Las 9 claves para entender por qué el Estado Islámico quiere sembrar el terror en Occidente

Esta vez, la amenaza ‘llega vestida’ de integrismo radical, con indumentaria y banderas negras, ametralladoras y proclamas coránicas. Sus manifestaciones públicas de terror son crucifixiones, lapidaciones, amputaciones y ejecuciones sumarias. Así es la organización yihadista Estado Islámico (EI) –hasta hace poco denominada Estado Islámico de Iraq y el Levante–, que se ha hecho con el mando de Mosul, la segunda ciudad de Iraq, con más de 1,8 millones de habitantes, y que ha anunciado ante el resto del mundo el establecimiento de un Califato –un Estado Islámico– que abarca desde Aleppo, en el noroeste de Siria, hasta Diyala, en el este de Iraq, una superficie equivalente a la comunidad autónoma de Aragón.

Las acciones realizadas por esta organización radical de corte suní, corriente que representa al 80% de los musulmanes, suponen el mayor logro llevado a cabo por un grupo yihadista –musulmanes que buscan hacer la Guerra Santa– desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 perpetrados por Al Qaeda, en Nueva York. Aunque todavía se desconocen las cifras exactas, se estima que ya cuenta con unos 15.000 militantes, muchos de ellos extranjeros.
El Estado Islámico, que combina de forma eficaz religión, estrategia política e inteligencia militar, defiende la aplicación de la sharia –la ley Islámica–, y la eliminación de aquellos que sean contrarios a sus ideas, incluidos sus ‘hermanos’ musulmanes de la facción chiita. Su extremismo recuerda en ocasiones la actitud de los talibán en Afganistán y, en muy poco tiempo, ha conseguido algo que hasta hace poco parecía imposible: discutir la supremacía del yihadismo mundial a la todopoderosa Al Qaeda.

One Magazine Grupo Atenea 25.09.2014

Aprendiendo a vivir con «Trilemas»

El profesor José Manuel Domínguez presenta un problema mundial de extraordinario interés y de rabiosa actualidad, dado que día a día, en los distintos niveles de convivencia: individual, familiar, social, político y económico, nos enfrentamos a lo que tradicionalmente llamábamos «la cuadratura del círculo».
Reflexionar sobre el contenido de esta columna, ayudará a entender mejor algunas de las decisiones que en los distintos niveles de convivencia hay que tomar. No se pueden alcanzar todos los objetivos ni contentar a todos.
Junto con el artículo, se incluyen imágenes de internet, que surgen al investigar sobre «el trilema político»

Sur de Málaga. La Tribuna. Edición de 19.09.2014

Trilemas
Trilemas

 

El Gobierno baraja una intervención militar en Libia junto con Francia

Informes de inteligencia –del CIFAS y el CNI- insisten desde hace meses en el riesgo de que se instale en el ‘patio trasero’ de España una réplica del Estado Islámico
Libia es en estos momentos el mayor motivo de preocupación para la seguridad española. Así lo certifican los informes que durante los últimos meses ha recibido el Gobierno, que definen la situación como un “polvorín a punto de estallar”. La amenaza es de tal magnitud que no se descarta una intervención militar junto a Francia.

El Confidencial Digital. 18.09.2014

Irán se prepara para una transición de liderazgo

15 DE SEPTIEMBRE 2014 | 0436
Resumen


Aunque Irán ha estado transmitiendo fotos y videos de altos funcionarios del Estado y dignatarios extranjeros que visitan al Líder Supremo,el Ayatolá Ali Jamenei, en el hospital, la salud del hombre que ha ocupado el cargo más poderoso de la República Islámica sigue siendo poco clara. La inusual gestión de la información pública de lo que se ha descrito como una cirugía de próstata, sugiere que Teherán podría estar preparando a la nación y al mundo para una transición a un tercer Líder Supremo. Los esfuerzos para proyectar una atmósfera de normalidad y ocultar las preocupaciones entre los actores destacados del sistema político iraní, no consiguen esconder el vacío de poder que se está generando, en el mismo tiempo en que la República Islámica de Irán se encuentra comprometida en una difícil encrucijada geopolítica.
Análisis

