaria para gobernar pasa por PP + Cs + Vox. Esto es un axioma..

2º.- La Presidencia  de la Comunidad debe ser  (consenso) para  uno de los tres candidatos ganadores  del centro-derecha.

.- Si  “lista mas votada”   para Presidencia,   Juanma Moreno + Cs. + Vox

4º.- Si  “lista mas votada” total para Presidencia,  Susana-PSOE  +  Cs  (ya han sido pareja) +  apoyo ocasional, coyuntural, de legislatura  o como se quiera llamar,                  de PP,  AA  o Vox,.(¿?)

     5º- Sin acuerdo de ningún tipo, nuevas elecciones.

Todas las soluciones que apunto son posibles pero la emergente lucha entre Casado y Rivera por un poder que por primera vez ambos tienen    posibilidades de alcanzar, en el Gobierno de una Comunidad Autónoma,  de la importancia de  Andalucía,  va a condicionar a la derecha en toda España. Ellos lo saben y van a pelear.

Por otra parte está en el aire el futuro de Susana que es la mas perdedora en la historia del PSOE andaluz. En Ferraz se ha colado un atisbo del aquello tan común  “hay enemigos, enemigos,  mortales y compañeros de partido” y en el partido de Ferraz enemigos de Susana haberlos haylos y muy arriba o quizás arriba del todo.

En este barullo, ajeno a él,  en estado contemplativo,  es decir “a verlas venir” sobresale la estampa, sentada en su sillón  recién estrenado un descubrimiento   genuinamente andaluz  (se ha despertado aquí)  que se llama Vox. ¡Que cosas pasan en España, Sr. Tezanos!

Mientras tanto, sin saber muy bien como hacer la digestión del estropajo engullido, la manada mediática de pedigrí  zurdo ha elegido en tropel la consigna de que la “extrema derecha” se ha apoderado de la derecha democrática a la que ha convertido en un peligro de fascismo redivivo,  una consigna difundida profusamente al mas puro estilo del marxismo-leninismo totalitario.  Porque si se  anula a  Vox la alternancia se esfuma y el PSOE se adorna como protector de los valores democráticos frente a la “extrema derecha”  que emerge en Europa y ahora también en España, según dicen.

Nosotros,   “Paciencia y barajar”  como dijo D. Quijote.   Saludos Miguel.

Joaquín Sama Naharro de DEMOS 78

Queridos amigos: Gracias por vuestras bien ponderadas reflexiones sobre el resultado de las elecciones, tema que lógicamente ahora nos ocupa más que otros.  Pero antes de expresar las mías, que serán  muy breves, quisiera añadir algo sobre lo que expuse en la última reunión acerca de la supuesta superioridad moral de la izquierda.  Argumenté que, desde mi punto de vista, esa supuesta superioridad moral se basa fundamentalmente en el argumento de que la izquierda se erige en defensora de las capas más desfavorecidas, de los desamparados, los humildes, de los parias de la Tierra, y, a partir de esa premisa teórica, la izquierda se siente legitimada para todo lo que le venga en gana, habiendo cometido a lo largo de la historia las mayores barbaridades imaginables, incluso contra sus mismos seguidores, siendo, además, incapaz de crear riqueza y espacios de libertad. A esto, quisiera añadir algo que no expuse el otro día: es característica generalizada de la izquierda española, creerse a “pies juntillas” la Leyenda Negra, inventada contra ESPAÑA por Italia, Francia y los países anglosajones, principalmente, en una operación de marketing de la época, que, en base a datos parciales trató, y consiguió, desprestigiar a nuestro país, Comparando respecto a otros países la gesta de ESPAÑA y las políticas y las leyes que desarrolló allí donde estuvo, nuestro país fue muy superior desde la perspectiva humanística que el resto de países conquistadores.  El desprecio de la progresía de nuestro país a todo lo español, desde el concepto de hispanidad hasta la fiesta de los toros, pasando por nuestra propia bandera, tiene mucho que ver con esa supuesta superioridad moral que se arrogan, al erigirse también defensores, en el pretérito pasado, de aquellos desfavorecidos indígenas que dicen masacramos. Falta de instrucción ( que lean “La leyenda negra. Imperiofobia”, de Elvira Roca) y malos pensamientos, que merecen la penitencia de leer más y  elevar los corazones…

Respecto a las elecciones y el lamentable espectáculo que están dando Moreno y Marín, Marín y Moreno, en su afán por hacerse con el Poder en Andalucía, solo decir que si tuvieran altura de miras, acompañada por el necesario bagaje intelectual, podrían llegar al acuerdo de turnarse dos años cada uno en la presidencia y vicepresidencia respectivamente. Como dudo que uno solo sea capaz de resolver los graves problemas de todo tipo que aquejan a nuestra región,por muchos asesores y amiguetes que comiencen a poner,  con dos, presidente y vicepresidente, apoyándose y colaborando, lo tendrían más fácil, además, de dar una extraordinaria lección al resto del país,  lección de renuncia a la poltrona más alta, y, ejemplo de generosidad y entrega al servicio a la sociedad,  sin cegueras ideológicas ni de otro tipo, y sin otro interés que ser útiles. Si fueran capaces de conducir a Andalucía de este modo, estoy convencido que en las siguientes elecciones, arrasarían…con permiso de VOX, que es probable engulla al PP.

Si cegados por la ambición de Poder no fueran capaces de llegar a un entendimiento, propongo que se les suba a cada uno en un asno, se espante a ambos mollinos, y aquel asno que llegue más lejos haga acreedor de la presidencia de la Junta a la carga que lleva encima.

