XIII Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación: ¿Por una defensa europea?

Los días 14 y 15 de noviembre, en las jornadas organizadas por el Foro para la Paz en el Mediterráneo, se analizará y debatirá el tema de la necesidad o no de una defensa europea. No como hasta la fecha mediante la conjunción de los ejércitos nacionales de los estados miembros, sino autónoma, con una política de defensa y unas fuerzas armadas europeas, las cuales podrían convivir o no con la de los estados miembros.

En principio el «Ejército europeo» debería ser exclusivamente de proyección hacia el exterior, reducido, flexible y dotado de las capacidades estratégicas necesarias para su traslado a grandes distancias, donde los intereses de la Unión Europea estén en juego. En caso de una mayor implicación se activarían las fuerzas armadas de los países de la Unión.

¿Es una tarea irrealizable? Para muchos es imposible llegar a ese extremo, dadas las diferencias geopolíticas y geoestratégicas de los Estados como Francia y Alemania, pero que puede empezar a ser creíble tras la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En esta página se irán insertando todo lo relacionado con este tema:

La Unión Europea hacia su futuro (Política Exterior 14.06.2019)

__________________________________________________________________________________________

Análisis del enfrentamiento tecnológico y económico entre EE.UU. y Rusia (La trampa de Tucídides)

_______________________________________________________________________________________________________________

Reglamento del Fondo Europeo de Defensa

EE UU ha dejado de ser un aliado incondicional y previsible y China ha emergido como un rival sistémico. Europa ha comprobado en el último lustro que su dependencia militar y tecnológica de EE UU le impide resolver por sí sola conflictos tan cercanos como los de Siria o Libia

11.06.2019. El País. Europa reforzará su política exterior e industrial para recuperar influencia frente al duopolio de EE UU y China Las nuevas consignas figuran en el borrador de la Agenda Estratégica de la UE para 2019-2024

DEFENSA DEL MULTILATERALISMO

El borrador de la Agenda Estratégica de la UE describe un inquietante panorama mundial, «cada vez más inestable, complejo y sujeto a cambios rápidos». Un escenario en el que los parámetros políticos, legales y tecnológicos del siglo XX sobre los que se conformó la Unión Europea parecen tambalearse o son olímpicamente ignorados por algunas de las potencias con las que compite Europa.

«En un mundo en el que las normas comunes y los estándares son cada vez más cuestionados, es vital promover la igualdad de condiciones, incluido el área comercial», plantea el documento que se espera aprobar en la cumbre europea del 20 y 21 de junio.  «La UE debe continuar defendiendo el multilateralismo y un orden internacional basado en normas mundiales», añade el documento.

Bruselas incluso se postula como ejemplo a seguir por el resto del planeta. «La UE debe promover su modelo único de cooperación como inspiración para otros», sugiere la Agenda. Pero también parece blandir el palo cuando la zanahoria no dé resultado. El texto aboga por hacer «más activas» las políticas europeas de defensa e intervención en el exterior.

_________________________________________________________________________________________________

11.06.2019. Diario Sur de Málaga. China quiere seguir reforzando sus vínculos con Rusia para hacer frente mejor a EE UU

______________________________________________________________________________

03.06.2019. El Español. La visita más polémica de Trump a Londres: pide un ‘brexit’ sin acuerdo y un veto a Huawei El presidente de Estados Unidos llega a Reino Unido este lunes en una visita de estado cargada de peligros diplomáticos.

_______________________________________________________________________________________________________________

Estados Unidos ha pasado de la presión al ultimátum para que Europa cambie el rumbo de su incipiente política de defensa y la mantenga estrechamente vinculada a los intereses de Washington, que exige participar en los proyectos de armamento, lo que rechaza Bruselas por temor a quedar atrapada en la normativa estadounidense de exportación de material militar. La tensión ha alcanzado tal nivel que la Administración de Donald Trump ha advertido a la UE de que se expone a quedarse sola ante amenazas como Rusia si sigue adelante con su plan, según documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

02.06.2019. El País. Bernardo de Miguel. EE UU da un ultimátum a Europa para que rectifique su plan de defensa Washington exige que sus empresas participen en el desarrollo de armamento de la UE

_____________________________________________________________________________________

¿Cuáles son los retos internacionales a los que Europa debe hacer frente? ¿Está preparada para afrontarlos?

Hoy se celebra el Día de Europa, con unas elecciones decisivas a la vuelta de la esquina. Tras los peores años de la crisis económica, en los que la Unión Europea concentró sus energías en problemas internos, parece el momento idóneo de ocuparse también de lo que ocurre fuera, en un mundo que no detiene su marcga. Preguntamos a un grupo de expertos cuáles son los retos internacionales a los que debe hacer frente la UE y si está preparada para ello.