Este proceso de transición llega en el momento más crucial en la historia de 35 años de la República Islámica debido a los cambios domésticos sin precedentes de las políticas en curso y sobre todo,debido a la situación internacional del Oriente Medio.
La elección del presidente conservador pragmático Hassan Rouhani en las elecciones de junio de 2013, llevó a un programa de reforma social, política y económica que encontró una considerable resistencia desde dentro de las facciones de extrema derecha y de los órganos de la Administración y de la Seguridad. El mayor problema entre el bando presidencial y sus opositores es el proceso en curso de las negociaciones con Estados Unidos sobre el programa nuclear iraní.
Las conversaciones nucleares y Siria
Después de un avance sin precedentes en noviembre de 2013, donde se llegó a un acuerdo provisional, el proceso de negociación sufrió un revés importante, al no llegar a un acuerdo final en la fecha límite del 20 de julio 2014, aunque el plazo para las negociaciones se extendió posteriormente al 24 de noviembre 2014.
Se esperaba algún tipo de acuerdo de alcance parcial, en las rápidas charlas realizadas durante la sesión inaugural de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York el 18 de septiembre, pero no fue posible.
Un ambiente de pesimismo en Teherán ya había sido detectado a traveés de altos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores que prepararon de antemano a los medios de comunicación para la eventualidad de que las conversaciones pudieran fracasar. El riesgo de fracaso proviene del hecho de que Rouhani no puede ir muy lejos en la aceptación de límites a la capacidad de Irán a desarrollar un programa nuclear civil, ya que sus opositores de la línea dura podrían obtener ventajas en la lucha política interna de Irán. Fuentes de Stratfor dicen que Rouhani no quería asistir a la Asamblea General de este año, pero los informes del ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad-Javad Zarifi, convencieron al presidente de que su visita podría ayudar al proceso de negociación.
Como si las dificultades en las negociaciones en sí no fueran suficiente problema para Rouhani, la decisión de Estados Unidos de apoyar a las fuerzas rebeldes en Siria en la que, el régimen de Assad, aliado de Irán, añadió un nuevo problema importante para Teherán. Posteriormente, al conflicto de los intereses estadounidenses e iraníes se superpuso la amenaza en Irak del Estado Islámico (IS).
Por otra parte en la Siria aliada de Irán. los Estados Unidos cuentan con actores anti-iraníes para luchar contra el IS y el gobierno de Obama busca derrocar al régimen de Assad.
En consecuencia, menos de un año después de que los dos lados se embarcaron en un acercamiento, las tensiones parecen estar volviendo.
Un nuevo Líder Supremo
En la parte superior de este factor de estrés, las incertidumbres que rodean la salud de Jamenei han cambiado las prioridades de Irán en la búsqueda de un nuevo Líder Supremo.
La forma inusual en el que Teherán continúa informando cuasi telegráficamente sobre la hospitalización de Jamenei para demostrar que todo está bien – mientras al mismo tiempo preparando psicológicamente al país y al mundo exterior para el cambio inevitable – junto con el lanzamiento (aún no verificado) por WikiLeaks, de un cable diplomático de Estados Unidos informando de que el líder supremo sufría de cáncer terminal, sugiere que la clase política en Teherán se prepara para una sucesión. Jamenei por sí mismo querría preparar una sucesión antes de que él ya no pueda llevar a cabo sus responsabilidades oficiales.
Antes de que Jamenei fuese elegido líder supremo en 1989, la idea de un cuerpo clerical colectivo estaba en boga entre muchos clérigos. El segundo clérigo más influyente del país, el ayatolá Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, en varias ocasiones ha propuesto un «consejo jurisprudencial» que consta de varios clérigos superiores como una alternativa al concepto de Líder Supremo. Su propuesta no ha ganado muchos adeptos, pero con la sucesión inminente, podría parecer más atractivo como un compromiso en el caso de que las facciones rivales no puedan llegar a un consenso.
Constitucionalmente, un consejo de dirección provisional se hará cargo si el Líder Supremo titular ya no es capaz de llevar a cabo sus funciones, hasta que la Asamblea de Expertos elija a un sucesor. Considerando la división en facciones de la élite política iraní, es normal asumir que el proceso para reemplaza ra Jamenei se ve empañado por una importante lucha entre los diversos campos que conforman el establishment conservador. Después de todo, esta es una oportunidad extremadamente complicada para los que buscan el cambio y para aquellos que buscan la continuidad para dar forma al futuro de la república.
Para la línea dura, ya profundamente nerviosa por lo que ven como un camino moderado extremadamente preocupante adoptado por Rouhani, es imprescindible que el próximo líder supremo no sea simpatizante del presidente. Desde su punto de vista, Jamenei ha dado al gobierno demasiado margen de maniobra. Por su parte, Rouhani sabe que si sus oponentes se salen con la suya en la transición, los problemas que promueven su agenda de la política interior y exterior podrían aumentar de forma exponencial.

