El BREXIT se aleja y se predice un nuevo referéndum para regresar a la situación inicial. (Siempre tendremos la “piedra” en el zapato)

Brexit Is Falling Apart — Slowly

Decisions in Europe and the U.K. make their separation less likely.

Demonstrators for and against Brexit protest opposite the Houses of Parliament in London on December 5, 2018. (BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

Demonstrators for and against Brexit protest opposite the Houses of Parliament in London on December 5, 2018. (BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

Could this week mark the moment when Britain turned against Brexit? Two developments in a day of high parliamentary drama seemed to mark a sea change in the political landscape as the U.K.’s Parliament embarked on five days of debate over the terms of Britain’s withdrawal from the European Union.

First came the news that the European Court of Justice (ECJ) is likely to rule that Britain may unilaterally suspend the exit process from the EU without consulting other members—or the ECJ itself. That undermines Prime Minister Theresa May’s argument that members of Parliament face a choice between the deal she had negotiated with Brussels or an economically disastrous no-deal exit. Soon, lawmakers will probably have a third option: to push back the March 29 deadline for Britain’s departure to allow time for more talks, or a second referendum.

Later on Tuesday Parliament backed a motion put forth by anti-Brexit member of Parliament Dominic Grieve that effectively gives lawmakers control of the endgame of the Brexit process. If, as seems highly probable, May fails to achieve a majority for her exit deal due to opposition from both hardcore Brexit purists and advocates of remaining in the EU, Parliament will have the final word on what happens next. That effectively puts the disaster scenario of Britain crashing out of Europe in March with no deal off the table.

Both developments were greeted with joy by Brexit’s opponents. “Brexit: The Beginning of the End,” opined the left-leaning newspaper The Guardian in an editorial. “We now have a road map out of the Brexit shambles,” Alyn Smith, a member of the European Parliament from the Scottish Nationalist Party, told reporters Tuesday. “A bright light has switched on above an exit sign.”

The exit sign may be illuminated, but Britain’s political class is not yet stampeding for the door.

The exit sign may be illuminated, but Britain’s political class is not yet stampeding for the door.

At the end of the first day of parliamentary debate only one thing was clear—traditional party loyalty has been melted away by the blowtorch issue of Brexit. Significant numbers of usually loyal Conservative MPs deserted May to vote against the government no fewer than three times. The first two defeats came when lawmakers declared the government in “contempt of Parliament”—a legal concept similar to contempt of court—after Attorney General Geoffrey Fox refused to disclose the full legal advice that May had received over the implications of her exit deal. The third defeat was when lawmakers voted 321 votes to 299 to insist that Parliament, not the government, must have the final say on Brexit.With rebellions of this scale happening with unprecedented frequency, the chances of May cobbling together enough votes to get her deal through next Tuesday are looking increasingly remote. Over 100 members of her own party, by some estimates, have registered their opposition. Both passionate Brexiteers like former Foreign Secretary Boris Johnson and staunch supporters of “remain” such as his brother, former Transport Minister Jo Johnson, have vowed to vote down May’s deal for the same reason—it places Britain in the position of accepting all the EU’s legislation as the price of continuing access to its tariff-free single market, but without any say in shaping that legislation in the future. And continued membership of the EU’s Customs Union will also prevent the U.K. from striking independent trade deals with the rest of the world.

“There are arguments for remaining in the EU and arguments for leaving. But there is no case whatever for giving up the benefits of remaining without obtaining the benefits of leaving,” former Governor of the Bank of England Mervyn King wrote in Bloomberg on Tuesday. “It simply beggars belief that a government could be hell-bent on a deal that … [gives] the EU both the right to impose laws on the U.K. indefinitely and a veto on ending this state of fiefdom. … That is the worst of all worlds.”

Even more dangerously for the government, Conservative parliamentarians seem to be losing their fear of defying their own party. “I have never seen such a mood of rebellion in the House [of Commons],” said one three-term Conservative MP who is considering voting against May’s Brexit deal next week. “I wouldn’t call any of [the government’s] defeats today exactly seismic. But I get the feeling that the government whips are starting to brick it [become extremely nervous]. They’ve been counting on party loyalty to somehow get everyone behind May’s deal. But members are getting into the habit of ignoring the whips. … That gets contagious.”