24.05.2019 APTIE Tecnologías e Industrias Estratégicas. La Europa de la Defensa, España y el Ejército europeo, Juan Pons

Las reiteradas llamadas para establecer unas Fuerzas Armadas integradas bajo la potestad de las autoridades de Bruselas es una especie de serpiente de verano que, al igual que el rio Guadiana, aparece y desaparece con cierta frecuencia en diferentes foros y medios de comunicación de España y del conjunto de los países de la Unión Europea. Leer más

 

EEUU, China, Europa y el orden mundial (Siete Días en Política Exterior)

10.05.2019. Agenda de Política Exterior. Política exterior de la UE

¿De verdad es necesaria en la UE una Política Común de Seguridad y Defensa?

Ana Belén Perianes

La gravedad de los desafíos que encara la UE es significativa y requiere que su resolución sea abordada de forma conjunta. Así lo evidencian los conflictos en el vecindario próximo y la creciente inestabilidad en los flancos sur y este; la amenaza del terrorismo yihadista y los ataques que venimos sufriendo en territorio europeo; Rusia como factor desestabilizador; la anexión de parte de Ucrania por Rusia; los retos en materia de ciberseguridad, o los riesgos y amenazas que plantean vulnerabilidades estratégicas como la seguridad energética, entre otros retos.

Agenda Pública El País. Ana Belén Perianes: Doctora en Paz y Seguridad Internacional por el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado.

 

Reglamento del Fondo Europeo de Defensa

28.05.2019. Blog Cuatrecasas

Publicado por  y  / 28 mayo, 2019

El pasado 18 de abril de 2019, el Parlamento Europeo ha dado luz verde a la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece el Fondo Europeo de Defensa (en adelante, el “Reglamento”), que tiene como objetivo principal la estimulación de la competitividad, la eficiencia y la capacidad de innovación de la base tecnológica e industrial de la defensa en toda la Unión Europea (en adelante, la “UE”), que contribuya a la autonomía estratégica y a su liberad de acción (artículo 3).

El Reglamento nace del compromiso adoptado por la Comisión mediante el Plan de Acción Europeo de Defensa (el 30 de noviembre de 2016) de fomentar una industria europea de defensa competitiva, innovadora y eficiente en la UE y la promoción de adquisición de productos y tecnología de defensa europeos en el mercado interior con el objeto de reforzar la independencia frente a terceros países. La Comisión propuso la dotación de un Fondo Europeo de Defensa (en adelante, el “Fondo”), con 13.000 millones de euros para el periodo de 2021 a 2027, que materializase estos objetivos.

El Reglamento fomenta el desarrollo de una nueva generación de sistemas de defensa y de nuevas tecnologías de defensa, con el objetivo de aumentar la cooperación entre los Estados miembros a la hora de invertir en equipos de defensa (considerando segundo). De igual forma, promueve la garantía de la autonomía tecnológica de la industria de defensa de la UE (considerando tercero).

En relación con el concepto de autonomía tecnológica, el Reglamento permite la participación de empresas extracomunitarias en las acciones que se financien. Ahora bien, su participación queda supeditada al cumplimiento de la siguiente condición: los derechos de propiedad intelectual e industrial derivados de la acción de desarrollo o de investigación, así como los resultados de esta, deben seguir siendo del beneficiario de la dotación de fondos durante y después de la acción, y no deben estar sujetos a controles o restricciones a la exportación que puedan imponer terceros países.

La importancia de los derechos de propiedad intelectual e industrial en materia de defensa se constata asimismo en el análisis de los criterios de adjudicación del Fondo. En concreto, cada propuesta se analizará en función de, entre otros, “d) la contribución a la autonomía de la base tecnológica e industrial de la defensa europea, por ejemplo, aumentando la no dependencia frente a las fuentes externas a la Unión y reforzando la seguridad del suministro […]” (artículo 13.2).

La aprobación de esta propuesta no ha estado exenta de polémica. En concreto, el 1 de mayo de 2019, Estados Unidos de América (“EE.UU.”) mostró su disconformidad con la integración, cada vez mayor, de un mercado común en materia de armamento en la UE. Así, en una misiva dirigida a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, establece las posibles consecuencias, económicas y políticas, a las que se enfrentaría la UE en caso de seguir invirtiendo y desarrollando programas de armamento sin contar con terceros países, como EE.UU.