Saludos afectuosos.

Joaquín Sama.

José Soldado, presidente de DEMOS 78. 06.12.2018

Es imprescindible para la adecuada higiene democrática que el pacto que se fragüe en Andalucía sea antagónico con el partido saliente.

En cuanto a la presencia de Vox sí creo que subirá exponencialmente, quizá no tanto como para tragarse al PP. Ahora bien, si C,s consiguiera hacerse con el “centro” y Vox con la derecha nacionalista  ¿que espacio le quedaría al PP?

En cuanto a las causas…Lo dije en su momento (al año de ganar Rajoy y ver su deriva) y lo repito ahora: Rajoy debió aprovechar su mayoría absoluta (para eso la recibió) y hacer reformas estructurales (eliminar municipios, administración paralela, gastos suntuosos, etc) para reducir el gasto público y eliminar trabas al crecimiento económico (bajar impuestos, liberar mercados, etc). No sólo no las hizo sino que lo mantuvo el déficit al no reducir si o si  el gasto, se disparó la deuda (100% PIB) y los impuestos. Hizo lo que hace un buen estatista (mantener privilegios burocráticos a costa de lo que sea). Esa dejación de sus obligaciones respecto al verdadero interés general es la causa mediata de que perdiera ignominiosamente el puesto, pues al traicionar a su electorado (que votó un programa que era justo lo contrario de lo que hizo luego) y los intereses generales que exigían reformas de calado reduciendo drásticamente grasa estatal, se quedó sólo, como el alce cojo…fácil presa…

Por  lo que veo ahora en su programa Vox es un partido nacionalista español (esa es la segunda razón de su éxito: su hostilidad frente a otros nacionalismos antiespañoles), conservador o tradicionalista en cuestiones morales y, curiosamente, con el programa económico más liberal de los ofertados, lo que le aleja del estatismo a ultranza que caracteriza al fascismo (también a los socialismos). Esa identificación interesada entre Estado y Nación (o “el proletariado” en caso de los comunismos cfr. Cuba, URSS, Corea del Norte, etc), donde siempre gana el Estado . No. Vox (hoy por hoy) es básicamente, como el PNV pero españolista y más liberal en lo económico. Su entrada en los parlamentos dará (en este momento) una imagen más fiel del soberano (el pueblo).

Algunos matices sobre lo de Vox. Me referiré a su programa electoral. Considero que los siguientes puntos son inasumibles, otros tienen tintes populistas y otros supondrian un retroceso democrático y en otros no se mojan. Sólo algunos ejemplos: punto 6 (inasumibles e inejecutable), 7, 14 a 22, 27, 28, 83 (populista), 11 (no se mojan), 33, 91, 93, 95, 96 (retroceso intolerable), 43 (nacionalista-mercantilista), 44 (o iluso desde su perspectiva de la emigración o esconde algo, pues las familias con más hijos suelen ser precisamente de inmigrantes lo que tendría efecto llamada. En todo caso populista)

Si veo interesantes los puntos 29,30,35,36,37,39,40,41,42,45,46, 47,48,49, 51, 52, 53, 61, 65, 66, 70, 74, 78, 81, 82,85, 89, 94. No se comprende porqué abogan por el cheque escolar y no por el sanitario.

Todo esto es por matizar algo el correo anterior, pues aunque promete bajadas de impuestos en realidad no dice donde bajará el gasto en esa importantísima cuantía lo que convierte la oferta en populista

Saludos, JS

XII Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación: Geoeconomía. Infraestructuras Críticas

De izda. a dcha.: Teniente coronel Blanes de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga; Director de la sede Tecnológica de Málaga de la UNIA, Francisco González Fajardo; Director del Foro, Coronel Vidal Delgado; y Manuel Compán Luque, Comisario Jefe de la Brigada Provincial de Información.

Video de inauguración. Cortesía UNIA.

A continuación se recogen los videos de todos los ponentes:

Día 14: EL TERRORISMO Y LAS INFRAESTRUCTURAS CRÍTICAS

Antonio Hernando. Situación en España de la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. UNIA Málaga 2018

Antonio Hernando. Cortesía de la UNIA

Luis Miguel Salvador. Una visión de la lucha contra el terrorismo. UNIA Málaga 2018

Luis MIguel Salvador. Cortesía UNIA

Fernando J. Sánchez. El CNPIC en su lucha contra el terrorismo. UNIA Málaga 2018

Fernando J. Sánchez. Cortesía UNIA

Pilar Rangel. Geoeconomía, Geopolítica y Terrorismo en el Sahel. UNIA Málaga 2018

Pilar Rangel Rojas. Cortesía de la UNIA

Día 15: PROTECCIÓN DE LAS INFRAESTRUCTURAS CRÍTICAS DEL SECTOR FINANCIERO

Fernando Morilla. El espacio marítimo como clave para el libre comercio en un contexto de “guerra comercial”. UNIA Málaga 2018

Fernando Morilla García. Cortesía UNIA

José Mª López Jiménez. El Sistema Financiero visto desde la perspectiva de la Estrategia de Seguridad Nacional 2017. UNIA Málaga 2018

José María López Jiménez. Cortesía UNIA

Rafael Vidal. El marco regulatorio de las infraestructuras críticas. UNIA Málaga 2018

Transparencias ponencia de Rafael Vidal: “El marco regulatorio de las Infraestructuras Críticas”

Rafael Vidal Delgado. Cortesía UNIA

Día 16: GEOECONOMÍA Y GEOPOLÍTICA DEL MEDITERRÁNEO Y DEL ATLÁNTICO

Pablo Podadera. Geoeconomía y asociación estratégica en el nuevo orden multipolar. UNIA Málaga 2018

Pablo Podadera. Cortesía de la UNIA

Ignacio García Sánchez. Tendencias Geopolíticas en el Mediterráneo y Atlántico: horizonte 2040. UNIA Málaga 2018

Ignacio García Sánchez. Cortesía UNIA

Clausura XII Jornadas de seguridad, defensa y cooperación. Infraestructuras críticas, Geoeconomía. UNIA Málaga 2018.

