Ciberseguridad, una cuestión de Estados, por Yolanda Quintana

Artículo de Revista de Política Exterior de 07.09.2018

El mayor riesgo para la seguridad en Internet no son los delincuentes informáticos, sino los Estados que han encontrado en la tecnología una herramienta de control casi absoluto. Leer más…

Ciberseguridad Yolanda Quintana. Universidad Complutense de Madrid

 

Situación actual en el Mundo digital: Paz y Guerra; amenazas, riesgos, vulnerabilidades

Guerra y Paz Digital. Editorial de Revista de Política Exterior, número 185

Exploramos un terreno desconocido de prosperidad, innovación y vulnerabilidad. La economía ha sido la primera dimensión transformada por las tecnologías digitales, pero el cambio es también social y político. La imprecisión de las preguntas y respuestas en las comparecencias del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en el Congreso de Estados Unidos y en el Parlamento Europeo da una idea del desconocimiento sobre la manera en que la tecnología está afectando a las estructuras y los conceptos tradicionales del orden internacional.

A las multas de miles de millones a Google y Microsoft por abuso de posición dominante y las denuncias por irregularidades fiscales a Amazon, Apple y otros gigantes tecnológicos, se une ahora la alarma por las campañas de desinformación e interferencia electoral a través de Facebook y Twitter, el procesamiento ilegal de macrodatos de millones de ciudadanos por empresas como Cambridge Analytica y el sabotaje de infraestructuras mediante ataques informáticos. Este número de POLÍTICA EXTERIOR se adentra en algunos de los efectos internacionales de la llamada revolución digital.

Nicholas Wright vaticina una competición entre autoritarismo digital y democracia liberal con la expansión de la Inteligencia Artificial. Advierte de que China ya ha puesto en marcha “un sistema digital autoritario”, con programas de vigilancia y aprendizaje automático a gran escala. Para el gobierno chino es irrenunciable el objetivo de convertirse en vanguardia de la innovación mundial. Cuenta para ello con la unidad de acción política y la capacidad de movilización de enormes recursos.

En el campo de la ciberseguridad, Yolanda Quintana apunta también a los Estados como el principal riesgo para la seguridad en la Red. Si EEUU, Rusia, China y Corea del Norte son las potencias más activas en este terreno, casi todos los países se han dotado de capacidades de defensa y ataque en el ciberespacio. España no es una excepción. Las denominadas “guerras híbridas” implican nuevos actores, dinámicas y escenarios. Las consecuencias económicas así como sobre los derechos y libertades de los ciudadanos son imprevisibles.

Con las personas en el centro del cambio tecnológico, Christoph Steck aboga por un pacto digital en el que los Estados y las empresas asuman nuevas responsabilidades para garantizar una digitalización que promueva una mayor igualdad y bienestar social.

Editorial de Política Exterior, número 185

Ciberseguridad, una cuestión de Estados

El mayor riesgo para la seguridad en Internet no son los delincuentes informáticos, sino los Estados que han encontrado en la tecnología una herramienta de control casi absoluto.

Hasta que el debate sobre las campañas de desinformación como una forma de guerra híbrida (acciones combinadas de robo de información, filtración interesada y ciberpropaganda) no saltó a las primeras páginas de los medios de comunicación, el principal riesgo en el ciberespacio parecían ser los delincuentes informáticos. A esta conclusión era fácil llegar teniendo en cuenta que la primera fuente de información en este ámbito, para el público en general, la constituyen las noticias sobre incidentes recogidas por los medios, que tienden a poner el foco en hechos relacionados con el cibercrimen.

No solo eso. Algunos documentos, como la Agenda de Ciberseguridad Global de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), estaban centrados en la lucha contra la ciberdelincuencia como marco prioritario, cuando no único, de su estrategia. Igual puede decirse de la labor de los legisladores. El Parlamento español, por ejemplo, ha dedicado varias comisiones y subcomisiones a analizar desde distintos enfoques la peligrosidad de Internet o de algunas de sus herramientas; como la subcomisión de Estudio sobre las Redes Sociales que puso en marcha la comisión de Interior del Congreso en la X Legislatura o, mucho antes, en la VI legislatura, la comisión Especial Sobre Redes Informáticas. Esa sensación ni siquiera cambió tras el goteo de las filtraciones de Edward Snowden –cuyo escaso impacto político aún hoy llama la atención– que sacaron a la luz las numerosas operaciones de los servicios de inteligencia de Estados Unidos para tener un control casi absoluto de cualquier actividad digital de cualquier persona.

