Los 20 años del euro

El crecimiento de la eurozona es muy bajo y el euro podría estar en peligro de no llegar a cumplir los 40 años, pues el desacuerdo entre los países del norte y los del Mediterráneo es muy pronunciado.

El primero de enero de 1999 el euro comenzó a operar como moneda común en los países integrados a la eurozona, que hoy totalizan 19. Su objetivo era evitar el costo de compra y venta de monedas europeas entre países vecinos, coadyuvar a la formación de la eurozona y dinamizar el comercio y el crecimiento interno de la región. La operación eficaz del euro exigía a los países adoptar una política macroeconómica común, con baja inflación, déficit fiscal y endeudamiento público. En lo externo, se esperaba que los países de la zona euro no experimentaran choques asimétricos, cuya afectación varía según las condiciones de cada miembro, pero, si se dieran, la colaboración entre los socios podría controlar los efectos.

09.01.2019. La Nación. Editorial

El futuro del Euro (Agenda de Política Exterior)

“Agenda de Política Exterior”, iniciativa conjunta de Política Exterior y Agenda Pública, analiza cada semana asuntos internacionales clave. Nuestro objetivo es fomentar el debate público y una mirada informada hacia el mundo.

¿Qué necesita el euro para resistir la próxima crisis?

La modestia se ha impuesto a la ambición; lo posible a corto plazo ha prevalecido sobre lo ideal a largo. La UE ha acordado darle a la zona euro un presupuesto propio. Aunque se desconoce aún su volumen definitivo, será en todo caso una versión reducida de lo propuesto por la Francia de Emmanuel Macron. El presupuesto permitirá reducir las diferencias entre los Estados miembros y llevar a cabo inversiones que harán más competitiva la eurozona. Junto a otras medidas, el presupuesto conjunto ha sido lo más destacado de la cumbre del euro de la semana pasada. ¿Es suficiente respaldo para que la moneda única resista la próxima crisis? Los expertos responden.

Leer más

Que la reforma del euro no olvide la cohesión

Jorge Díaz Lanchas

La discusión en torno a qué políticas podrían reformar y fortalecer el diseño de nuestra moneda es loable y se sustenta en argumentos sólidos. Sin embargo, su especial énfasis en los aspectos macroeconómicos y financieros de la Unión Europea acaba confiriéndole una imagen según la cual pareciera que la UE solo padece problemas macro y no de otra naturaleza. De hecho, llama la atención el escaso estudio de uno de los retos más importantes a los que se enfrenta hoy la UE: “La venganza de los lugares que no importan”.

Leer más

Te puede interesar…

En la UE, recuperar la convergencia, Andrés Ortega y Federico Steinberg

La estrecha senda del euro, Barry Eichengreen

Euroescepticismo, desaceleración y contracción monetaria para una tormenta de verano, David Tercero 

Sánchez y Macron frente a la Liga Hanseática, Miguel Otero Iglesias