Acto de clausura. Cortesía UNIA

Reseña del Real Club Mediterráneo del acto de clausura y firma del Acta Fundacional de la Asociación

El BREXIT se aleja y se predice un nuevo referéndum para regresar a la situación inicial. (Siempre tendremos la “piedra” en el zapato)

Brexit Is Falling Apart — Slowly

Decisions in Europe and the U.K. make their separation less likely.

Demonstrators for and against Brexit protest opposite the Houses of Parliament in London on December 5, 2018. (BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

Demonstrators for and against Brexit protest opposite the Houses of Parliament in London on December 5, 2018. (BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

Could this week mark the moment when Britain turned against Brexit? Two developments in a day of high parliamentary drama seemed to mark a sea change in the political landscape as the U.K.’s Parliament embarked on five days of debate over the terms of Britain’s withdrawal from the European Union.

First came the news that the European Court of Justice (ECJ) is likely to rule that Britain may unilaterally suspend the exit process from the EU without consulting other members—or the ECJ itself. That undermines Prime Minister Theresa May’s argument that members of Parliament face a choice between the deal she had negotiated with Brussels or an economically disastrous no-deal exit. Soon, lawmakers will probably have a third option: to push back the March 29 deadline for Britain’s departure to allow time for more talks, or a second referendum.

Later on Tuesday Parliament backed a motion put forth by anti-Brexit member of Parliament Dominic Grieve that effectively gives lawmakers control of the endgame of the Brexit process. If, as seems highly probable, May fails to achieve a majority for her exit deal due to opposition from both hardcore Brexit purists and advocates of remaining in the EU, Parliament will have the final word on what happens next. That effectively puts the disaster scenario of Britain crashing out of Europe in March with no deal off the table.

Both developments were greeted with joy by Brexit’s opponents. “Brexit: The Beginning of the End,” opined the left-leaning newspaper The Guardian in an editorial. “We now have a road map out of the Brexit shambles,” Alyn Smith, a member of the European Parliament from the Scottish Nationalist Party, told reporters Tuesday. “A bright light has switched on above an exit sign.”

The exit sign may be illuminated, but Britain’s political class is not yet stampeding for the door.

The exit sign may be illuminated, but Britain’s political class is not yet stampeding for the door.

At the end of the first day of parliamentary debate only one thing was clear—traditional party loyalty has been melted away by the blowtorch issue of Brexit. Significant numbers of usually loyal Conservative MPs deserted May to vote against the government no fewer than three times. The first two defeats came when lawmakers declared the government in “contempt of Parliament”—a legal concept similar to contempt of court—after Attorney General Geoffrey Fox refused to disclose the full legal advice that May had received over the implications of her exit deal. The third defeat was when lawmakers voted 321 votes to 299 to insist that Parliament, not the government, must have the final say on Brexit.With rebellions of this scale happening with unprecedented frequency, the chances of May cobbling together enough votes to get her deal through next Tuesday are looking increasingly remote. Over 100 members of her own party, by some estimates, have registered their opposition. Both passionate Brexiteers like former Foreign Secretary Boris Johnson and staunch supporters of “remain” such as his brother, former Transport Minister Jo Johnson, have vowed to vote down May’s deal for the same reason—it places Britain in the position of accepting all the EU’s legislation as the price of continuing access to its tariff-free single market, but without any say in shaping that legislation in the future. And continued membership of the EU’s Customs Union will also prevent the U.K. from striking independent trade deals with the rest of the world.

“There are arguments for remaining in the EU and arguments for leaving. But there is no case whatever for giving up the benefits of remaining without obtaining the benefits of leaving,” former Governor of the Bank of England Mervyn King wrote in Bloomberg on Tuesday. “It simply beggars belief that a government could be hell-bent on a deal that … [gives] the EU both the right to impose laws on the U.K. indefinitely and a veto on ending this state of fiefdom. … That is the worst of all worlds.”

Even more dangerously for the government, Conservative parliamentarians seem to be losing their fear of defying their own party. “I have never seen such a mood of rebellion in the House [of Commons],” said one three-term Conservative MP who is considering voting against May’s Brexit deal next week. “I wouldn’t call any of [the government’s] defeats today exactly seismic. But I get the feeling that the government whips are starting to brick it [become extremely nervous]. They’ve been counting on party loyalty to somehow get everyone behind May’s deal. But members are getting into the habit of ignoring the whips. … That gets contagious.”

