Un ola rojo y gualda se manifiesta en Barcelona por la Unidad de España

Remiten desde Barcelona:

Hoy en Barcelona 12 O, hace 3-4 años esto era inimaginable, pero la gente ya le va perdiendo el miedo a salir a la calle con las Banderas de España, gracias a la Acción Indirecta de algunos,   porque lo que es por los Gobiernos de España, nos dirían que nos quedemos en nuestras casas y no provoquemos, no sea que se lo tome a mal la jauría separatista.  Y vamos a más, pues aún hay mucho indeciso  que teme significarse.

12.10.2018. La Vanguardia. La manifestación del 12 de octubre en Barcelona, en imágenes

12.10.2018. El Periódico de Cataluña. Video

12.10.2018. El Confidencial. Miles de personas en Barcelona en la manifestación por la unidad de España

12.10.2018. El Mundo. Miles de personas en Barcelona se manifiestan a favor de España y Cataluña en el 12-O

Mas de Treinta asociaciones hispanoamericanas acudieron a la manifestación del 12 de octubre en Barcelona

Algunas fotos:

Los retortijones del Leviatán. Debate sobre el nacionalismo en DEMOS 78

 

NOTA DE LA REDACCIÓN DE LA WEB

El Foro para la Paz en el Mediterráneo, no necesariamente debe estar de acuerdo con lo que se publica, pero ofrece esta tribuna para los que presentan soluciones con las que se puede alcanzar la paz.

En esta caso el tema del nacionalismo intransigente, ha suscitado un debate en el grupo DEMOS 78, compuesto por personas de todas las ideologías y de todos los ambientes, con un solo punto en común su “inquietud intelectual”.

El Estado debe tener más presencia en Cataluña se oye una y otra vez.

Sin embargo, el Estado español es tan propio de Cataluña, como de Andalucía,  Galicia o Canarias, por su génesis y por la definición de las sucesivas constituciones que ha tenido España, incluida la vigente.

Expondré mi tesis al respecto y la solución que veo para el problema.

La tesis tiene una formulación sencilla y un contenido complejo (porque encierra una filosofía): El problema del independentismo catalán actual (parecido al de la República, no demasiado diferente al de 1.898) es un problema de luchas entre “dependencias” estatales. Les llamo dependencias (que evoca más lo administrativo que lo político) para hacer más patente el argumento, pero también para resaltar la incidencia en el problema del poder burocrático.

Lo formularé de forma más prosaica, si cabe: es un problema de intereses personales de políticos y burócratas que controlan esas dependencias. El poder burocrático no es baladí, resiste más las reformas que el político y garantiza la continuidad del proyecto ideológico. Poder político y poder burocrático se retroalimentan y tienen en realidad un mismo objetivo. Aunque los parlamentos tienen la función de limitar y poner las reglas por la que se ordenan esos poderes, en realidad hoy (más en España) están mediatizados por esos poderes. Esa sintonía inversa (que impide que el parlamento sea un verdadero contrapoder en toda su dimensión)  se produce por (1) el sistema de distritos plurinominales, (2) se acrecienta por las listas cerradas, (3) las subvenciones a los partidos que los aleja de la sociedad y los convierte en extensiones del Estado, (4) el modo de acceso hoy día al poder burocrático fuertemente politizado y (5) las restricciones a la sociedad civil para su acceso a los cargos parlamentarios,  debido a la trampa de las incompatibilidades (que encierra que el poder parlamentario esté en gran medida controlado por el poder burocrático).

A veces los intereses personales inmediatos nos impiden ver el verdadero problema. Si nos duele pensar por mor de esos intereses inmediatos en lo que nos conviene realmente, para ver con claridad el problema hemos de pensar en aquellas situaciones donde no están implicados, donde podemos mirar con la debida objetividad. Pensemos aquí, en Andalucía, en qué ha ocurrido para llegar al actual grado de independentismo en Cataluña. Constataremos que el motor que lo mueve es sustancialmente el mismo aquí, en cualquier otra autonomía.

Sería un aportación ingente a la democracia (no al Estado, a la democracia porque en este punto el Estado nos está fallando, principalmente en la zona catalana) determinar en qué trabajan los que van a las manifestaciones independentistas, de quién cobran su salario vital y cómo llegaron a ese puesto, quién lo convocó, cómo se contrataron, que requisitos se exigieron (todo lo que define el perfil de una persona), etc.

Aclarar, por si acaso, que esta tesis que expongo no implica equidistancia: las dependencias catalanas del Estado lo están traicionando, hay una guerra intestina, de ahí el título elegido: los retortijones del leviatán.*

La tensión existente con las instituciones autonómicas catalanas se crea por una parte del Estado (Generalidad) contra parte del Estado (Gobierno central o general o de la nación o como quiera llamársele y Poder Judicial). Esas “dependencias hostiles” y en conflicto manejan dinero (ajeno, o sea, pueden ser “generosas”) y generan flujo ideológico hacia la sociedad, flujo materializado, flujo que es sostenido por el dinero ajeno (llamado público). La comunidad autónoma controla la educación, la sanidad, los medios de comunicación públicos, gran parte de los medios privados vía publicidad (o sea comprándolos con cierto disimulo), establece y gestiona los presupuestos, pone (directa o indirectamente) los tribunales de oposiciones, nombra un magistrado de cada tres de la sala civil y penal del TSJC (no necesariamente de la carrera judicial), monta los concursos (esa mezcla maravillosa de creación clientelar o de formación de sustratos burocráticos afines), etc.  En definitiva, se configura a la sociedad civil desde el poder político (que ha permeado el burocrático), se crea un sentido común (Laclau) proclive y excluyente, al modo que lo han hecho todas las ideologías totalitarias o no inclusivas (incluida la de Laclau).

En este caso, eso (que es una estrategia política) lo han hecho sólo las “dependencias” autonómicas y de forma rupturista las catalanas. Todas las autonomías lo han hecho para sustentarse en el poder, jugando un juego peligroso y antidemocrático (porque implica patrimonializar lo público), pero la realidad es que todos se han meado en la piscina. El problema de los catalanes es que se están meando desde el trampolín.

Las causas de la tensión son variopintas (históricas, económicas, protegerse de la justicia v.g. por el 3%, satisfacer aspiraciones personales, satisfacer la propia ideología, España nos roba, etc. etc.), pero están promovidas (en su sentido estricto de alentadas, diseñadas y financiadas) desde una parte del Estado hacia la otra parte del Estado, desde la parte al todo. Y el resultado es que los que no tienen Estado en Cataluña son los unionistas, precisamente porque se lo han arrebatado los independentistas y lo usan (lo abusan) exclusivamente para imponer de forma excluyente sus intereses, aniquilando la verdadera función de un Estado.

La creadora de la escuela de interpretación que lleva su nombre, Cristina Rota (aprovecho para recomendar la película “El reino”, protagonizada magistralmente por un alumno suyo) dijo en una entrevista que le hicieron en El País en 2015: “La perversión, la corrupción, siempre viene de arriba abajo. Viene desde los gobiernos del Estado…Todo va hacia abajo, crea la confusión, pervierte el lenguaje…Es como una gangrena

Utilizar lo público de forma excluyente, utilizarlo contra el interés general es la forma más grave de corrupción porque mina los cimientos mismos del sistema democrático. En democracia el primer componente, el prístino, del interés general consiste en que se cumplan las leyes.