Certainly the news that Britain will probably be able to suspend Brexit marks a major tipping point in the debate. On Tuesday the European Court of Justice’s advocate general, Campos Sánchez-Bordona, formally submitted a legal opinion that any EU member state had the right to unilaterally suspend Article 50—the clause in the European Constitution that covers exiting the EU. The ECJ, meeting in emergency session in Luxembourg, customarily upholds the opinions of its advocate general and is due to rule before Christmas. Confirmation that Parliament has the option of delaying the whole process will mean that “the terms of the Brexit debate have fundamentally shifted,” according to anti-Brexit Labour MP Chris Bryant. Or, as one senior government adviser not authorized to speak on the record quipped, “kicking the can down the road? How could any British politician resist?”

Procrastination may have its attractions as a political tactic—but Parliament nonetheless faces some hard choices if it rejects May’s deal next week. Momentum behind holding a second referendum on Brexit—described by its advocates as the People’s Vote movement—has grown since 700,000 demonstrators marched on Parliament last month to support it. May has, so far, rejected all calls for a second plebiscite as an attempt to “overturn the will of the British people.” And the opposition Labour Party has so far refused to officially back a People’s Vote, insisting that its first preference was a new general election. But if Labour’s attempt to unseat the government in a no-confidence motion fails, the party’s second in command John McDonnell said last week that Labour backing for a People’s Vote would become “inevitable.”

05.12.02018. FP

Blair, Clegg y Major emprenden una misión “diplomática” en Europa para intentar frenar el Brexit

Manifestantes británicos anti-Brexit, en Dover. ADRIAN DENNISAFP

Mientras Theresa May libra su pulso personal con Bruselas y con los rebeldes de su propio partido, el ex primer ministro conservador John Major ha unido fuerzas con el ex premier laborista Tony Blair y con el ex viceprimer ministro liberal-demócrata en una suerte de “misión diplomática” para persuadir a los líderes europeos de que el Brexit se puede frenar.

“No estamos intentando subvertir las negociaciones, pero nos estamos asegurando de que los líderes europeos reciban información sobre la política británica y no solo la información que les da el Gobierno”, aseguran a The Guardian fuentes internas de la “misión”, que se reúne semanalmente los miércoles por la mañana.

Las reuniones son aparentemente presididas por el diputado laborista Chuka Umunna, el rostro más visible de la campaña Peoples Vote para un segundo referéndum de la UE. La campaña ha designado incluso a un ex miembro de la Comisión Europea, Tom Cole, como enlace con las embajadas de los 27 en Londres.

Los tres “mosqueteros” anti-Brexit actúan en cualquier caso a título personal y sin el respaldo oficial de sus partidos. El más activo en las últimas semanas ha sido Nick Clegg, que ha mantenido contactos en los últimos días con el primer ministro holandés Mark Rutte, con el presidente del Bundestag Wolfgang Wolfgang Schäuble y con el minisitro de Economía alemán Sigmar Gabriel y con el equipo de política exterior del presidente Emmanuel Macron en París.

El propósito de estas visita es persuadir a los líderes europeos de que la opción de permanencia en la UE sigue siendo viable“, declaró Clegg a The Guardian desde su reciente parada en Italia. “Los políticos europeos tienen que estar preparados ante de la posibilidad de que el Reino Unido no sea capaz de entregar a los británicos un Brexit que funcione. La cuestión es presionarles para una extensión del Artículo 50 más allá de marzo, de modo que los negociadores puedan disponer de tiempo para preparar incluso una legislación para un nuevo voto popular”.

Tony Blair tampoco se ha quedado atrás. El 18 de julio pasado se reunió personalmente con el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier. Aparte de su controvertido encuentro con el ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, mantuvo reuniones recientemente con las altos cargos políticos en Alemania y Austria.

El más discreto es de momento el conservador John Major, con quien Blair ya unió fuerzas durante la campaña del referéndum para advertir de la amenaza del Brexit para el proceso de paz en Irlanda del Norte. Major, que en su día plantó cara a los “rebeldes” del Tratado de Maastricht, sigue siendo una de las voces más críticas contra la salida de de la UE.