Certainly the news that Britain will probably be able to suspend Brexit marks a major tipping point in the debate. On Tuesday the European Court of Justice’s advocate general, Campos Sánchez-Bordona, formally submitted a legal opinion that any EU member state had the right to unilaterally suspend Article 50—the clause in the European Constitution that covers exiting the EU. The ECJ, meeting in emergency session in Luxembourg, customarily upholds the opinions of its advocate general and is due to rule before Christmas. Confirmation that Parliament has the option of delaying the whole process will mean that “the terms of the Brexit debate have fundamentally shifted,” according to anti-Brexit Labour MP Chris Bryant. Or, as one senior government adviser not authorized to speak on the record quipped, “kicking the can down the road? How could any British politician resist?”

Procrastination may have its attractions as a political tactic—but Parliament nonetheless faces some hard choices if it rejects May’s deal next week. Momentum behind holding a second referendum on Brexit—described by its advocates as the People’s Vote movement—has grown since 700,000 demonstrators marched on Parliament last month to support it. May has, so far, rejected all calls for a second plebiscite as an attempt to “overturn the will of the British people.” And the opposition Labour Party has so far refused to officially back a People’s Vote, insisting that its first preference was a new general election. But if Labour’s attempt to unseat the government in a no-confidence motion fails, the party’s second in command John McDonnell said last week that Labour backing for a People’s Vote would become “inevitable.”

05.12.02018. FP

Blair, Clegg y Major emprenden una misión “diplomática” en Europa para intentar frenar el Brexit

Manifestantes británicos anti-Brexit, en Dover. ADRIAN DENNISAFP

Mientras Theresa May libra su pulso personal con Bruselas y con los rebeldes de su propio partido, el ex primer ministro conservador John Major ha unido fuerzas con el ex premier laborista Tony Blair y con el ex viceprimer ministro liberal-demócrata en una suerte de “misión diplomática” para persuadir a los líderes europeos de que el Brexit se puede frenar.

“No estamos intentando subvertir las negociaciones, pero nos estamos asegurando de que los líderes europeos reciban información sobre la política británica y no solo la información que les da el Gobierno”, aseguran a The Guardian fuentes internas de la “misión”, que se reúne semanalmente los miércoles por la mañana.

Las reuniones son aparentemente presididas por el diputado laborista Chuka Umunna, el rostro más visible de la campaña Peoples Vote para un segundo referéndum de la UE. La campaña ha designado incluso a un ex miembro de la Comisión Europea, Tom Cole, como enlace con las embajadas de los 27 en Londres.

Los tres “mosqueteros” anti-Brexit actúan en cualquier caso a título personal y sin el respaldo oficial de sus partidos. El más activo en las últimas semanas ha sido Nick Clegg, que ha mantenido contactos en los últimos días con el primer ministro holandés Mark Rutte, con el presidente del Bundestag Wolfgang Wolfgang Schäuble y con el minisitro de Economía alemán Sigmar Gabriel y con el equipo de política exterior del presidente Emmanuel Macron en París.

El propósito de estas visita es persuadir a los líderes europeos de que la opción de permanencia en la UE sigue siendo viable“, declaró Clegg a The Guardian desde su reciente parada en Italia. “Los políticos europeos tienen que estar preparados ante de la posibilidad de que el Reino Unido no sea capaz de entregar a los británicos un Brexit que funcione. La cuestión es presionarles para una extensión del Artículo 50 más allá de marzo, de modo que los negociadores puedan disponer de tiempo para preparar incluso una legislación para un nuevo voto popular”.

Tony Blair tampoco se ha quedado atrás. El 18 de julio pasado se reunió personalmente con el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier. Aparte de su controvertido encuentro con el ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, mantuvo reuniones recientemente con las altos cargos políticos en Alemania y Austria.

El más discreto es de momento el conservador John Major, con quien Blair ya unió fuerzas durante la campaña del referéndum para advertir de la amenaza del Brexit para el proceso de paz en Irlanda del Norte. Major, que en su día plantó cara a los “rebeldes” del Tratado de Maastricht, sigue siendo una de las voces más críticas contra la salida de de la UE.

Las noticias sobre la misión “diplomática” anti-Brexit llegan entre las señales, cada vez más claras, de una profunda división dentro de las filas del Brexit “duro” que ha logrado conjurar de momento la rebelión contra Theresa May. Los principales cabecillas de la supuesta “insurección” -el ex secretario de Estado Boris Johnson y el diputado ultraconservador Jacob Rees-Mogg- se han desmarcado de la intentona capitaneada esta semana por parlamentarios de segunda fila como Anne Marie Morris, Andrew Bridgen o James Duddridge. Aparentemente, tan solo 35 diputados conservadores estarían dispuestos a apoyar de impulsar de momento una moción de confianza contra la líder conservadora, frente al mínimo requerido del 15% (48).

May se ha apuntado además esta semana un tanto muy notorio. La llegada a la dirección del Daily Mail de Geordie Greig (partidario en su día de la permanencia), en sustitución del veterano y brexitero Paul Dacre, le permite contar a partir de ahora con un potente aliado dentro de la prensa conservadora. Geordie Greig ha cerrado filas apoyando de entrada el plan de May para el Brexit, el Acuerdo de Chequers, y calificando a los brexiteros “duros” como “conspiradores que quieren clavar el puñal a la Primera Ministra”.