El activismo “social” (insisto en que habría que ver si es “social” porque eso lo determina la fuente de ingresos del activista) independentista nace en unas “dependencias” del Estado (Generalidad, ayuntamientos, etc) que son controladas por independentistas utilizadas únicamente para sus intereses y que se sufraga con dinero público, es decir,  dinero de los demás (de aquéllos que son distintos a quienes lo gastan), sean de Zafra, Priego de Córdoba, Carratraca, Palencia o Cadaqués.

El discurso secesionista se implanta allí donde esas dependencias estatales tienen el control (de creación de organismos o centros, de creación y dación de emolumentos, etc.). Control que no es legítimo (de ejercicio) en tanto obedece a intereses espurios, es decir, excluyentes. Ese control partidario y con fines excluyentes se hace posible en los colegios públicos, universidades, televisión y otros medios públicos; por su parte los medios de comunicación privados que reciben cuantiosas sumas por anuncios publicitarios, las subvenciones a organismos que están en el discurso de una “verdad” que, cuando es oficial, siempre es orwelliana. La prueba irrefutable del dominio ideológico de los medios es que hemos llegado a ver un único editorial conjunto lo que, atendidas las reglas del mercado, es prácticamente imposible, salvo que el medio de subsistencia no sea el mercado, sino el poder político.

Los dirigentes saben que en una democracia (e incluso en otros regímenes no inclusivos como advirtió Maquiavelo) no se puede gobernar mucho tiempo a contrapelo del pueblo y saben que tienen que “crear pueblo” (interesante para ver los mecanismos para crearlo el libro de Iñigo Errejón – Chantal Mouffe, “Construir pueblo”) y que eso se hace con dinero y siempre, por supuesto, de los demás. Hace un tiempo remití al grupo Demos 78 un vídeo de Errejón que titulé “Errejón explicando a Gramsci en efectivo” (explicaba cómo debían penetrar en lo público para sostenerse en tiempos de retroceso, en definitiva, prometía a sus seguidores puestos de trabajo públicos si ganaban, eso sí muy finamente). Eso lo sabe hasta Pujol pues como dijo plásticamente Antonio Souvirón en Demos 78 los independentistas no nacen, los independentistas se fabrican.

¿Quién no recuerda como subió el peor rostro del nacionalismo alemán? De la cervecería a la plaza, de la plaza a unos 800.000 votos (1928), de ahí a más de seis millones (1930), luego casi catorce millones (1932) y 230 escaños y en las elecciones de marzo de 1.933, ya en el poder ejecutivo, más de 17 millones de votos. Aparentemente inexplicable, pero sólo aparentemente.

El Estado (esas dependencias hostiles) no sólo promueve y financia el proyecto PRIVADO (o si se prefiere: particular) de unos pocos (o muchos me da igual ya que atendiendo al concepto de legitimidad de ejercicio) con ingentes cantidades (extraídas de todos) durante decenas de años, sino que también el Estado se “constituye” en pueblo mediante extensiones del Estado, como por ejemplo, ANC y Omnium (evidentemente subvencionadas) y multitud de fieles empleados (¿por quién?) públicos. Esa confusión interesada de lo público y lo privado, invasora, contaminante, es inaceptable en una democracia.

A su vez esa técnica de persuasión malaya (poco a poco, con un coctel de tiempo, mentiras y dinero) permite transformar lo que es un golpe de Estado silente (dado desde determinadas dependencias del Estado contra la estructura del Estado mismo) en una “revolución”, en este caso de las sonrisas, presentando el golpe como un movimiento (falsamente) popular y (falsamente) democrático. Sin embargo, en el momento en que llega el conflicto civil (es decir se hace popular interesadamente) cualquier escenario es posible.

Por eso el Estado que ha de ser poderoso para hacer respetar y respetar las leyes no puede ser poderoso, contra nosotros mismos, hasta el punto de que sea quién nos configura como sociedad y dirige los movimientos “sociales”. Y esa perversión  es lo que está pasando.

La solución que considero posible es reducir las competencias del Estado, ponerlo en su sitio, donde podrá ofrecernos lo mejor de sí mismo (que es mucho) y centrarse en aquello que realmente necesitamos.

Hay muchas formas de hacerlo, pero no creo que sea bueno rebajar los estándares del Estado del bienestar, aunque todas ellas deberán pasar por rebajar lo que se ha llamado el bienestar del Estado.

¿Recordáis la foto de Duran i Lleida en su suite presidencial del Palace donde vivía de ordinario como quien alquila un loft? ¿Os habéis fijado lo duro que es el puesto de cajera, durante interminables horas, en un centro comercial? Pues esa cajera y otros muchos somos los que pagamos ese bienestar del Estado, de un Estado que encima nos atormenta con luchas intestinas y nos complica la existencia porque no sólo no sabe resolver ciertos problemas sino que es la causa de ellos.

Una solución sostenible (cada una es un debate que podemos tener) para transformar España, hacerla más fuerte y sostenible y sortear el problema independentista:

  • Cheque escolar. Implantación inmediata.
  • Cheque sanitario. Implantación inmediata.
  • Eliminación de todos los medios de comunicación públicos mediante constitución de sociedades anónimas repartiendo las acciones (dado que todos son deficitarios a los demás nos basta con que no nos cobren) entre empleados según sus derechos de despido y si lo aceptan (evitando así el despido y su coste, salvo para los que no aceptaran) y acreedores. Los edificios se les venden o se hace un contrato de alquiler (con lo que pasan de ser deficitarios a dejar dinero)
  • Prohibición de que el Estado, en ninguna de sus formas, pueda subvencionar o anunciarse en medios de comunicación privados (el estado tiene sus propios periódicos: BOE, BOJA, BOP). Los necesitamos de calidad y libres de toda influencia del poder político.
  • Modificación de los distritos electorales pasando a ser uninominales (300 diputados por esa vía) y un distrito único (50 diputados por esa vía) para los restos.
  • Eliminación mediante prohibición legal (mejor con rango constitucional) de subvenciones (directas o indirectas) a partidos políticos y sindicados (estas instituciones son civiles y al ser subvencionadas por el Estado dejan de serlo, convirtiéndose en extensiones del Estado, de modo que el medio de control que tenemos desaparece. De otro lado no es de recibo que los sindicatos cojan dinero de la primera patronal de España que es el Estado).
  • El que gasta que lo recaude y asuma las consecuencias (responsabilidad fiscal y presupuestaria).
  • Más poder a los municipios, menos poder a las autonomías (este tema es complejo, pero me remito Tocqueville que demuestra que una de las claves del éxito de USA, además de la auténtica división de poderes, es el municipalismo. Los municipios se suelen centrar en hacer la gestión).

Eso es una reforma estructural que nos acercaría, por ejemplo, a Dinamarca y nos alejaría de Ecuador o Venezuela y supondría de verdad una segunda transición, superando los problemas de la primera muy lastrada (en algún aspecto) por ciertas circunstancias concurrentes cuando se hizo.