Las noticias sobre la misión “diplomática” anti-Brexit llegan entre las señales, cada vez más claras, de una profunda división dentro de las filas del Brexit “duro” que ha logrado conjurar de momento la rebelión contra Theresa May. Los principales cabecillas de la supuesta “insurección” -el ex secretario de Estado Boris Johnson y el diputado ultraconservador Jacob Rees-Mogg- se han desmarcado de la intentona capitaneada esta semana por parlamentarios de segunda fila como Anne Marie Morris, Andrew Bridgen o James Duddridge. Aparentemente, tan solo 35 diputados conservadores estarían dispuestos a apoyar de impulsar de momento una moción de confianza contra la líder conservadora, frente al mínimo requerido del 15% (48).

May se ha apuntado además esta semana un tanto muy notorio. La llegada a la dirección del Daily Mail de Geordie Greig (partidario en su día de la permanencia), en sustitución del veterano y brexitero Paul Dacre, le permite contar a partir de ahora con un potente aliado dentro de la prensa conservadora. Geordie Greig ha cerrado filas apoyando de entrada el plan de May para el Brexit, el Acuerdo de Chequers, y calificando a los brexiteros “duros” como “conspiradores que quieren clavar el puñal a la Primera Ministra”.

  1. Boris Johnson apadrina el plan de ruptura total con Bruselas para el Brexit
  2. Boris Johnson y Theresa May se declaran la guerra
  3. El Banco de Inglaterra dice que un Brexit sin acuerdo hundirá hasta un 35% el precio de la vivienda

14.09.2018. El Mundo

 

España, el Brexit y Gibraltar

Pedro Sánchez asegura que España votará en contra del acuerdo del …

https://www.elmundo.es › Inicio › Internacional

  1. hace 16 horas – El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asegurado hoy que España votará en contra del acuerdo de salida del Brexit si no se …

Sánchez amenaza con votar contra el acuerdo del Brexit por Gibraltar …

https://elpais.com › Internacional

  1.  España exige aclarar que la colonia británica no forma parte de Reino Unido. … Sánchez amenaza con votar contra el acuerdo del Brexit por Gibraltar … El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, interviene en la …

Brexit Gibraltar | Sánchez confirma que España votará no al acuerdo …

www.rtve.es › Noticias › España

  1. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este lunes que España votará en contra del acuerdo alcanzado entre Reino Unido …

Sánchez: España votará contra el Brexit si no hay cambios sobre …

https://mundo.sputniknews.com/espana/201811201083547282-gibraltar-y-acuerdo-d…

  1. MADRID (Sputnik) — El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, confirmó que España votará en contra del principio de acuerdo …

España votará “no” al acuerdo del Brexit si no hay cambios sobre …

https://www.europapress.es/…/noticia-sanchez-dice-espana-votara-no-acuerdo-brexit-s…

  1.  El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este martes de … votará‘no’ al Brexit si no hay cambios”, ha avisado, para añadir a …

Brexit: Sánchez presiona a Juncker y Tusk para forzar el cambio en el …

https://www.elconfidencial.com/espana/…/pedro-sanchez-juncker-donald-tusk-acuerd…

  1. El propio Pedro Sánchez se está fajando para propiciar esa … ya advirtió de que “España votará no” al borrador de acuerdo del Brexit si no se …

Pedro Sánchez avisa de que rechazará el acuerdo del Brexit si no hay …

https://www.lavanguardia.com/…/pedro-sanchez-rechazar-acuerdo-brexit-cambios-gib…

  1. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Spain Summit … hoy que “España votará que no” al borrador del acuerdo del Brexit si no se … aclara algo para nosotros fundamental: Gibraltar no pertenece al Reino Unido”.

13.07.2016 Cinco Dias por Joaquin Abos

26.07.2017 Cinco Dias por Joaquín Abós

Un nuevo referéndum: an exit for Brexit?

La posibilidad de celebrar un nuevo referéndum acerca de la salida o la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE) parece haber ganado enteros en las últimas semanas. Los partidarios de una nueva consulta están intensificando su presencia en los medios de comunicación y en las calles. Al mismo tiempo, quienes respaldan la salida aprobada en la votación de 2016 o dan por válido y legítimo aquel resultado no vislumbran tal opción, e incluso otros llegan a cuestionar la licitud de la estrategia de recurrir a reiteradas votaciones hasta alcanzar el objetivo deseado.

En la entrada publicada en este blog el pasado mes de agosto (18-8-2018) hacía alusión al complejo panorama existente en torno al Brexit y ponderaba las posibilidades de habilitar un segundo referéndum.