  1. Boris Johnson apadrina el plan de ruptura total con Bruselas para el Brexit
  2. Boris Johnson y Theresa May se declaran la guerra
  3. El Banco de Inglaterra dice que un Brexit sin acuerdo hundirá hasta un 35% el precio de la vivienda

14.09.2018. El Mundo

 

Siete días en Política Exterior: Merkel, Alemania y la política exterior de España

La huella de Merkel en política exterior, Judy Dempsey

La Unión Demócrata Cristiana elige al sucesor de Merkel. Aprovechamos para repasar el legado en política exterior de la canciller, que pudo no tener perspectiva estratégica, pero sí un compromiso inquebrantable con los valores y la libertad. Leer más…

¿Un nuevo eje europeo? La sintonía entre España y Alemania, Ángela Bethencourt

El nuevo escenario tras el Brexit invita a España a asumir un liderazgo más fuerte en Europa, para el cual la sintonía con Alemania es clave. La asimetría de la relación bilateral, sin embargo, no pondrá las cosas fáciles. Leer más…

La política exterior de la España constitucional, Josep Borrell

Lo que hoy vemos como un resultado inevitable de la evolución histórica es fruto de delicados equilibrios que materializaron la idea de una Constitución como decisión colectiva de un pueblo sobre su convivencia futura. Leer más…

#ISPE: El conflicto ‘congelado’ en Ucrania se caldea

Rusia no ha hecho ninguna concesión significativa a los ucranianos y apenas ha cumplido los acuerdos de Minsk de 2014, que sobre el papel cesaron las hostilidades. Ahora tiene el mar de Azov, compartido por Kiev y Moscú, en el punto de mira. Leer más…

Agenda Exterior: Ucrania y Rusia

El último órdago de Putin en Ucrania –bloquear el estrecho de Kerch– ha reactivado una guerra “congelada” que ya se ha cobrado más de 10.000 vidas. Preguntamos a los expertos cómo debe Europa abordar este conflicto no resuelto. Leer más…

Corrupción y conflicto: van de la mano (Artículo de la NATO Review)

La corrupción ha sido un elemento básico de los debates sobre el desarrollo desde mediados de los años noventa. Sus efectos corrosivos están bien documentados: la corrupción arraigada impide el crecimiento económico inclusivo, desvía la ayuda y subvierte la ayuda internacional para el desarrollo. Pero una consecuencia igualmente importante de la corrupción generalizada es mucho menos reconocida y mucho menos estudiada: su impacto en la seguridad nacional e internacional. Por eso la corrupción le importa a la OTAN.

Hombres iraquíes se manifiestan contra la corrupción y los servicios deficientes en la Plaza Tahrir, en el centro de Bagdad, Irak. Una investigación de ocho meses de duración realizada por el Comité Parlamentario Iraquí de Seguridad y Defensa, publicada en agosto de 2015, mostró que la corrupción financiera y administrativa alimentó el aumento de ISIS / Daesh y las milicias locales en Irak. © Reuters

La corrupción y la captura del estado contribuyeron al estallido de la primavera árabe y los conflictos subsiguientes. Fue un factor clave en la derrota de las fuerzas iraquíes durante la primera batalla de Mosul. Alimentó el auge de ISIS / Daesh y Boko Haram. Y ha sido utilizado como una herramienta de política exterior por algunos estados para minar activamente las instituciones en otros.

La corrupción también fue un factor clave que contribuyó a los fracasos de las intervenciones internacionales en Irak y Afganistán. La corrupción generalizada y la captura estatal por parte de redes criminales socavaron la legitimidad del gobierno afgano, redujeron su efectividad y crearon una fuente de resentimiento para su propia población. Ha impulsado el reclutamiento de talibanes, lo que hizo mucho más difícil para la Fuerza de Asistencia de Seguridad Internacional (ISAF) liderada por la OTAN (2003-2014) lograr sus objetivos de misión clave, desde la seguridad hasta la gobernanza efectiva. En las palabras de Ryan Crocker, ex embajador de los Estados Unidos en Afganistán: “ El último punto de fracaso de nuestros esfuerzos … no fue una insurgencia. Era el peso de la corrupción endémica. ”( 2016 )

En Irak, la corrupción en el reclutamiento y las promociones del ejército, la existencia de soldados fantasmas y el robo de armas y suministros hicieron que el ejército, superior sobre el papel, no estuviera armado, no tuviera personal y, en última instancia, no pudiera detener el aumento de ISIS / Daesh. Para detener a los combatientes yihadistas, las tropas internacionales tuvieron que regresar a Irak un par de años después de que concluyera la misión de entrenamiento anterior.

Y, sin embargo, los vínculos entre la corrupción y la inseguridad no se han convertido en una parte integral de los debates y planes clave relacionados con la seguridad. Incluso cuando se reconoce que la corrupción es un desafío estratégico, este reconocimiento rara vez se traduce en directrices y herramientas específicas que podrían proteger el compromiso internacional del riesgo de corrupción. Quizás aún más importante, tales medidas podrían ayudar a evitar situaciones en las que las intervenciones internacionales terminan inadvertidamente apoyando redes corruptas y viendo sus recursos desviados.

Estas consideraciones son clave para las operaciones militares que van desde la creación de capacidad de defensa hasta la estabilización, la gestión de crisis y las misiones de apoyo a la paz. Las operaciones aportan importantes cantidades de recursos, tanto tangibles (desde el mantenimiento local hasta la capacitación y el equipo) como intangibles, como el apoyo al gobierno de la nación anfitriona y las fuerzas armadas. Si los planificadores e implementadores no son cuidadosos, estos recursos pueden ser desviados y mal utilizados por redes corruptas y spoilers que se benefician del caos y la inestabilidad.