Revista de Política Exterior. Septiembre-octubre de 2018. Número 185, por Yolanda Quintana

¿DAESH realmente conocía la existencia de la célula de Ripoll?

NOTA DE LA REDACCIÓN: El Foro para la Paz en el Mediterráneo, publica distintas sensibilidades sobre la situación política del Mediterráneo y por supuesto de España, pero su publicación en su web no quiere significar la aceptación de los planteamientos del autor del texto, reconociendo, en este caso al analista Carlos Seisdedos como una autoridad en el ciberterrorismo

AUTOR: Carlos Seisdedos

En muchos artículos se analizan los atentados, pero bajo una premisa que podría ser errónea.

Durante los últimos días he leído diversos artículos y análisis, en todos ellos se analizan los
eventos acontecidos durante y después de los atentados de Barcelona y Cambrils, pero casi todos los
análisis se basan en una premisa que podría ser errónea, que DAESH fuese conocedor e instigador de
los atentados.
Por todos es conocida la cronología de los atentados en el “mundo físico”, pero no sobre los
acontecimientos sucedidos en el “mundo ciber o virtual”.
Este artículo está centrado en las comunicaciones y propaganda realizada y difundida durante el día
17 de agosto de 2017, el fatídico día de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils, que
formará parte de un informe más completo sobre la utilización por parte de los terroristas de las
redes sociales y Telegram.
Por motivos obvios, el día 17 de agosto y sucesivos, monitoricé las diferentes redes sociales
utilizadas por los terroristas para investigar sus comunicaciones.
Sin entrar de forma extensa en la utilización de las redes sociales por parte de los terroristas,
ni repasar los acontecimientos ya conocidos, a continuación, expongo cómo y de qué forma
transcurrieron los acontecimientos el día 17A en las redes sociales utilizadas por DAESH.
Los atentados de Barcelona se iniciaron aproximadamente sobre las 17:00 horas.

17.08.2018. Carlos Seisdedor DAESH y el 17A

‘Blockchain’: la descentralización del poder y su aplicación en la defensa.- Ricardo Palomo-Zurdo

 

La tecnología blockchain promete ser la mayor revolución tecnológica global después de la aparición de Internet. Su singularidad radica en el concepto de descentralización y en la distribución entre los nodos de la red de las transacciones realizadas, desapareciendo el concepto de centralidad. Pero también, se caracteriza por su ingenioso sistema de encriptación, por la inmutabilidad de los registros y por sus virtudes de trazabilidad, lo que ha captado la atención en el ámbito militar, en particular en relación con el control de cadenas de suministros en el sector de la defensa, en materia de ciberseguridad en las comunicaciones y, también, en otros ámbitos aún en fase de experimentación, como la activación de sistemas de armamento.

Documento elaborado por Ricardo Palomo-Zurdo, catedrático de Economía Financiera de la Universidad CEU San Pablo

‘Blockchain’: la descentralización del poder y su aplicación en la defensa.- Ricardo Palomo-Zurdo. Documento de Opinión 70/2018 del IEEE

Este documento está relacionado con el tema de las XII Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación sobre Geoeconomía. Se pueden visualizar los siguientes enlaces:

Mesa redonda y debate: ¿El Bitcoin: Moneda Geoeconómica Mundial?

La financiación del terrorismo: principales actores, estrategias y fuentes

El Ejército español del futuro

El día 13 de abril, en el Real Club Mediterráneo, organizado por la Agrupación Nacional de Legionario de Honor, “José Ortega Munilla”, con la colaboración de la Unión Nacional de Milicias Universitarias (UNAMU) y el apoyo técnico del Foro para la Paz en el Mediterráneo, tuvo lugar una conferencia sobre el Ejército del futuro, dictada por el General de Ejército, Jefe de Estado Mayor del Ejército, Francisco Javier Varela Salas.

Comenzó el general exponiendo el entorno geoestratégico en que se encuentra España, con amenazas en el este y recogidas en la carta de la OTAN, en el artículo 5, por lo que de forma coloquial se denominan como tal y otras amenazas en el sur, que en la Alianza se han venido en llamar “operaciones no artículo 5º”.