Personalmente, desde un primer momento me llamó la atención que una decisión tan trascendental como aquélla no se sometiera a alguna mayoría reforzada o, al menos, a la de mayoría del censo. Contra la exigencia de mayoría reforzada puede objetarse que no respetaría el espíritu de la regla de la mayoría simple, entendida como la esencia de la democracia. En el otro lado de la balanza, fiar a ese criterio, sin ninguna matización, una cuestión tan crucial puede abocar, como así ha sucedido, a provocar profundas divisiones en el seno de la sociedad.

Por otro lado, aun cuando, una vez definidas las reglas, hay que afrontar los resultados, no sé hasta qué punto cabe deslegitimar una repetición de la consulta. Quizás ésta tendría que estar precedida por la formulación de una pregunta acerca de si procede o no llevarla a cabo. En el caso que nos ocupa se da, además, una circunstancia especial, como es el hecho de las informaciones incompletas, erróneas y sesgadas difundidas al electorado.

En fin, dados los condicionantes existentes, no parece que la opción del segundo referéndum sea ni fácil ni simple. Así lo sostenía hasta ahora un analista tan influyente como Martin Wolf, comentarista económico jefe del diario Financial Times, quien argüía que los costes de otro referéndum excederían de los beneficios, agudizando las divisiones entre la población británica.

Sin embargo, en un reciente artículo (Financial Times, 1-11-2018) reconoce que, puesto que cada vez es más probable que no se alcance ningún acuerdo con la UE o que ningún acuerdo sea ratificado por el Parlamento, se ve inclinado a cambiar su posición.

Según Wolf, “la noción de ‘un votante, un voto, una vez’ no es democracia. Los votantes tienen el derecho a cambiar de parecer, individual o colectivamente”. Apunta, no obstante, la dificultad práctica de seleccionar las opciones a expresar en la nueva consulta, decantándose por las tres siguientes, en lugar de dos: a) acuerdo de salida con la UE; b) salida de la UE sin acuerdo; c) retirada de la notificación de abandonar la UE.

A la vista de cuanto antecede al otro lado del Canal de la Mancha, esa separación que, según Churchill, aislaba a Europa de Gran Bretaña, no puede decirse que haya soluciones ni salidas fáciles para el Brexit. Ninguna es buena, pero da la impresión de que hay algunas que son peores que otras.

Tiempo Vivo. 03.11.2018. Blog de José Manuel Domínguez Martínez. Un nuevo referéndum: an exit for Brexit?

 

Infamia

NOTA DE LA REDACCIÓN: El Foro para la Paz en el Mediterráneo, no tiene que asumir los planteamientos del autor de la columna, publicada en esta web por la importancia del mismo.

Por Pedro Pitarch Bartolomé   25 Noviembre 2018. Teniente general (Ret.) fue Jefe de la Fuerza Terrestres y Comandante en Jefe del Eurocuerpo (nombrado en 2007, por el Gobierno de Rodríguez Zapatero)

El Consejo de la Infamia. Esa es la síntesis de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo celebrada hoy en Bruselas. Al fracaso que supone el Brexit para la construcción europea, se ha sumado el desprecio de los que han primado los intereses de quien se iba, el Reino Unido (RU), sobre los de quien se quedaba, España.

Infame ha sido la labor de Michel Barnier, jefe del equipo negociador de la Comisión Europea para el Brexit. Porque la posición inicial para el Acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido (RU) era muy sólida para España. Estaba basada en una de las directrices del Consejo Europeo, del 29 de abril de 2017, para la negociación del Brexit: “después de que Reino Unido abandone la Unión Europea, ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin un acuerdo entre el Reino de España y el Reino Unido”. El señor Barnier (previsiblemente con el placet del presidente de la Comisión, señor Juncker) desobedeció tal mandato, descolgándolo del texto del Acuerdo de retirada en el último momento de la negociación. Así traicionó también los legítimos intereses españoles que supuestamente asimismo representaba.