OTAN y anticorrupción

Hasta la Cumbre de Varsovia de 2016, la OTAN estaba activo en el ámbito de lucha contra la corrupción, principalmente a través de su construcción Integridad (BI) del programa , que se centra en el análisis de riesgos de corrupción en los sectores de defensa y ayuda de diseño de los programas nacionales de lucha contra la corrupción. Se produjo un cambio en Varsovia con la adopción de una política de BI , que va más allá del alcance inicial del programa. La política deja claro que la prevención y la lucha contra la corrupción deben incorporarse a las tareas clave de la Alianza: desde la defensa colectiva hasta la respuesta a la crisis y la seguridad cooperativa. Un plan de acción de BI con el objetivo de integrar las consideraciones anticorrupción en las actividades de la OTAN, seguido poco después.

La importancia de la política y el plan de acción es difícil de exagerar. En Afganistán, la misión de la ISAF no comenzó a abordar los problemas de corrupción hasta el 2007. Llevó nueve años, hasta el 2012, mitigar el impacto de la corrupción para convertirse en una línea de participación en el Plan de Operaciones de la ISAF.

Hacer caso omiso de los problemas de corrupción en la planificación y asignación de tareas dificultó el reconocimiento de sus manifestaciones y consecuencias, en particular el impacto que tuvieron los problemas de corrupción en la capacidad de la misión para cumplir sus objetivos. Esto significaba que la inyección de recursos que excedía con creces la capacidad de absorción de Afganistán no se consideraba un riesgo clave. Los contratos locales de mantenimiento, como el Contrato de Transporte de la Nación Anfitriona que alimentó a los señores de la guerra y los funcionarios corruptos, no fueron analizados por su beneficio potencial para las redes corruptas. En efecto, ISAF exacerbó los riesgos de corrupción contra los que más tarde luchó.

Durante los primeros años de su misión, la Fuerza de Asistencia de Seguridad Internacional liderada por la OTAN descuidó el impacto que los contratos locales, como la contratación de camiones locales para el transporte de suministros, tuvieron sobre la corrupción. © Reuters

Una razón para la respuesta lenta es que las fuerzas desplegadas no se utilizaron para tratar el problema de la corrupción. Era demasiado fácil considerarlo como una cuestión de desarrollo que podía esperar hasta que se estableciera la seguridad. Sin orientación como los procedimientos operativos estándar y con poca experiencia disponible, es difícil abordar un problema como la corrupción, incluso si se nota, especialmente en un entorno inseguro: cuando las balas comienzan a volar, hay poco tiempo o capacidad para pensar e implementar Mitigaciones para un riesgo desconocido.

Aquí es donde la política de BI de la OTAN puede ayudar. Si se considera un establecedor de normas y es implementado por los Aliados de la OTAN, la política puede ayudar a garantizar que se tome en cuenta la corrupción en la OTAN y en la planificación nacional para las operaciones militares. Esto, a su vez, aumentará la preparación para enfrentarlo en el teatro, identificar entornos de alto riesgo, implementar medidas de mitigación antes de desplegar tropas, monitorear el impacto de la corrupción en la misión y anotar las actividades de la misión que podrían exacerbar el impacto. Gravedad y alcance de las prácticas corruptas. También debería ayudar a los Aliados a establecer relaciones con organizaciones que puedan ayudarlos en el teatro e identificar fuentes de experiencia técnica que puedan ser de ayuda.

La importancia de la gobernanza de la defensa.

Si bien la corrupción en cualquier sector puede ser perjudicial, la corrupción en las fuerzas de defensa y seguridad, encargadas de proteger a la población y responder a la inseguridad, es particularmente perniciosa. En algunos casos, los efectos de la corrupción son visibles de inmediato, y las fuerzas de seguridad depredadoras abusan de las poblaciones para las que fueron creadas. En otros casos, el secreto y la confidencialidad que a menudo acompaña a este sector pueden ocultar los efectos de la corrupción, hasta una crisis y un fracaso a gran escala.

Cuando un militar falla, falla espectacularmente: las fuerzas ineficaces y vacías crean el espacio para que prosperen Boko Haram, ISIS / Daesh y grupos del crimen organizado. Las consecuencias son demasiado grandes para ser ignoradas por la seguridad o la comunidad de desarrollo: para que la paz y la seguridad se consoliden y creen las condiciones para el desarrollo, es necesario abordar la corrupción de la defensa y la seguridad, especialmente en los estados frágiles y afectados por conflictos. para ambos.

Una combinación de secreto, necesidades de seguridad percibidas y prestigio nacional a menudo dificulta la reforma de las instituciones de defensa y seguridad. Sin embargo, sin reformarlos, la estabilidad y la seguridad no pueden echar raíces.

En los primeros años después de la independencia en Sudán del Sur , por ejemplo, la elite gobernante desvió los ingresos del petróleo para financiar redes de patrocinio a través de los gastos del sector de defensa. Se usó un presupuesto militar inflado para pagar los salarios de 230,000 soldados y miembros de las milicias pertenecientes a varias redes de patrocinio. Mientras tanto, se incursionaron en los presupuestos de otros departamentos y se redirigieron los recursos al sector de defensa: en 2012, cuando los gastos de defensa y seguridad representaron el 35% del presupuesto de Sudán del Sur, los donantes financiaron el 75% del sector de salud de Sudán del Sur.

Durante algunos años, el sistema de patrocinio funcionó en Sudán del Sur; La lealtad fue comprada y la violencia mantenida bajo control. Pero en 2012, el aumento de los precios de la lealtad, una disputa con el gobierno sudanés por el uso de la infraestructura petrolera y una disminución global de los precios del petróleo llevaron a una disminución de la producción y menores ingresos. Esto disminuyó la capacidad del gobierno del presidente Salva Kiir para comprar la lealtad de sus oponentes, por lo que Kiir recurrió a despedir a sus oponentes. Dentro de un año, la guerra civil y la crisis humanitaria asolaron al país.