La guerra no puede entenderse, únicamente, como la convencional, protagonista de la Segunda Guerra Mundial, en la cual se enfrentan dos poderes militares en un espacio físico. Hoy aparece conjuntamente con nuevas amenazas y acompañada de actores estatales y no estatales, desarrollándose en el espacio físico, ciberespacio, ultraterrestre, etc. Las amenazas ya no son solo poderes soberanos, sino que entre ellas también se encuentra el terrorismo y el crimen organizado, por exponer algún ejemplo.

El ponente arguyó que si nos preparamos adecuadamente para la guerra convencional, que es la menos probable, estaremos preparados para los nuevos conflictos, que exigen una especialización de la fuerza militar, pero que España, como potencia media, no puede permitirse, exigiéndose una polivalencia, alcanzada a base de un exhaustivo adiestramiento de las unidades y la instrucción del personal.

La guerra vivida hasta la fecha, se conformaba en la Fuerza moviéndose por el terreno y los espacios marítimo y aéreo, siendo predominante el primero para el Ejército de Tierra, teniendo como objetivos estratégicos el desbordamiento de núcleos urbanos, buscando al ejército enemigo. Pero hoy en día, gran parte de la confrontación armada, se desarrollará dentro de las ciudades, unas grandes urbes, superpobladas, con diez, quince o veinte millones de habitantes, en donde además el escenario es confuso, porque no se sabe “quién es quién”, será disputado, con participación de ejército regular, milicias, bandas armadas, etc., con un handicap para el ejército convencional, que su operatividad queda “restringida”, porque hay cuestiones que no le están permitidas y sus errores se pagan muy alto a nivel político internacional, mientra que para los otros, es decir los “malos”, no hay ningún tipo de restricción.

Para hacer frente a esas amenazas sobre España y sus aliados, debemos contar con los medios capaces de proporcionarnos seguridad. Los recursos humanos son los que son, es decir los que fijan los representantes del pueblo, por lo que aunque parezcan escasos, es preciso racionalizarlos y obtener la mayor capacitación y excelencia.

Por ejemplo, entre los retos inmediatos habrá que estudiar una nueva normativa para el personal, que asegure “su disponibilidad” en todo momento y una racionalización de las actuales infraestructuras existentes.

Evidentemente no puede asegurarse a todo el personal militar, que tenga asegurada su permanencia en el ejército hasta los 61 años, las condiciones físicas merman con los años, por lo que es necesario, prepararlos para que a los seis, doce o que se decida, puedan incorporarse a la vida civil.

Los cometidos de las unidades del E.T. se configuran en:

  1. Misión permanente 24 horas
  2. Fuerzas en operaciones, incluyendo las que tienen como misión la “seguridad cooperativa”.
  3. Las fuerzas de reacción, como las asignadas a la OTAN, UE, Cuartel General Terrestres de Alta Disponibilidad y las de acción conjunta.
  4. Por último una parte de la Fuerza se encontraría en “preparación”

Queremos visualizar el Ejército en el horizonte de 2035, y para ello se configura a la Brigada como un Sistema de Armas y no un conjunto de carros de combate, fusileros, transmisiones, artillería, etc., sino como un conjunto que hay que adquirir, que hay que formar e instruir. Como ejemplo se pone una fragata de la Armada, no se compran cañones, direcciones de tiro, casco del barco, etc., sino que se adquiere el conjunto y cuando está terminada se entrega a la Armada para su utilización.

Se ha tomado como experimentación de la que llamamos BRIEX 2035 a la Brigada de la Legión, “Rey Alfonso XIII”.

A continuación se inició un debate en el cual entre otros, participaron el alcalde de Alhaurin de la Torre, Joaquin Villanova; el exembajador de la UNESCO en los países árabes, Francisco Carrillo y el miembro de la asociación “Bernardo de Galvéz” y académico de San Telmo, Manuel Olmedo Checa.

Se adjunta:

2018. Informe de Situación del Ejército de Tierra (por el Estado Mayor del Ejército)

Las noticias de prensa sobre el acto celebrado el 13 de abril de 2018 en Málaga:

13.04.2018 Diario Sur: Conferencia del Jefe del Estado Mayor sobre el futuro del Ejército.

14.04.2018. Europa Press

14.04.2018. Eco Diario. El Economista. El Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, Francisco Javier Varela Salas, ha asegurado que el Ejército español “está inmerso en los estudios para definir la Fuerza que precisará en el entorno del año 2035”.

 

20 Minutos. 14.04.2018. El JEME asegura que el Ejército de Tierra se está preparando para poder responder a los retos del futuro .