La crisis de 2008 ha supuesto una nueva forma de mirar la política. Los políticos independentistas catalanes han conseguido una coartada y engañado a los que (teóricamente) sirven diciéndoles: lo habéis pasado mal porque España os roba (el libro de Borrell demuestra la mentira). Han aprovechado la crisis (como hicieron en 1898, como hicieron en la República) para abrir una brecha de odio y, a partir de ahí, construir un discurso secesionista que le permita seguir con su “bienestar” sin control externo.

Pero la crisis pasada (de la que hemos salido con cierta trampa, dado que nos hemos entrampado hasta las cejas lo que pasará factura en la próxima crisis) también puede aprovecharse (eso es la experiencia: como aprovechas lo que te pasa) para entender que el ojo del amo engorda al caballo, que nuestra clase política ha estado bastante descontrolada porque nuestras instituciones lo han permitido (al tener fallas enormes como se ha comprobado). Hemos aprendido que la palabra solidaridad cuando la dice el que gasta tu dinero (no el suyo) siempre es una trampa (aquí hay un tema). También hemos aprendido que el Estado ha deconstruido (permítaseme la licencia culinaria) prácticamente a la sociedad civil para tragársela como un leviatán**

Le regalaron al ciego un racimo de uvas y le dijo al lazarillo: cogeremos cada uno de nosotros, por turno, una uva y así cuando haya terminado el racimo ambos habremos comido lo mismo. Cuando llevaban medio racimo el ciego le dio un bastonazo al lazarillo de Tormes y le dijo a cara de perro que le estaba robando. No era cierto, contestó el pícaro, y además ¿Cómo podía saberlo siendo ciego? Muy sencillo le dijo el ciego: yo empecé a cogerlas de dos en dos y te callaste y eso significa que tú las has cogido de tres en tres o de cuatro en cuatro.

En este caso debemos apoyar al ciego (nunca mejor dicho, dada la falta de visión política de fondo del poder general del Estado) contra el pícaro, pero hay que hacer algunas modificaciones para evitar que esos dos astutos lleguen al poder y, por el contrario, lo ostenten personas que miren y respeten casi sagradamente nuestro racimo, porque en otro caso sabrán que tendrá consecuencias para ellos.  Y la forma de que los mejores tengan la administración es hacer los cambios (así lo creo) a que antes me he referido.

José Soldado Gutiérrez***

06.10.18

 

* Si bien Hobbes, por lo que le he entendido, se refiere al Leviatán como a la comunidad,  una especie de “hombre artificial” (Bertrand Russell) y si bien considera que ésta en un momento determinado hace un convenio o contrato por el que confiere el poder, ese poder es irrevocable, porque el contrato es único, constituyente y permanente o definitivo, un acuerdo entre los hombres para obedecer a una autoridad que desde ese momento dicta cuales serán los derechos. “Esa persona del Estado está encarnada en lo que se llama el SOBERANO, de quién se dice que poseer un poder soberano; y cada uno de los demás es su SUBDITO” (Hobbes, Leviatán, Cap. 159. Ahí el germen totalitario de Hobbes que, en definitiva, por mucho contrato inicial (él lo llama convenio) que hubiera, al ser irrevocable por definitivo, sostiene al poder establecido. O, dicho de otro modo: Lo que hay es lo legítimo porque es el resultado del convenio definitivo (pasado e irrevocable). Para Hobbes (lo que traigo por su interés al hilo de la Generalidad independentista), por ejemplo, la verdad oficial es la única verdadera (lo que recuerda la novela  1984 de Orwell y el régimen totalitario que lo inspiró, vía su experiencia personal en Barcelona) u, otro ejemplo, que todos los enseñantes tienen que ser ministros del soberano para enseñar lo que se debe, que es exactamente lo que el soberano considera útil (“va anexo a la soberanía el ser juez de qué opiniones y doctrinas desvían de la paz, y de cuales son las que conducen a ella y, en consecuencia, el ser juez también de en qué ocasiones, hasta donde y con respecto a qué debe confiarse en los hombres cuando éstos hablan a las multitudes y quién habrá de examinar las doctrinas de todos los libros antes de que éstos se publiquen” (Hobbes, ob. Cit. Cap. 18)

** En el año 1993, en un artículo publicado en Diario Sur (“Los modelos corruptivos”. Está en internet) advertí del problema que suponía que el Estado hiciera de su capa un sallo y lo hice desde el enfoque del cumplimiento de las obligaciones de pago a proveedores y de cómo el Estado debe cumplir sus propias normas (que no cumplía, ni cumple) y el efecto corrosivo de su morosidad, de su “ética” del cumplimiento. En 2008 se encontraron infinidad de facturas en los cajones muchas incluso de aquélla época y quedó claro que comunidades autónomas y ayuntamientos en materia de pagos no eran más que morosos profesionales o, si se prefiere la expresión más ajustada, saqueadores. Un inciso: A veces hay que usar palabras distintas para destacar el hecho de que quién obtiene algo y no lo paga le hace básicamente lo mismo al acreedor, desde la moral y las buenas costumbres del comercio, que quitarle la cartera o saquearlo, y por supuesto cuanto más poder tiene y más se usa para eludir la obligación más infame es el saqueo.

El efecto de  esa morosidad es que el que no cobra de un ayuntamiento, por ejemplo, no puede pagar a su proveedor y éste al suyo y más tarde al arrendador de la nave y más tarde a los trabajadores y luego… Esos impagos iniciales generan una espiral viciosa,  una gangrena económica que en el caso de España arruinó (el Estado en forma de ayuntamientos o de comunidades autónomas arruinaron) a muchas familias españolas, generó paro que hubo que pagar durante 24 meses, generó (dada la protección a ultranza de gasto público innecesario) subidas de impuestos, etc. etc.   La desvergüenza era tal que una empresa de, por ejemplo, limpieza de cristales tiene que pasar la factura cuando los limpiaba, por ejemplo, los de una consejería de Hacienda, tenía que emitir la factura en forma y pagar el IVA que debió previamente pagarle (con la factura) el Estado y que no le pagaba (a veces durante años como se vio) pero si el empresario no lo ingresaba al Estado el IVA lo sancionaba. ¿Interés general o interés estatal? Esto se ha corregido en parte con el criterio caja pero lo han complicado tanto que no son muchos los que se han acogido.

En fin, hubo algún empresario que se quemó a lo bonzo mientras alegremente se iba incrementando el gasto público gracias al saqueo (impagos) a proveedores y al incremento de la deuda.

 

*** José Soldado Gutiérrez es Presidente del Club Demos 78 (la opinión vertida en este trabajo es estrictamente personal). Es abogado, doctor en Derecho, ha sido Presidente del Ateneo de Málaga, Director de la Escuela de Práctica Jurídica de Málaga (del Colegio de Abogados), primer premio de investigación jurídica de la Revista Jurídica de Andalucía. Autor de diversas publicaciones jurídicas. Le fue concedida por unanimidad del CGAE la medalla al mérito de la Abogacía Española. Es académico correspondiente en Málaga de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes.