Infames han sido las actuaciones de don Marco Aguiriano, funcionario de la UE y, sorprendentemente, secretario de estado español para la UE desde junio de 2018, así como la de don Pablo García-Berdoy, embajador representante permanente de España ante la UE. Si hemos de creer las palabras del primero, ambos se dejaron sorprender “con alevosía y nocturnidad” por la deslealtad hacia España del señor Barnier. La negligencia mostrada por ambos funcionarios en el seguimiento de las negociaciones ha sido determinante, para la profunda lesión sufrida por las legítimas expectativas españolas de avanzar en la anhelada de retrocesión de Gibraltar a la soberanía española. ¿O es que, a estas alturas, ambos ignoraban la hábil y tradicional perfidia británica para expoliar a los demás?

E infamia también, incluso por encima de las anteriores, es la de don Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. No solo por la negligente gestión de su Gobierno en el seguimiento y persecución de los objetivos nacionales respecto a Gibraltar.También, y sobre todo, por su reiterado intento de engañar al pueblo español.

Así lo hizo Sánchez al anunciar un veto (o como se quiera llamar a no firmar el Acuerdo) si no se reformaba previamente el texto ―el único legalmente vinculante―, para satisfacer los intereses españoles según lo acordado en abril de 2017. Y horas después, creyendo salvar la cara, se bajaba los pantalones aceptando el Acuerdo sin modificaciones, a cambio de una mera declaración política escrita de Donald Tusk (presidente del Consejo Europeo) y Juncker que, obviamente, carece de carácter vinculante alguno. Es decir, del tipo de documentos con los que los británicos tienen la áspera costumbre de limpiarse salva sea la parte.

Y Sánchez ha vuelto a no decir verdad cuando, tras la firma del Acuerdo, ha tratado de venderla como un “éxito diplomático”, rematando que con ello “España gana”. Por el contrario, esa firma certifica el mayor fracaso diplomático español en muchas décadas, aunque solo fuese por lo que estaba en juego. Si tuviéramos un Gobierno serio, tanto el secretario de estado para la UE como el embajador representante permanente ante la UE como mínimo, ya o habrían dimitido “motu proprio”, o habrían sido cesados.

Hoy, en Bruselas, se ha desperdiciado la fenomenal ocasión ofrecida por el Brexit, para sortear la tradicional política británica de hechos consumados, logrando que el RU relajara su asquerosa garra colonial sobre el territorio español de Gibraltar. Hoy, nuevamente, las legítimas expectativas de muchísimos españoles se han visto defraudadas, cuando no traicionadas, por quienes ostentan la máxima responsabilidad en la defensa de los intereses nacionales. A partir de ahora, tras el enorme fracaso diplomático de Sánchez, ha quedado claro que ese trozo de tierra española no se recuperará para la soberanía nacional, si no es por los mismos medios como se perdió: por la fuerza de las armas.

En definitiva, uno respetuosa y directamente sugeriría al señor Sánchez que se fuese y dejase de dañar a España. Por favor: ¡Váyase, señor Sánchez!

Blog de Pedro Pitarch

Siete días en Política Exterior

Europeización y aislamiento del independentismo en el 1-O, Carlos Carnicero

El aniversario del 1 de octubre deja en Europa dos claves: se ha europeizado la discusión sobre Cataluña, pero sus apoyos siguen siendo marginales, a pesar de sus victorias judiciales en Alemania y Bélgica. Leer más…

Brexit: ¿quién cederá antes?, Peter Kellner

Las negociaciones no marchan bien. El lenguaje duro no ayuda, pero no son la causa del enfrentamiento. A menos que alguien sacrifique algunas de sus líneas rojas, la posibilidad de no llegar a un acuerdo es cada vez mayor. Leer más…

Consultas ciudadanas para impulsar la UE, Política Exterior

La idea de fondo es que, a través de mecanismos participativos sin carácter vinculante, sería posible revertir la apatía que se ha adueñado de las elecciones europeas con el paso del tiempo. Con todo, la iniciativa no está exenta de problemas. Leer más…

¿Es la industria de defensa estratégica para España?, Agenda de Política Exterior

La polémica en torno a la venta de armamento español a Arabia Saudí, que podría estar cometiendo crímenes de guerra en Yemen, ha puesto el foco sobre el comercio de armas en particular y la industria de la defensa en general. Leer más…

#ISPE: Amazon en la mira de Bruselas

Tras imponer una multa millonaria a Google, la comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, ha anunciado una investigación preliminar contra Amazon por supuestos abusos de posición dominante. Leer más…