Una gobernanza de defensa robusta es especialmente importante cuando el gasto en defensa aumenta, o cuando los países amplían sus fuerzas armadas y el alcance de su política de seguridad y defensa. Actualmente, el gasto en defensa está aumentando más rápidamente en los países donde los estándares de gobernanza de defensa son más débiles. En 2016, 22 estados africanos pasaronmás del cinco por ciento de sus presupuestos en defensa, mientras que siete países gastaron más del diez por ciento. Esta es una inversión importante, que puede desviar recursos de otros servicios públicos, incluidos la salud y la educación. Pero en muchos de los países donde el gasto está aumentando, el desarrollo de mecanismos efectivos de supervisión está fallando en mantener el ritmo. Los presupuestos de defensa son en su mayoría opacos y están exentos de escrutinio externo, y las armas y equipos adquiridos rara vez están bien planificados ni contribuyen a la efectividad de las fuerzas armadas.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir (El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir (centro), desvió los ingresos del petróleo para financiar redes de patrocinio a través de un presupuesto militar inflado, que pagó los salarios de 230,000 soldados y milicianos. © Reuters

La OTAN no es un recién llegado a la difusión de altos estándares de gobierno de defensa: su aceptación de nuevos estados miembros ha estado condicionada a su adhesión al buen gobierno de sus fuerzas de defensa, incluida la supervisión democrática y civil. La Alianza, que sigue siendo una fuente importante de normas y estándares en defensa, está bien situada para ayudar a otros países a mejorar su gobierno de defensa. La nueva misión de capacitación y desarrollo de capacidades de la Alianza en Irak, por ejemplo, debe incorporar medidas para combatir la corrupción y fortalecer la gobernanza del sector de defensa de Irak. Como lo sugieren la batalla de Mosul y el surgimiento de ISIS / Daesh, limitar el impacto de la corrupción debe ser una prioridad para que las fuerzas iraquíes puedan aprovechar los avances logrados en los últimos años.

Misiones de gestión de crisis y estabilización.

En reconocimiento de que la Alianza estaba mal preparada para mitigar los riesgos de corrupción en las operaciones, la política de BI requiere que se tengan en cuenta las preocupaciones de buen gobierno y anticorrupción en todas las etapas de la planificación y ejecución operativas. Este es un desafío clave para los aliados. La investigación realizada por Transparency International (TI) ha identificado la capacidad de reconocer y mitigar los riesgos de corrupción como un vínculo débil entre los aliados de la OTAN y sus socios. Solo en tres países encontramos evidencia de doctrina que aborda la corrupción, orientación sobre adquisiciones operativas o capacitación anticorrupción para las tropas.

El rol de la OTAN como establecedor de normas podría ayudar a aumentar la preparación nacional, tanto a través de proporcionar una guía de buenas prácticas como de exponer a los oficiales a la cuestión, mientras giran a través de los sistemas de la OTAN. El Centro de Guerra Conjunta de la Alianza, por ejemplo, ha estado incorporando temas relacionados con la corrupción en los ejercicios que realizan (en los que TI – Defensa y Seguridad ha participado). Recopilado por la Guía anual sobre ejercicios del Comandante Supremo Aliado de Europa, que incluye mitigar la corrupción entre los resultados del ejercicio, e impulsado por las necesidades del cuartel general de la Estructura de la Fuerza de la OTAN, muchos de los cuales han reconocido la corrupción como un desafío, los ejercicios han sido el aspecto más visible de los intentos de la OTAN para mitigar los riesgos de corrupción. La inversión en ejercicios ya ha dado lugar a cambios en los procedimientos operativos estándar,

Los ejercicios son particularmente útiles para darse cuenta de que contrarrestar la corrupción es un problema tanto técnico como político. Sin la presión del liderazgo, es poco probable que las soluciones técnicas obtengan tracción. Sin la experiencia técnica de los funcionarios, el compromiso de alto nivel no se puede realizar, simplemente porque nadie sabrá cómo traducirlo en soluciones técnicas. En entornos donde la corrupción es un riesgo importante, tiene sentido reforzar el personal militar con expertos de otras instituciones, desde la aplicación de la ley hasta el gobierno. Sin embargo, cada sede necesita una base de conocimientos especializados, aunque solo sea para poder reconocer y definir una amenaza cuando aparezca, y saber dónde buscar ayuda.

Resiliencia aliada

El impacto de la corrupción en la seguridad nacional, la soberanía y la independencia ha sido bien ilustrado por los desarrollos en Ucrania. El ex vicepresidente de los EE. UU., Joe Biden, declaró en 2009 que “ en la última década, Rusia ha utilizado otra arma de la política exterior. Utiliza la corrupción como herramienta de coerción para mantener a Ucrania vulnerable y dependiente. Entonces prosigan esas reformas para erradicar la corrupción. No se trata solo del buen gobierno. Se trata de la autoconservación. Es sobre tu propia seguridad nacional. 