GENOMA Y NACIONALISMO

Es conocido que los nacionalismos constituyen un fenómeno complejo, cuyo origen se debe a factores de tipo cultural, económico, geográfico, lingüístico, religioso y a otras causas que sería prolijo enumerar. No obstante, desde mi punto de vista, existe una pulsión preliminar a todas esas causas, en realidad, auténticas coartadas que enmascaran lo que subyace en verdad en cada uno de nosotros,  pulsión que trataré de exponer a continuación:

 

Durante el  prolongado desarrollo de las distintas familias de homínidos que nos precedieron a lo largo de la historia evolutiva de nuestra especie, iniciada hace más de cuatro  millones de años, los miembros de aquellas familias de homínidos vivieron, cazaban, se apareaban, mantuvieron luchas y se desplazaban en grupos de unos treinta individuos hasta hace aproximadamente unos ocho mil años, periodo de tiempo que a la escala de veinticuatro  horas representaría sólo los tres últimos minutos de un día.

Aquellos grupos primigenios de homínidos se dedicaron durante miles de generaciones, en su condición de cazadores-recolectores, a buscar el alimento que les brindaba el hábitat. Según la riqueza de éste, climatología, la incidencia de enfermedades, parasitosis, luchas con grupos rivales, etc., ese número aumentaba o disminuía transitoriamente, alcanzando la estabilidad demográfica en torno a esa cifra, dato al que se ha llegado tras rigurosos estudios de genética de poblaciones, fisiología humana, paleontología, antropología, ecología, etc.

¿Qué limitaba la formación de grupos con un gran número de individuos? Sin duda  el rápido agotamiento de los recursos, mientras que la existencia de grupos muy reducidos, y más aún, de individuos aislados, resultaba inviable  en aquel medio hostil, donde merodeaban los grandes felinos, dedicados en buena medida a la caza de aquel indefenso antepasado nuestro -la existencia de cráneos de homínidos con señales de haber muerto en las fauces de felinos así lo certifican-, sin grandes dotes de corredor, carente de garras o afilados colmillos, que sólo en  grupo, con  los machos al frente lanzando ramas, piedras y alaridos en defensa de sí mismos, de las hembras y las crías, tenía posibilidades de sobrevivir  ante el ataque de poderosos felinos en medio de las llanuras africanas.

Pero con toda probabilidad no todo el riesgo  procedería de los depredadores. El factor más inquietante debió provenir de aquellos otros grupos de homínidos con quienes se disputaban continuamente el territorio, las hembras, la caza, el agua… Caer en manos rivales podía significar en muchos casos convertirse en una fuente de alimentación  más como acreditan los hallazgos de Atapuerca, que a tan sólo trescientos mil años de nosotros, evidencian inequívocos signos de canibalismo en los restos óseos encontrados.

Ante los peligros mencionados y otros muchos existentes en aquel  medio primitivo, la tendencia a formar grupos cohesionados fue un factor imprescindible para la supervivencia y, de tal importancia, que pronto quedó incorporado en el código genético de la especie, transmitiéndose como pauta de conducta heredada al igual que se transmiten los caracteres morfológicos.

La percepción de los grupos ajenos al nuestro como antagonistas, inquietantes, merecedores de rechazo, fue un aprendizaje adquirido por los múltiples encuentros con hordas rivales a lo largo de milenios y, necesario es saberlo, constituye aún hoy la base del racismo y la xenofobia al haber quedado de igual forma impreso en nuestro código genético. Al mismo tiempo se fue desarrollando el tan necesario contrapunto a la rivalidad: el altruismo recíproco, característica también grupal e igualmente determinada por los genes, verdad científicamente validada incluso con algoritmos matemáticos.

Hace ocho mil años el hombre descubrió la agricultura. Esta actividad productiva le permitió formar grandes tribus, de millones de individuos. La abundancia de alimentos lo hizo posible, se diversificó el trabajo, se crearon grandes urbes y naciones. Es más, con el desarrollo de los medios de transporte, cada vez más rápidos, las redes de información, las multinacionales, las interconexiones financieras y de todo tipo, en la actualidad se vislumbra la posibilidad, aún remota, de que la Humanidad termine por unificarse en una única nación sobre el planeta Tierra, lo que se ha dado en llamar la Aldea Global. Las superestructuras económicas, productivas y de la información desarrolladas marcan esa tendencia, por lo que se comienzan a crear estados supranacionales como la Comunidad Económica Europea. Las viejas luchas tribales podrían llegar algún día a ser desterradas para siempre.

Tan solo ocho mil años han sido necesarios para desarrollar todo este enorme avance socioeconómico. Sin embargo, ocho mil años en el desarrollo evolutivo de una especie es un tiempo inapreciable, en extremo breve, -solo tres minutos de los 1440 que tiene el día-, para que  las bases genéticas de la conducta se hayan  podido adaptar a la nueva situación creada por la cultura, cuya evolución es  muchísimo más rápida que la del genoma. De ahí el desfase entre una y otra. El  siguiente ejemplo puede ilustrar esta situación: los niños temen instintivamente a las serpientes sin haberlas visto con anterioridad porque durante miles de años el encuentro con ellas nos ha dejado esa huella genética; en cambio, aún no ha habido tiempo suficiente para desarrollar miedo congénito a los enchufes de la electricidad  que constituyen actualmente un peligro más común.

El nacionalismo, que todos llevamos impreso en los genes por aquella necesidad de cohesión grupal, es una expresión más de ese desfase entre evolución cultural y evolución genética. Por un lado el genoma nos predispone a formar grupos pequeños, a  cohesionarnos en grupos reducidos. La dirección que señala es la siguiente: estado supranacional, nación, provincia, ciudad, barrio, y comunidad de vecinos o círculo de amigos, curiosamente unos treinta, como  nuestros ancestros. Por otro lado la evolución socioeconómica que ha posibilitado la cultura indica de forma inexorable el sentido contrario: comunidad de vecinos, barrio, ciudad, provincia, nación, estado supranacional, humanidad global.

Pero mientras el raciocinio, que atenúa las emociones y acrecienta la objetividad, nos está diciendo que la evolución social es imparable y retroceder a la tribu absurdo, la emoción programada genéticamente en la región límbica cerebral, en el cerebro reptiliano, la zona más arcaica de nuestro encéfalo, nos sigue dirigiendo de modo tozudo en la antigua dirección, a cohesionarnos en grupos reducidos como hacían nuestros antepasados.

El sentimiento nacionalista es justamente esa ancestral emoción que al añadirle contenidos intelectivos elevamos al rango de sentimiento, a partir del cual se elaboran los idearios nacionalistas y excluyentes en sus distintas manifestaciones, por desgracia tan de actualidad.

El problema se acrecienta gravemente por la existencia de líderes políticos que por desconocer la naturaleza arcaica del sentimiento nacionalista, que ellos padecen de forma exacerbada, no solo no alcanzan a ver lo que supone de regresivo semejante atavismo, sino que incluso se muestran orgullos de arrastrar en si mismos tal servidumbre, cuando en el momento histórico que vivimos lo inteligente seria trabajar para construir entre todos la Aldea Global, desterrando para siempre los sentimientos tribales.