EE.UU. también ha mostrado su disconformidad en lo que respecta a la Cooperación Estructurada Permanente (“CEP” o “PESCO”, por sus siglas en inglés), adoptada el 11 de diciembre de 2017. La CEP tiene como finalidad profundizar la cooperación en materia de defensa entre los Estados miembros y reforzar conjuntamente las capacidades de defensa para ponerlas a disposición de las operaciones militares de la UE. En este contexto, se han desarrollado 34 proyectos de armamento en 25 Estados miembros de la UE.

La participación de terceros estados en los proyectos de la CEP depende de la aprobación por unanimidad de todos los Estados parte, lo que facilita un posible veto a la participación de EE.UU.

De acuerdo con EE.UU., la actuación de la UE supone un riesgo a la cooperación e integración de la industria armamentística adquiridas desde la firma de la Organización del Atlántico Norte (“OTAN”), en 1949, con motivo del final de la Segunda Guerra Mundial. Por ello, propone que se modifiquen los apartados del Reglamento relativos a los derechos de propiedad intelectual e industrial y al control de exportaciones, así como el derecho de veto contenido en la regulación de la CEP.

Entre las consecuencias a las que, de acuerdo con EE.UU., la UE podría enfrentarse, destacan la posibilidad de que EE.UU. establezca vetos a los proyectos europeos, con el consiguiente impacto económico que esto conllevaría. EE.UU. también advierte de la posibilidad de que empresas europeas con actividad en el mercado estadounidense decidieran no participar en los proyectos de la CEP y del Fondo, para evitar la permanencia de los derechos de propiedad intelectual e industrial en la UE, lo que supondría el incumplimiento de las normas de EE.UU. en materia de exportaciones.

Reglamento del Fondo Europeo de Defensa (texto en español)

Reglamento Fondo Europeo de Defensa. Anexo (en español)

Como se ve, la tecnología y la propiedad intelectual e industrial centran en los últimos tiempos la atención del sector de la defensa.

XIII Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación: «Hacía un Ejército Europeo»

 

De la CED a la Autonomía Estratégica de la UE: un cambio de paradigma en la Seguridad y la Defensa

La rápida transformación de la estructura del Sistema Internacional trae consigo un
cambio de paradigma en la seguridad y la defensa, lo que obliga a Europa a plantearse
de nuevo el debate sobre dicha materia. Descartado un ejército europeo en el corto y
medio plazo, solo queda centrarse en torno a su «autonomía estratégica». Mientras se
proponen grandes proyectos y anticuados al momento histórico en el que vivimos, como
el portaviones europeo, otros conceptos clave como el espacio, las amenazas híbridas
o la inteligencia artificial (y sus diferentes campos como el Aprendizaje Profundo), no son
si quiera tenidos en cuenta por las actuales autoridades europeas, aun habiendo sufrido
ya sus consecuencias por algunos de sus Estados miembros. Las operaciones
espaciales y cibernéticas, cuentan ya con el suficiente potencial de tener un mayor
impacto en la guerra del siglo XXI o «guerra futura», que las bombas y las balas, que ya
son parte del pasado.

Boletín del IEEE. Jorge Abad Soto, Graduado en Relaciones Internacionales y Oficial Analista de Inteligencia

17.02.2019. Carmen RengelEl HuffPost. Hacia un Ejército europeo

23.02.2019. Ok Diario. El PSOE apuesta por la formación de un ejército europeo de cara a las europeas

¿Es viable un ejército europeo a medio plazo?

El 70 aniversario del nacimiento de la OTAN reaviva el debate sobre la necesidad de un ejército europeo que otorgue a Europa una mayor autonomía de la Alianza Atlántica y de Estados Unidos en materia de seguridad y defensa. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, lideran esta reivindicación de “independencia estratégica” para la que no parecen existir todavía propuestas concretas. Preguntamos a los expertos si es viable un euroejército a medio plazo.

José Enrique de Ayala | Miembro del consejo asesor de ‘Política Exterior’. Jefe del Estado Mayor del Eurocuerpo entre 2001 y 2003.

Si hablamos de un ejército europeo similar a los ejércitos nacionales clásicos, es decir, integrado, con una sola estructura, una sola jerarquía, y dependiente de una autoridad política única, la respuesta es no. Primero necesitaremos tener una unión política en la que los Estados miembros de la Unión Europea hayan aceptado compartir su soberanía hasta sus últimas consecuencias, lo que es difícil de imaginar a medio plazo, aunque este es un objetivo al que no deberíamos renunciar.