Con frecuencia, se considera que la corrupción es un cáncer, una fuerza maliciosa pero amorfa que socava el desarrollo y la seguridad. Esta interpretación, sin embargo, ignora las formas cruciales en que las prácticas corruptas pueden ser utilizadas intencionalmente, conscientemente, por un estado para socavar las elecciones y la libertad de maniobra de otro. Las vulnerabilidades de la corrupción, especialmente en los sectores clave de defensa y energía, deben verse como habilitadores para la guerra no convencional que amenaza a los aliados y socios de la OTAN.

La Residencia Mezhyhirya, la propiedad donde vivía Viktor Yanukovych cuando era Primer Ministro y luego Presidente de Ucrania, ahora es un museo que muestra el lujoso estilo de vida de Yanukovych. Huyó a Rusia después de la revolución ucraniana de 2014, que fue provocada por protestas masivas contra la corrupción. © Wikipedia

La amenaza que la corrupción puede suponer para la soberanía y la seguridad nacionales debe incorporarse en la respuesta de la OTAN a las amenazas híbridas , que actualmente parece centrarse principalmente en la desinformación y los ataques cibernéticos. Si bien estos temas no deben pasarse por alto, un enfoque en mantener instituciones de defensa resilientes que estén bien conectadas con sus poblaciones sería una contribución deseable para contrarrestar las posibles amenazas híbridas.

Muy por delante

Gracias a la política de BI y su trabajo de creación de capacidad, la OTAN se encuentra actualmente en la vanguardia de los establecimientos de seguridad y defensa con el objetivo de mitigar los riesgos de corrupción. Pero es importante no descansar en los laureles de uno; Todavía queda mucho por hacer. El progreso en los ejercicios no parece haber sido acompañado por el desarrollo de orientación estratégica y operacional, o por la actualización de las doctrinas clave para guiar a los planificadores.

La OTAN tampoco ha facilitado que las organizaciones independientes, incluida la sociedad civil, monitoreen y contribuyan a la implementación de la política. El hecho de que el plan de acción de BI no se haya hecho público significa que hay oportunidades limitadas para que las organizaciones externas contribuyan. Si bien es comprensible que algunos aspectos del plan de acción y su implementación deban permanecer clasificados, es poco probable que esto se aplique a la totalidad de los planes y acciones de la OTAN. La corrupción en la defensa y la seguridad es una preocupación compartida, una que se beneficiaría de una coalición de actores comprometidos a su alrededor, una coalición que también podría beneficiar a la Alianza en una crisis.

Como las estructuras de la OTAN incorporan preocupaciones anticorrupción en sus procedimientos, el próximo desafío es garantizar que estas normas y prácticas adoptadas a lo largo de la Alianza se reflejen en los establecimientos de defensa nacional. La política de BI hace que cualquier acción de los Aliados sea voluntaria, y aún así, mantener un alto nivel de gobierno de defensa es crucial: entre otros beneficios, ayudará a asegurar que los aumentos planificados en los presupuestos de defensa de los Aliados hasta el dos por ciento del PIB se gasten bien. Las consultas entre iguales y la experiencia entre iguales es una forma clave de mantener y mejorar la capacidad institucional.

Los ejercicios también podrían convertirse en un vehículo para difundir normas y prácticas anticorrupción entre los aliados. Sin embargo, para eso, la anticorrupción podría convertirse en un elemento de los requisitos formales de certificación de la OTAN. La Alianza también tendría que desarrollar una variedad de escenarios anticorrupción y capacitar a evaluadores que puedan identificar los desafíos y asesorar sobre las mejores prácticas.

El desafío final para el trabajo anticorrupción de la OTAN es la cooperación con otras instituciones, especialmente con la Unión Europea. La Dirección General de Negociaciones de Vecindad y Ampliación (DG NEAR) de la Comisión Europea patrocina actualmente el programa BI de la OTAN, reconociendo que la gobernanza de la defensa es un factor clave para la seguridad y estabilidad sostenibles. Sin embargo, se podría hacer más, incluido el trabajo conjunto sobre la incorporación de medidas anticorrupción en los procedimientos operativos estándar y los procesos de planificación operativa para implementaciones internacionales; cooperación en vulnerabilidades de corrupción como parte de la guerra híbrida; y fortalecimiento de la capacidad de defensa en los países socios. Con ambas organizaciones enfrentando desafíos similares, ciertamente tiene sentido buscar sinergias.

La Dra. Karolina MacLachlan es Directora Regional de Programas para Europa para la Transparencia Internacional, Defensa y Seguridad. El artículo se basa en su extenso trabajo con organismos de la OTAN y establecimientos de defensa nacional, incluida la participación en ejercicios.

Las publicaciones publicadas por TI-Defence and Security (disponibles aquí ) ofrecen un análisis más profundo de los vínculos entre corrupción e inseguridad ( La quinta columna ), los vínculos entre corrupción y extremismo violento ( The Big Spin ), que promueven la responsabilidad en la industria de la defensa. , y temas relacionados. TI-Defence and Security ha lanzado una iniciativa para promover estándares de gobernanza de defensa responsable ; en enero de 2019, publicará un conjunto de herramientas para ayudar a mitigar los riesgos de corrupción en las operaciones y el desarrollo de capacidades de defensa.

Lo que se publica en la Revista de la OTAN no representa necesariamente la posición oficial o la política de los gobiernos miembros o de la OTAN.

Corruption and conflict: hand in glove Dr Karolina MacLachlan The corrosive effects of corruption are well documented: deep-rooted corruption prevents inclusive economic growth, diverts aid and subverts international development aid. But an equally important consequence of widespread corruption is far less recognised and far less studied: its impact on national and international security. Karolina MacLachlan of Transparency International looks at the issues.