Desde una perspectiva evolucionista el vanagloriarse de ser nacionalista antes que universalista, es decir, por no haber superado ese atavismo, es equiparable a sentir satisfacción no por tener atrofiado el coxis, esa cadena de pequeños huesos que todos tenemos al final de la columna vertebral, un rabo atrofiado, otro atavismo de nuestro pasado evolutivo, sino por poseer un coxis tan desarrollado que nos permitiera exhibir una hermosa cola.

Lo mismo que el rabo ya no tiene utilidad alguna para nosotros, aunque sin duda fue  muy útil durante una etapa de nuestra historia biológica para sujetarnos a los árboles y proteger nuestras zonas pudendas,  la hipertrofia nacionalista que nos retrotrae a lo tribal, aunque fuera  útil en el pasado para protegernos en grupos reducidos,  ahora ya  solo es origen de serios conflictos que frenan el desarrollo de la Humanidad.

Aflige observar que mientras a la ignorancia de esos políticos, se una la actitud ególatra con que actúan, ofuscados por su otra gran pasión, el poder, cuya máxima cuota solo se sienten capaces de alcanzar entre correligionarios, a quienes exacerban arcaicas emociones, con favoritismos partidistas  y desprecio hacia los que piensan diferente, tergiversando la historia, sobrevalorando supuestas diferencias y un largo etcétera de despropósitos en busca de la mayor glorificación personal, esta versión  maléfica de aquella primitiva pulsión continuará siendo utilizada para sus espurios fines.

Joaquín Sama, médico psiquiatra

El historiador García de Cortazar, estará en Málaga el 3 de octubre de 2018

El historiador español Fernando García de Cortázar, presentará su libro “Viaje al corazón de España”, el próximo día 3 de octubre, siendo presentado por el Director del Foro para la Paz en el Mediterráneo, Dr. Rafael Vidal y el acto, por el Director del Aula de Culura de Vocento en Málaga, el periodista y escritor Pablo Aranda, tal como fue anunciado en la web del Foro:

Presentación libro “Viaje al Corazón de España”

El 27 de agosto de 2018, el Diario El Mundo, publica una entrevista a Fernando García de Cortázar, la cual puede leerse en el enlace:

27.08.2018. El Mundo. García de Cortázar: “El Rey debe actuar con talento y firmeza en Cataluña”

Inicio de la entrevista:

Es soltero (jesuita) y tiene 76 años (Bilbao). Sus libros favoritos son “Cartas morales” de Séneca, “Un prodigio de amenidad”, “Templanza”…

Se define como hijo de dios que vive en la tierra con entusiasmo

Fernando García de Cortázar: “España no es un invento, es el fruto de un ímpetu cultural como pocos”

Hemos quedado en Pintor Rosales, lugar de su infancia, y viene Fernando en el urbano, tal que un 74, con un ligero chubasquero porque arrecian tormentas estivales, y una bandolera de colegial cruzada al pecho. Tomamos café y coca cola en un bar de esquina, antigua heladería Bruin, mítica de los veranos de la villa camino al parque del Oeste. Huele a tierra húmeda, y a merienda estudiantil en la memoria.

Que por qué nos ha citado aquí, le pregunto. Por nostalgia, por lo mismo que ha escrito este libro que traemos bajo el brazo, ‘Viaje al corazón de España’ (Arzalia ed.): los paisajes de su España emocional. En Pintor Rosales 20 vivían sus tíos y aquí les mandaba el padre a estudiar, fuera de casa y de la verde Euskadi que entonces eran las Provincias Vascongadas; para que amaran el país les mandaba y no prendiera en ellos la llama nacionalista, mediaban los 50.

Pero la queja contra el «nacionalismo de pueblo» y el amor a una España universalle viene de antes a la familia García de Cortázar y Ruiz de Aguirre. Su abuelo, un segundón vizcaíno que hizo fortuna en Valparaíso, se desprendió (sic) de los hijos cuando les escuchó decir que los españoles habían matado a muchos chilenos en la conquista de América. Los mandó a Sevilla con un aya, ellos a colegio de jesuitas y ellas, al Sagrado Corazón. Y esa queja, misma pasión, está en los mimbres de sus estudios: catedrático de Historia, emérito de la Universidad de Deusto y Premio Nacional en 2008, y de su obra literaria, Fernando García de Cortázar (Bilbao, septiembre del 42), el tercero de 12 hermanos, que ya en preuniversitario sintió la llamada de Dios y se ordenó jesuita.

Ojos azules, pelo ceniza que debió de ser rubio, tez clara y nariz aguileña, el profesor, autor del libro de historia de España más vendido jamás (‘Breve historia de España’), coquetea con la edad y prepara ya su título número 72: padece incontinencia literaria. «Duermo poco y escribo todos los días. En mi próximo libro seguiré con la reivindicación de nuestra hermosa patria».

 

 

Cataluña a un año del primero de octubre de 2017

NOTA DE LA REDACCIÓN: Cataluña se está convirtiendo en un volcán para España y para la Unión Europea. Las heridas contagiosas hay que cortarlas por la raíz, única forma para curarlas, pero ni el Gobierno, ni la Comisión, ni el Consejo y menos los gobiernos de los países miembros de la UE están por la labor. Mientras tanto Rusia, EE.UU., China y otras potencias, se frotan las manos ante la descomposición de la Unión.

Todos los artículos que se recogen en esta página, son únicamente responsabilidad de sus autores, sin que el Foro tenga necesariamente que estar de acuerdo con las opiniones que se viertan:

Oda a la amistad

Se dice que la Oda a la Alegría de Schiller, a la que Beethoven puso la música inmortal que hoy en día es el Himno Europeo, inicialmente se tenía que llamar ‘Oda a la Libertad’. El poeta, parece ser, entendió que la libertad solo tiene sentido como puente hacia la alegría y la felicidad humanas. Y como es natural en una oda a la alegría, en el poema de Schiller abundan las referencias a la hermandad y la amistad. No es, de hecho, una casualidad que la fraternidad forme parte del famoso triada republicana: la libertad y la igualdad son efímeras si no reposan sobre una mínima cordialidad fraternal, como por desgracia nos demuestran tantas experiencias revolucionarias fallidas.

03.09.2018. El Almendrón. Oriol Junqueras

02.09.2018. El Periódico. Oriol Junqueras

04.09.2018. El Independiente. Victoria Prego. Una declaración de Guerra

La conferencia política pronunciada el martes por la tarde por Quim Torra tenía dos objetivos claros. El primero, convocar a las masas a la calle en un ejercicio de movilización permanente que mantenga la tensión en el espacio público de ahora hasta que el Tribunal Supremo dicte sentencia sobre los políticos independentistas encarcelados. Y el segundo tratar de amenazar al Poder Judicial  español con el inútil propósito de amedrentar a los  magistrados que han de juzgarlos.

Para eso ha tenido una intervención de una hora larga que ha constituido todo un desafío al Estado español trufado de apelaciones del más grosero corte mitinero destinado a encender o más bien, incendiar, a las masas. Es un órdago a la grande en toda regla desde el momento en que ha anunciado que no admitirá “ninguna sentencia que no sea la libre absolución de los encausados” porque en caso contrario ya comunicará, después de haber convocado a ese parlamento que los independentistas mantienen cerrado porque no les sirve ahora mismo a la consecución de sus propósitos, las decisiones a adoptar. Está anunciando o amenazando al Gobierno de Pedro Sánchez con una insurrección alentada desde el ámbito parlamentario.