Posibles Sucesores
La Guardia Revolucionaria Islámica, fuerza ideológica militar de elite del país, sin duda va a jugar, un papel clave en quién va a ser el Líder Supremo. Del mismo modo, el establecimiento religioso de Qom definitivamente tendrá algo que decir en el asunto. Los clérigos de la época revolucionaria que han dominado durante mucho tiempo la clase política son una especie en extinción, y la Asamblea de Expertos no quieren nombrar a alguien de edad avanzada, ya que esto conduciría rápidamente a otra sucesión.
Stratfor ha sabido que los posibles sustitutos de Jamenei son el ex jefe judicial ayatolá Mahmoud Hashemi Shahroudi, un clérigo cercano a Jamenei y conocido por sus relativas posturas moderadas . También incluyen a Hassan Jomeini, el nieto mayor del fundador de la República, el ayatolá Ruhollah Jomeini. Él está cerca del pragmático conservadurismo del presidente y los reformistas, pero su pedigrí y su relativamente joven edad, 42 años, pueden no compensar sus relativa inclinación hacia Khamenei Por último, se incluye el jefe judicial actual Mohammed-Sadegh Larijani, el hermano menor del altavoz del Parlamento, Ali Larijani, que algunos creen que es el candidato preferido de la Guardia Revolucionaria Islámica.
La clave que rodea al problema que genera la sucesión del Líder Supremo es que el grupo de posibles candidatos para elegir un posible sucesor es muy pequeño : La mayoría de los clérigos tienen falta de habilidades políticas falta, mientras que a los que tienen habilidad política les faltan los requisitos de las credenciales religiosas.
Jomeini fue el único que tenía sólidas credenciales como erudito religioso señalado, pero también tenía credenciales políticas sólidas dado su liderazgo de largo plazo en el movimiento que culminó en el derrocamiento del sha en 1979. Después de él nadie ha tenido esas dos cualidades. Jamenei era un clérigo con rango menor a la categoría de ayatolá, poco antes de asumir el papel de Líder Supremo y a pesar de que ha demostrado gran perspicacia política desde entonces, tuvo siempre muchos detractores y ha tenido que que pelear siempre desde la época de Jomeini en1987, con el sucesor designado por éste, el ayatolá Hossein- Ali Montazeri.
El que tome el relevo de Jamenei no será una excepción a esto, y tendrá que ser capaz de manejar las rivalidades entre facciones en uno de los momentos más críticos en la evolución de la República Islámica.

La traducción no es muy buena por los que se añaden noticias originales:

Democracy Digest 15.09.2014

Stratfor 15.09.2014