Agenda de Política Exterior. Leer más

 

EUROPA Y LA NUEVA GUERRA FRÍA

Macron ha lanzado una contundente señal de alarma ante Trump pero con la mirada puesta en la actual Europa en el mundo: la creación de un Ejército de Europa

FRANCISCO J. CARRILLO Exembajador de la Unesco y Vicepresidente de la Academia Europea 

Si mezclamos en el mortero los procesos de globalización financiera y la presencia de los tres grandes actores (EE UU, Rusia y China) en competencia comercial con ‘cuarteles activos’, los resultados son inquietantes para el presente y para el futuro de la humanidad. La reacción visceral, y racional, desde la atalaya europea sería: más europeísmo. El discurso no puede seguir sobrevolando los despachos administrativos y las sacristías judeo-cristianas. Las circunstancias reclaman con urgencia que el relato europeo se instale en las escuelas, en los sistemas educativos, mediante un esfuerzo singular de educación comparada. ¿Cómo es posible ‘hacer Europa’ si apenas nos conocemos entre nosotros mismos?

Tras dos guerras devastadoras que calificamos de mundiales por la presencia fundamental de los extraeuropeos, Europa inicia su reconstrucción material con la ayuda decisiva del Plan Marshall alimentado por los Estados Unidos de América, al tiempo que unos ‘Padres Fundadores’, que preconizaban la Unión en 1947 (Congreso de La Haya) eran portadores de una filosofía y unos valores basados en un manojo de principios básicos: democracia, libertad y participación distributiva y equitativa. Principios y valores que rememoraban a Aristóteles y a toda la tradición judeo-cristiana (que hoy pueden sonar a cantos de sirenas). Se reconstruyeron las ciudades devastadas por la guerra, se dieron los primeros pasos para la reindustrialización y se llegó a lo que hoy es la Unión Europea. Se abrieron las fronteras a la libre circulación de personas y de mercaderías. La globalización financiera iba por su lado (por usar una simplificación) y saltaban por sí solas las viejas fronteras. Pero Europa nacía con su tendón de Aquiles: la marginación de la cultura, de su desconocida diversidad cultural y de los valores implícitos en el devenir de sus pueblos y naciones.

Esta es la gran debilidad en las políticas unionistas que en manera alguna puede resolverse con el atractivo Programa Erasmus. En general, los jóvenes erasmus van a tierras ignotas sin previo conocimiento de las historias culturales y con apenas conocimiento de la lengua que aprenden y perfeccionan sobre la marcha porque los sistemas educativos no lo contemplaron y miraron a otro lado. ¿No fue ayer que los ministerios de Educación se llamaban ministerios de Educación Nacional? Miraban, y siguen mirando para dentro, con sus concepciones aún no resueltas de los relatos de la historia siempre contradictorios y sin tronco común. Creo no arriesgar posición intelectual al afirmar que esta es la clave de fondo de la debilidad europea, que tampoco cubre el turismo de masas ni el más específico turismo cultural.

En esta situación de debilidad cultural (aunque de momento no haya alarmas en la economía todavía potente de Europa) surgen nuevos actores (EE UU, Rusia y China, además de las potencias que ya emergieron, como es el caso de India) en máxima tensión comercial y en circuitos que fueron ya utilizados en lo que fue carrera armamentística que renace con toda fuerza. Trump (pero no sólo él) ha dado pasos inesperados por el frágil equilibrio mundial que habíamos conseguido: políticas abiertamente proteccionistas y nacionalpopulistas, opción reiterada contra el multilateralismo (debilitar la ONU, la Unesco, los mecanismos e instrumentos internacionales de regulación del comercio, etc.). Y como última insistencia, debilitar el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El efecto-llamada de tales políticas ha impulsado a los nacionalpopulismos (de izquierda o de derecha), sin duda en Rusia y en China, y en la vieja Europa: Italia, Polonia, Hungría, Austria, Alemania, Francia, Holanda, ‘Brexit’… La Unión Europea ha sido incapaz de impedir tales movimientos de los euroescépticos que recuerdan situaciones de los años 1930 que parieron al monstruo de Hitler e incitaron al fascismo italiano. La única solución es más europeísmo con importantes correctivos a su relato cultural (prácticamente inexistente) y a los mecanismos económicos-financieros de la Unión.