Leer más

05.09.2018. Sur de Málaga. Antonio Elorza. La tribuna. “Cataluña: ocupar la calle”

n una reciente regata de traineras se dio una situación polémica cuando una de ellas ocupó la calle de la vecina, aún a poca distancia, y esta trató de recuperarla. De haber renunciado al intento, la victoria de la primera hubiese sido inevitable, pero al optar por la recuperación lo fue el enfrentamiento.

La ocupación del espacio desempeña un papel de primera importancia en todos los órdenes de la vida, desde el deporte a la política. Ningún ejemplo más claro que la ventaja de «ganar la posición» bajo el aro en los partidos de baloncesto. En política estamos viviendo algo parecido en el conflicto catalán desde que Pedro Sánchez se ha hecho cargo del Gobierno poniendo en marcha una nueva táctica ante el independentismo, basada en el diálogo con el Govern del hirsuto Quim Torra. A diferencia de la opción de Rajoy por el encapsulamiento –o, si se quiere, el dontancredismo– al jugárselo todo a la baza final del 155, mientras el Govern tenía hasta entonces la plaza libre a su disposición, Sánchez ha preferido disputar desde el principio el terreno al adversario, esgrimiendo la tolerancia en vez del autoritarismo y planteando una oferta tras otra: desde la reforma de la Constitución al referéndum constitucional «de autogobierno».

Leer más

05.09.2018. Grupo Vocento. Editorial “Anuncios rupturistas”

El presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, confirmó ayer que las intenciones del independentismo encarnado por él y por Puigdemont no han variado en lo sustancial tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa gracias al voto de ERC y el PDeCAT. La diferencia respecto a los hechos protagonizados por el secesionismo hace un año estriba en que los actuales gestores de la autonomía catalana han evitado, hasta la fecha, incurrir en actos que vulneren la legalidad. En otras circunstancias tal diferencia no sería baladí, puesto que podría mantener la crisis catalana en el ámbito de la discrepancia política a la espera de que el independentismo volviera sobre sus propios pasos. Pero esa es una lectura optimista de la situación, que ayer Torra se empeñó en cegar. El presidente de la Generalitat quiso exponer los planes del independentismo gobernante solo ante los suyos porque considera que el secesionismo totaliza la voluntad de Cataluña. Volvió a dar carta de naturaleza al ‘consejo de la república’ que Puigdemont presidiría en Waterloo y a un ‘foro social constituyente’; sitúo la consulta del 1 de octubre y la declaración de independencia del 27 como punto de partida para esta nueva fase del empeño por la república propia, y conminó al Gobierno a acordar un referéndum de autodeterminación como «propuesta de diálogo y negociación». Todo ello, mientras advertía de que no aceptará ninguna eventual sentencia condenatoria de los procesados por el Supremo. La conferencia de Torra no puede mantener impasible a Sánchez y a su Gobierno. Pero tampoco exime de responsabilidad a las otras formaciones que propiciaron su investidura. La crisis constitucional que continúa alentando el secesionismo no puede someter a una permanente zozobra política al resto de España. Por ello, es imprescindible que su discurso se vea contrarrestado desde una defensa unánime de la legalidad sin que ningún sentimiento de comprensión hacia la legítima expresión de ideas independentistas contribuya a brindar oxígeno al rupturismo. Torra insistió en que la independencia cuenta con la mayoría social en Cataluña. Una falacia que volvió a sostener sobre la negación de la pluralidad y la reducción de la diversidad ciudadana a mero gregarismo. El independentismo gobernante no puede seguir ahogando el resto de las inquietudes catalanas, ni condicionando las aspiraciones de progreso y bienestar del resto de los ciudadanos españoles.

05.09.2018. El Independiente. “La demanda contra Llarena es un salvaje ataque a la jurisdicción española”, por ÁNGELA MARTIALAY

El Movimiento 24 DOS -formado por reputados juristas como el ex magistrado del Tribunal Supremo, Adolfo Prego, el ex fiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo y el catedrático de Derecho Procesal, Nicolás González Cuellar- presentó este martes una querella en la Audiencia Nacional contra la juez belga Anne Desy, el expresidente Carles Puigdemont y los cuatro ex consellers huidos, el letrado Gonzalo Boye y la traductora de la demanda interpuesta contra el instructor del procés Pablo Llarena por delitos de prevaricación, usurpación de funciones, falso testimonio y falsedad documental.

En el documento presentado ante el Juzgado de Guardia de la Audiencia Nacional se sostiene que la demanda contra Llarena es “fraudulenta y falsaria” y que, además, “constituye un claro ejemplo de maniobra procesal torticera”. “Formalmente dirigida contra el magistrado, materialmente tiene como objetivo denigrar nuestras instituciones democráticas, así como violar la integridad y dignidad de la jurisdicción española”, recalca el Movimiento 24 DOS.

Leer más

05.09.2018. OK Diario. Interior envía a 600 policías a Cataluña para la Diada y las manifestaciones por el 1-O

Interior ha ordenado el envío de forma escalonada de 600 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP)

La Guardia Civil recibe orden de reforzar su presencia en Cataluña ante la “situación de inseguridad”

El Ministerio del Interior ha iniciado el refuerzo policial en Cataluña con el envío de forma escalonada de alrededor de 600 efectivos de las unidades de intervención policial, los antidisturbios, en la semana previa a la celebración de la Diada y el anuncio de movilizaciones independentistas en otoño.

Fuentes policiales aseguran a Efe que se trata de entre 10 y 12 grupos de UIP -integrados cada uno por 50 agentes- procedentes de distintos distintas jefaturas y cuya misión es la custodia de edificios públicos y el apoyo a los Mossos d’Esquadra en seguridad ciudadana.

Las fuentes consultadas han señalado a Efe que el traslado de estos agentes ha comenzado esta semana y que ya se encuentran en Cataluña efectivos procedentes de Galicia hospedados en el cuartel militar de Bruc (Barcelona).

Leer más

05.09.2018. Europa Press. CaixaBank rechaza volver a Cataluña y dice que el traslado era la única solución ante la pérdida de confianza

05.09.2018. El Independiente. Ninguneo, por Marta García Aller

El desafío independentista está en una situación más novedosa de lo que parece. Desde que llegó Sánchez a La Moncloa y Puigdemont huyó del Palau de la Generalitat ya no es posible un choque de trenes. No es necesariamente una buena noticia. El presidente español no chocará con el president Torra porque ambos conducen sus políticas por universos paralelos.

El gobierno socialista está convencido de que dos no se pelean si uno no quiere, así que los independentistas han cambiado de estrategia, que no de objetivo. Han pasado de buscar la confrontación directa con el Gobierno de España, como hacían con Rajoy, a optar por el ninguneo a Sánchez.

