El mandato imperativo de los diputados y senadores de las Cortes Generales y comentarios de DEMOS78

 

10.09.2020. Revista de Prensa. Una ventana abierta al mundo político y social.Burke y la conciencia política. Por Mauricio Suárez

10.09.2020. Jorge Hernández Mollar

Interesante reflexión, pero el juicio se conforma con una buena formación personal, profesional y humanística. Todo lo contrario de lo que carece gran parte de esta nueva clase política, más ducha en idiomas y tecnología  pero bastante pobre en cultura general como lo vienen demostrando en sus declaraciones, palabras, formas y especialmente en su escasez de principios y convicciones.

Creo que la raíz del mal que padecemos y de la pobreza parlamentaria que sufrimos con el deterioro serio que eso supone para cualquier sistema democrático y el nuestro ya lo está sufriendo, se encuentra en los propios partidos políticos que han corrompido su democracia interna con todo lo que eso ha supuesto y supone para su credibilidad y su capacidad de ser la correa de trasmisión de los ciudadanos. Su descrédito es un grave problema que hay que afrontar porque son ellos los que están generando el acceso a la representación política de personajes tan nefastos para España como los son los que hoy se sientan en unos escaños que hoy se avergüenzan de servir de posaderas de muchos de ellos.

Tema apasionante que como dijimos el otro día en la interesante tertulia con Salvador, debería ser objeto de una especial. Saludos

_____________________________________________

19.09.2020. José Soldado Gutiérrez

Como dijimos el otro día en la tertulia: si un sistema electoral que lleva funcionando cuarenta años “selecciona” una clase política como la que hay ahora es que el sistema no funciona y hay que cambiarlo. La clase política de la transición (educada, formada en el régimen anterior) tenía una formación muy diferente (no sólo por sus conocimientos o experiencia laboral, etc., sino por su respeto a las reglas no escritas de la democracia que son una de las claves de que funcione bien).  Una ley electoral no es otra cosa que un método se selección de élites políticas (junto con otros), de un lado, y de otro, de selección de representantes de los diversos intereses en liza que coexisten en un país. Cuando el método demuestra sesgos peligrosos para la democracia (por ejemplo que en realidad construye una “partitocracia”) hay que cambiarlo. Ese es hoy el principal reto de España porque a partir de ahí pueden promoverse otras reformas esenciales, con las élites o clase dirigente que arroja esta ley electoral no es posible. Se demostró con Rajoy: pudo hacer las reformas de calado necesarias para homologarnos a Europa en legislación laboral, características de los sindicatos, educación, etc. y no las hizo (sólo las imprescindibles para que no le pillara la definitiva depauperación, un liftin) y prefirió entramparnos hasta casi un 100% del PIB. ¿Por qué?  porque ninguna rana quiere su charca seca. El problema es que, siguiendo con la metáfora, en el mundo hay casi 8 millones de especies animales y el sistema adolece de representación de sus intereses. No sólo hay ranas. Entiéndase que a mi Rajoy (cuando traicionó descaradamente el programa económico liberal con el que ganó las elecciones) me salió rana, pero no he elegido la metáfora por eso.

________________________________________

19.09.2020. Miguel Rodríguez Ordóñez

Es muy frecuente en Demos las críticas a las leyes que regulan nuestro sistema electoral. La crítica mas obvia es que ha permitido que en el gobierno están los mas beneficiados por la ley electoral. que también son los mismos que no quieren cambiar de ella ni una coma mientras  gobiernan. Una buena ley electoral puede posibilitar que  pierdan el gobierno por eso .lo último que hará  el partido socialista que es el que gobierna es una ley electoral que le perjudique..Si hay partidos beneficiados por la ley electoral son los socios del gobierno socialista cuyo poder decisorio es con frecuencia inversamente proporciona a su número de diputados.y a su patriótica preocupación por la España toda cuya defensa en la pantomima juramentada es el hazmerreír de cualquier jurista que se precie. Por todo lo dicho, con el máximo respeto hacia todas las opiniones,, no creo posible hoy hoy por hoy que del gobierno salga una  reforma de la ley electoral..La élite no  está en la  política por culpa de la ley electoral sino `porque no la  elige el que manda. El que manda está en los mítines de Villanueva de los Olivares, de 232 habitantes, y desde allí sube, sube y sube., si  vale o lo valida el que manda. Esto no es una  cuestión  exclusiva de los partidos políticos.  También es rutina en Colegios de Abogados,  Colegios de Médicos (Reciente elección de Madrid, donde ha ganado la candidata contraria a la candidatura «progresista» que también quería  ocupar ese  sillón del Colegio de médicos para proteger a los ministros del ramo en crisis por el Cvid)  Ocurre lo mismo en  Consejos de Administración de Bancos o en el Sindicato de Mineros…en todas parte s donde alguien  quiere alcanzar el poder  y luego quiere que le dure. Lo de los partidos políticos merecen con su comportamiento una reflexión como la  extraordinaria de Mauricio  Suarez que nos envió Theodora  Wellhammer  llena de lógica como corresponde a quien es Catedrático de Lógica.  Ahí esta el meollo, el mandato imperativo.  Sigamos en ello.  Abrazos

La democracia en entredicho por la política actual

 

01.09.2020. ABC. UNA RAYA EN EL AGUA Costaleros El mantra del mes es la resiliencia, el sí-se-puede, el hombro arrimado y otros tópicos de manual de coaching barato

Ignacio Camacho

Sánchez no tiene planes, tiene guiones. No tiene ministros, tiene figurantes. Y no tiene estrategas, tiene escribidores de relatos. El de este mes, porque sus seriales pierden fuelle a corto plazo, es el de la resiliencia, el sí-se-puede y otros tópicos de manual de coaching barato. Hay que arrimar el hombro, han escrito los mismos guionistas que en la investidura exigían a la derecha el apoyo sin contrapartidas al candidato por si los separatistas se arrepentían a última hora de cumplir su pacto. Oiremos ese sintagma repetido en decenas de discursos y entrevistas y lo veremos multiplicado en las redes sociales por miles de corifeos adiestrados en la reproducción de consignas con fidelidad de papagayos. Arrimar el hombro significa asentir

y callar, declararse cautivos y desarmados, arrodillarse con unanimidad extasiada ante un napoleoncito de pacotilla convencido del carácter providencial de su vacuo liderazgo y agachar la cerviz para sacarlo bajo palio. Cada vez que el presidente insista, y serán muchas, en esa cantinela de saldo debería añadir «porque yo lo valgo». Eso es lo que de verdad piensa: que España le debe a Su Persona acatamiento y vasallaje, trato deferencial y consideración patriótica de bien de Estado. César o nada, él o el caos.

 

23.08.2020. ABC. Okupación salvaje: la España secuestrada Un alto porcentaje de la okupación ilegal afecta a viviendas de bancos, pero desde ellas, la corrupción de la convivencia y la intimidación vecinal es la misma que cuando lo que se profana es un piso privado Impotentes, los ayuntamientos de los municipios inoculados por los okupas no tienen otro remedio que actuar «al límite de la ley o un poquito más allá».
16.08.2020. Diario Sur. TORRE DE ARENA, por Joaquín L. Ramírez