El primer ministro francés, Macron, ha lanzado una contundente señal de alarma ante Trump pero con la mirada puesta en la actual Europa en el mundo: la creación de un Ejército de Europa que, según algunos analistas y estrategas, daría soporte inmediato a la renqueante Unión Europea. Merkel ha apoyado esta propuesta con entusiasmo, añadiendo la posibilidad de crear un ‘Consejo de Seguridad Europeo’ (estilo al de la ONU) con capacidad de decisión rápida. Es de toda lógica al sopesar no sólo la debilidad político-militar de la Unión Europea, sino las serias amenazas que se vislumbran en el horizonte. Ante tales hechos, hay que dotarse de nuevos instrumentos políticos para saber defenderse e incluso prever (lo que es evidente ante el terrorismo globalizado). El relanzamiento de la carrera armamentística, con la aplicación de altas tecnología y de la inteligencia artificial, (Guerra Fría, sin duda), ha hecho sonar las alarmas de los países detentores del arma nuclear: Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Paquistán, Israel, y quizá Corea del Norte e Irán. Arabia Saudí ha iniciado la construcción de una planta nuclear «con fines pacíficos» y aplicación civil…

Ante este panorama, más europeísmo en las escuelas, más cultura en los programas de la Unión Europea, más negociaciones multilaterales para frenar nuevas guerras, incluida la híbrida del terrorismo. Y sobre todo más educación en los valores comunes y transversales (ética y moral) de la humanidad. El resurgir de los nacionalpopulismos es un peligro contra esa humanidad en desequilibrios alarmantes.

11.12.2018 Diario Sur. Tribuna

La defensa europea ¿debe ser responsabilidad de la Unión Europea?

NOTA DE LA REDACCIÓN:

Los tres pilares de la soberanía son: la Defensa, la Política Exterior y la Política Monetaria. En la actualidad la UE solo dispone de uno de ellos ¿Debe tener los tres y asumir el puesto conjunto que le corresponde en el planeta?

Esa es la controversia:

Mayo 2018. Video youtube sobre la defensa europea y EE.UU.

20.11.2018. La Vanguardia. Secretario general de la OTAN, sobre un posible Ejército europeo: «Lo que Europa necesita es más inversión en defensa»

21.11.2018. Sputniknews. La idea de crear un Ejército común de la UE, expresada por varios líderes europeos, ha encontrado un inesperado apoyo en Vladímir Putin. En Rusia, que durante siglos ha sufrido varias invasiones desde Occidente, todo auge de fuerza europea tradicionalmente es visto con desconfianza. Entonces, ¿a qué se debe este respaldo?

21.11.2018. El País. El espectro del Ejército europeo La creación de unas fuerzas armadas de Europa plantea numerosas dificultades nacionales y de los propios mecanismos de la UE que hacen que la idea no pueda pasar de ser un deseo a un proyecto

21.11.2018. El Mundo. Paula Risikko, presidenta del Parlamento de Finlandia: «Un ejército europeo puede ser un camino para una UE más fuerte»

22.11.2018. Mundo Sputniknews. El embajador de EEUU para la Unión Europea, Gordon Sondland, pidió claridad al bloque sobre sus intenciones de crear un Ejército propio. Según él, si esa propuesta llegara a concretarse debe ser un complemento de la OTAN y no su reemplazo. “Este es un asunto muy delicado para nosotros. Regularmente convencemos a un elector típico en Estados Unidos de las razones por las que, a pesar de todos nuestros problemas, enviamos anualmente decenas de millardos de dólares a Europa para protegerla de Rusia y otras fuerzas inamistosas, aunque ese dinero podría ser destinado a las necesidades de Estados Unidos”, dijo el diplomático en una audiencia del comité de Asuntos Exteriores.

21.11.2018. Real Instituto Elcano. Defensa europea: ¿de qué ejército europeo hablan Macron y Merkel? Fleix Arteaga. ARI 125/2018 – 21/11/2018

Tema. El presidente Emmanuel Macron y la canciller Angela Merkel han reivindicado la necesidad de que la UE cuente con un ejército europeo.

Resumen. El presidente Emmanuel Macron y la canciller Angela Merkel han reivindicado la necesidad de un ejército europeo, una reivindicación enmarcada en el contexto de la conmemoración del fin de la Primera Guerra Mundial y de las próximas elecciones europeas y que ha adquirido mayor notoriedad mediática gracias a su descalificación por los tweets del presidente Donald Trump. Sin embargo, ninguno de los dos ha explicado en qué tipo de ejército están pensando, si en uno que dependa de las instituciones europeas y defienda el territorio de los Estados miembros (Ejército europeo) o en una fuerza militar que proporcione seguridad a terceros bajo el control de los Estados participantes (Ejército de europeos). Este análisis describe las iniciativas previas, el contexto de la reivindicación y los últimos avances de la Política Común de Seguridad y Defensa en 2018.