Leer más

05.09.2018. OK Diario. Marcha de antorchas al estilo nazi en Tarrasa tras la llamada de Torra a la insurrección

06.09.2018. OK Diario. Un asesor de Puigdemont agita la insurrección: “No habrá república sin muertos”

Mark Serra pone como ejemplo a la República de Eslovenia “donde hubo lucha y muertos”

Un asesor del expresidente y prófugo Carles Puigdemont, huido de la Justicia tras el intento de golpe de Estado en Cataluña, ha llamado a los separatistas a “la sublevación, la lucha y al sacrificio” asegurando que los independentistas tendrán que estar dispuestos “a la violencia”Mark Serra, militante del PDeCAT, pone como ejemplo a Eslovenia: “Allí hubo lucha, renuncias y muertos. La república pasará en Cataluña porque el pueblo se subleve y que haya violencia. Vendrá de parte de ellos y la tendremos que asumir” ha advertido.

Serra es un independentista radical, miembro del PDeCAT y asiduo de las redes sociales. Este tuitero e ‘influencer’, asesora a Puigdemont y fue candidato en 2012 con el partido Solidaritat per la Independència con el que el expresidente del FC Barcelona Joan Laporta, dio el salto a la política. Además ha sido denunciado por explotar una red de pisos turísticos ilegales y que alquilaba sin licencia en Barcelona.

Leer más

En agosto de 1968 viajaba desde Buenos Aires rumbo a Nápoles en un crucero que hizo una escala de pocas horas en Barcelona. Atrapado por el infantilismo de izquierda, me negué a pisar el país gobernado por un dictador llamado Francisco Franco. Y un buen amigo, el admirado escritor y editor de ciencia ficción Domingo Santos, debió subir abordo para conversar conmigo. En 1975, cuando Franco agonizaba, vencí aquellos pueriles escrúpulos y visité Madrid y Barcelona, allanando el camino para huir del infierno argentino. Y en 1976 me radiqué definitivamente en Barcelona.

La hora de los valientes

Tuve el privilegio de asistir a la epopeya de la Transición. Aquella fue la hora de los valientes. Se llamaban Juan Carlos I, Adolfo Suárez, Rodolfo Martín Villa, Manuel Fraga Iribarne, Santiago Carrillo, Felipe González, Josep Tarradellas, Manuel Gutiérrez Mellado y una pléyade de políticos, juristas, empresarios, sindicalistas, militares e intelectuales que, anteponiendo la racionalidad a las vísceras, sentaron las bases de la convivencia en una sociedad democrática regida por una Constitución modélica e integrada en la Comunidad Europea.

Y tuvieron que ser valientes porque enfrente se alzaban fuerzas poderosas que sembraban el terror moviéndose en direcciones opuestas: asesinos de ultraderecha entreverados con militares golpistas; asesinos de ultraizquierda vinculados con tenebrosas bandas extranjeras; y asesinos ultranacionalistas conjurados nada menos que para adueñarse de fragmentos de España después de hacerla saltar en pedazos. El corolario de esta ofensiva perpetrada por fanáticos embrutecidos fue un tendal de víctimas, entre las que ocupaban un lugar sobresaliente los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, acompañados por adultos y niños civiles. Los valientes y los mártires quedaron eternizados en la memoria histórica de la Transición.

07.09.2018. Libertad Digital. Leer más

Así será la delegación de la Liga Norte y la ultraderecha flamenca en la Diada del 11-S

Habrá polémica dentro del independentismo este martes durante la celebración de la Diada Nacional de Cataluña. El partido minoritario ultraderechista Som Catalans, partidario de la secesión basada en razones identitarias, ha anunciado que en la ofrenda floral del 11-S le acompañarán representantes de la Liga Norte italiana, el partido de Matteo Salvini; y del Vlaams Belang, la ultraderecha independentista flamenca que ya arropó a Carles Puigdemont en Bruselas.

07.09.2018. El Independiente. Leer más

Manifestación a favor de la unidad de España en Barcelona el día 9 de septiembre de 2018.

Los medios de Comunicación, ni las fuentes oficiales, dicen toda la verdad sobre estas demostraciones, cada vez más evidentes sobre la fractura social que se vive en Cataluña.

Algunos medios, dan énfasis a la confrontación de las dos mitades en que se ha fracturado la ciudadanía de Cataluña, denominando a unos “demócratas nacionalistas” y a otros “ultraderechistas o fascistas”, cuando el actual nacionalismo catalán está bebiendo de las fuentes del nazismo aterrador que arrasó Alemania y provocó en el mundo cien millones de muertos, mientras que la otra mitad de catalanes, son simplemente “catalanes-españoles”, de todas las ideologías del arco parlamentario y extraparlamentario español.

En la concentración, a la que se ha minimizado la participación ciudadana, cuando ha sido masiva, han acudido personalidades relevantes y excargos públicos catalanes, destituidos a finales de la década de los noventa, cuando el Gobierno español de turno, hizo dejación de sus funciones en la comunidad autónoma.

09.09.2018. El País

08.09.2018. El Mundo

La fiscalía mantendrá el delito de rebelión contra los presos del ‘procés’

La Fiscalía del Tribunal Supremo ultima ya el escrito de acusación provisional que tendrá que presentar ante la Sala de Lo Penal de este órgano una vez se abra juicio contra los miembros del entonces Govern de Carles Puigdemont procesados por su implicación en el denominado procés independentista en Cataluña, y mantiene en este documento el delito de rebelión por el que optó en la querella que dio inicio a este procedimiento.

09.09.2018. El Independiente. Leer más

10.09.2018. El Mundo. Verdades, mentiras y deudas sin pagar del abogado de Puigdemont

09.09.2018. El Independiente. El Estado tiene en Cataluña un déficit de 1.500 agentes, las plazas que los Mossos piden crear La falta de efectivos obliga a Interior a desplazar a esta comunidad a 600 policías nacionales y a ‘retener’ a otros 300 guardias civiles ante la previsión de incidentes por la celebración de la Diada y del primer aniversario del referéndum ilegal del 1-O

10.09.2018. OK Diario. Barcelona tomada por una marcha de antorchas al estilo nazi como inicio de los actos de la Diada

11.09.2018. El Independiente. Espaldarazo del Consejo de Europa a España: “Apoyamos plenamente el enfoque del Gobierno en Cataluña”

El Consejo de Europa ha respaldado este martes de manera firme la actuación del Gobierno de España respecto al desafío independentista en Cataluña. Durante una comparecencia conjunta con el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el secretario general del Consejo, el noruego Thorbjorn Jagland, ha sido claro: “El Consejo de Europa ha apoyado plenamente el enfoque del Gobierno español por lo que se refiere a la cuestión catalana. Nosotros somos defensores del orden constitucional en nuestros países miembros”.

Durante su intervención, Jagland también ha defendido la independencia de los tribunales españoles: “Funcionan y hacen su trabajo”. Ha reconocido a los independentistas el derecho a acudir hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, pero ha aclarado que el compromiso democrático de la justicia española es “claro”.

Respecto a la posible resolución del conflicto en Cataluña, el secretario general del Consejo de Europa ha advertido de que esta debe estar siempre dentro de los límites constitucionales. “Es muy importante que la solución al problema catalán se base totalmente en la Constitución. Un cambio de la Constitución, si es necesario, debe hacerse de forma constitucional”, ha dicho, antes de criticar que todo lo que no obedezca a esa vía supone el “caos”.

“Después de estar oyendo que España vive todo el día una especie de franquismo revivido y que los tribunales no son independientes reconforta oír al secretario general del Consejo de Europa decir lo que acaban de escuchar”, ha celebrado Borrell tras la intervención del noruego. Al mismo tiempo, el ministro de Exteriores español ha criticado la “omertá” de los medios independentistas y se ha aventurado a pronosticar que las palabras del secretario general del Consejo no se publicarán en la prensa afín al separatismo.

11.09.2018. OK Diario. Neonazis catalanes, proetarras vascos y la ultraderecha europea arropan a Torra en la Diada

Barcelona tomada por una marcha de antorchas al estilo nazi como inicio de los actos de la Diada
En la marcha de las antorchas de ayer en Barcelona ondearon banderas del partido flamenco de extrema derecha ‘Vlaams Belang’ condenado por racismo, terrorismo y xenofobia

PdCat, ERC, CUP, ANC y Ómnium Cultural confieren un destacado protagonismo a grupos neonazis españoles, partidos europeos ultraderechistas y miembros de formaciones proetarras, como Otegi, en los actos previos a la Diaday durante la ofrenda floral, de esta misma mañana, en homenaje a Rafael Casanova.

La tensión con los grupos de la extrema derecha separatista se ha materializado en enfrentamientos verbales con los miembros de la CUP allí presentes. Los Mossos han tenido que escoltar a los primeros para evitar altercados mayores.

Partido Popular y Ciudadanos -no así el PSC de Iceta que ha asistido al homenaje a Casanova llamando a “superar divisiones”- se desmarcan con actos propios y muestran su malestar al conocerse que proetarras como Otegi arroparán a Torra en la manifestación central de esta tarde a las 16:00 h. en Barcelona, al frente de la pancarta.

Además, el ‘Movimiento Identitario Catalán’ (MIC) perteneciente a la ultraderecha independentista que apoya a Puigdemont, concurría de manera visible y preferente al tradicional acto ante el monumento a Rafael Casanova -en el que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se presentaba con un lazo amarillo en la solapa, en solidaridad con los políticos separatistas actualmente en prisión provisional, a los que ha recordado y sobre los que ha insistido que deberían estar en libertad-.

Los miembros del MIC animaban en junio de este año a “entrar en combate con las fuerzas terroristas de España”, en referencia al Estado español, manifestaciones que pronunciaban durante una convocatoria en la que los integrantes del grupo radical portaban una pancarta con el lema “Cataluña no es España (es África)”.

Hoy han reeditado la misma tipología de consignas frente a la escultura de Casanova, en la Ronda de Sant Pere, al grito de “Cataluña catalana“, “Cataluña no es España (Turquía)” o “Visca Cataluña, visca Terra Lliure“.

Otegi y la Liga Norte

Una delegación de EH Bildu con Arnaldo Otegi al frente -acompañado, entre otros, por los parlamentarios vascos Maddalen Iriarte y Bakartxo Ruiz- se encuentra desde ayer en Barcelona para participar en los actos de la Diada “en solidaridad con los presos y exiliados catalanes que este año no podrán estar presentes en la defensa de los derechos fundamentales de la ciudadanía”.

La delegación que asistió la pasada noche al acto institucional celebrado en la cámara autonómica catalana, se encontraba hoy a primera hora en el momento del homenaje a Rafael Casanova, al que Otegi llegó escoltado por dos agentes de los Mossos vestidos de paisano.

Asimismo un grupo de representantes de ‘Gure Esku Dago’ (asociación vasca por el autodenominado “derecho a decidir”) se han reunido con la presidenta de la Asociación Nacional Catalana (ANC), Elisenda Palucie, y con el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, para “compartir hojas de ruta de cara a los próximo meses”.

Al séquito de la Diada se ha sumado de manera oficial la Liga Norte, el partido italiano de ultraderecha que ha enviado a varios representantes para participar como invitados de SOM Catalans en las movilizaciones. Los miembros de la formación de Matteo Salvini manifestaron su apoyo al PdCat en el parlamento italiano y se concentraron en el Veneto en pro de su causa y en solidaridad con Puigdemont.

También concurrirá a la manifestación de esta tarde Carlos Sastre, líder del sindicato independentista catalán Intersindical CSC y antiguo militante de las organizaciones terroristas EPOCA (Exèrcit Popular Catalá) y Terra Lliure.

11.09.2018. El Independiente. Las juventudes de la CUP lanzan botes de humo y pintura contra la sede de la Policía en Barcelona

Llaman a los Mossos d’Esquadra “fuerzas de ocupación” y piden a los cuerpos policiales “que se vayan del país”

Jóvenes participantes en la manifestación convocada en el centro de Barcelona por Arran, organización juvenil vinculada a la CUP, han lanzado hoy botes de humo de colores y pintura frente a la fachada de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en la Via Laietana. También han increpado a los Mossos d’Esquadra, a quienes han llamado “fuerzas de ocupación” durante toda la mañana y a quienes también han lanzado pintura.

La manifestación de Arran, convocada para reivindicar la memoria de Gustau Muñoz, un joven que murió tras un choque policial en una manifestación el 11 de septiembre de 1978, ha arrancado en la plaza Sant Jaume y ha discurrido por la Via Laietana, donde los asistentes se han detenido ante la sede de la Policía, custodiada por agentes de los Mossos d’Esquadra.

Desde el tejado de uno de los edificios de la Via Laietana, miembros de Arran han desplegado una pancarta en la que conminaban a las “fuerzas de ocupación” a marcharse de Cataluña, con el lema “Que se vayan”. Entre gritos de “Fuera las fuerzas de ocupación” y “1 de octubre, ni olvido ni perdón”, los manifestantes han lanzado botes de humo de colores y pintura, que han dejado rastro en los aledaños del edificio de la Policía y han manchado a alguno de los agentes de los Mossos allí apostados.

 

 

 

Una referencia del separatismo catalán: Quebec

Especial de Agenda de Política Exterior:

Quebec: Cambio de guardia para una etapa post-soberanista. Francisco Javier Romero Caro

Las elecciones del 1 de octubre en Quebec abren la puerta a una nueva dinámica en la política regional. Los políticos dejaron fuera del debate, por primera vez desde los años setenta, la question nationale, y los quebequeses decidieron apostar por los partidos nuevos, castigando a los tradicionales.

Leer más

Te puede interesar…

‘Nunca hay en la historia un elemento que lo cambie todo’, entrevista con Elena Gómez Castro, directora general de Política de Defensa de España

¿’Avenir Catalunya’? A la búsqueda de moderados, Ignacio Molina y Juan Rodríguez Teruel

La identidad política de Canadá y la cuestión de Quebec, Guy Laforest

Llegar lejos para acabar retrocediendo, Ignacio Molina

Una cultura del entendimiento, Daniel Innerarity

Tan canadienses como permitan las circunstancias, Leonid Sirota

Más no siempre es mejor, Jesús A. Núñez Villaverde