Líbano en el desastre

09.07.2020. Diego Carcedo. Opinión.

Líbano es fuente frecuente de conflictos, incluida una guerra reciente, pero en estos momentos enfrenta la situación más caótica y dramática de toda su historia contemporánea. Todas las coyunturas que atraviesa se vuelven en contra de su estabilidad política, social y, en estos momentos, especialmente económica.

En un país en el que tradicionalmente el nivel de vida causaba envidia en Oriente Medio, el viernes pasado fueron tres las personas que se suicidaron advirtiendo que lo hacían por hambre. No hay trabajo ni futuro. La moneda cayó en pocas semanas de 1.507 libras el dólar a 9.250. La COVID-19 está agravando la situación.

Nadie le ve salida a la crisis. El sistema institucional fundamentado en las religiones que conviven en el territorio -el presidente cristiano, el primer ministro suní y el presidente del Parlamento chií- ya no funciona. El actual primer ministro, Hassan Diab, se siente impotente para controlar el desastre, pero sus intenciones de dimitir las detiene el temor al vacío que se crearía.

Hizbulá cada vez ha venido consiguiendo más poder y su vinculación con Irán está dejando a Líbano cada vez más aislado. Todos los países de la zona del Golfo le han vuelto la espalda. La solución apuntada ante la inminente quiebra del Estado contempla un macro crédito de Arabia Saudí, pero el Gobierno de Riad se niega mientras que Irán sea el único país con el que tenga buena relación.

Son muchos más los problemas que coinciden, desde la vecindad de Siria hasta los campos de refugiados palestinos y la frontera siempre conflictiva con Israel. El desastre que ahora cobra mayor gravedad hace tiempo que se viene gestando, desde la guerra civil hasta la etapa en que se mantuvo bajo el dominio de Siria. Entre la población, que a pesar de sus divisiones religiosas consiguió muchos años una buena convivencia, ahora las divisiones se han multiplicado. Los analistas culpan de todos los males a Hizbulá con su fanatismo, que ha logrado infiltrase en todas las esferas del poder y controlar las decisiones públicas también privadas.

El propio presidente, Michel Aoun, cuyos poderes son limitados, se sustenta en el respaldo de Hizbulá que tiene atemorizada a los funcionarios y fuerzas el orden. Líbano, que fue un paraíso económico en el que se guardaba e invertía el dinero de los millonarios del petróleo, por primera vez no pagó el plazo de la deuda pública que tiene. Una ciudad tan activa como Beirut, que tras la guerra había dado un ejemplo admirable de reconstrucción, ahora ofrece un aspecto deplorable. Los negocios están abandonados, incluso algunos los bancos están cerrados y la imagen de hambre y miseria que ofrecen muchas personas tendidas en las aceras resulta estremecedora.

La corrupción que siempre ha existido ahora se complementa con la delincuencia callejera. La gente que lo está pasando tan mal culpa al Gobierno, y para calmar los ánimos en los últimos días los ministros han anunciado que se rebajan un 50% sus sueldos. Los expertos coinciden en que es necesario un nuevo Gobierno, pero el presidente y el propio primer ministro evitan ese cambio ante el temor de que automáticamente lo asuma formalmente Hizbulá.

Contenido relacionado

Líbano se sumerge en el caos económico
Líbano, revolución en tiempos de pandemia

Aumenta la tensión en Oriente Medio y golfo Pérsico

17.04.2020. El País. La triple amenaza que empuja a Irak hacia una catástrofe La superposición de crisis política, económica y sanitaria convierte la tarea del futuro primer ministro en una misión imposible

Documento de Opinión del IEEE 60/2019, de 24 de junio: Oriente Medio. Equilibrios y tensiones

La región del golfo Pérsico vuelve a estar sometida a una situación de gran tensión,
fundamentalmente debido al abandono estadounidense del Acuerdo Nuclear, o Plan de
Acción Integral Conjunto, en mayo de 2018 y la derivada reimposición de sanciones
comerciales a Irán. Unos hechos que no son sino consecuencia del desequilibrio en el
orden regional que dio lugar a la retirada del núcleo principal de la fuerza militar
estadounidense desplegada en el área a partir de 2011. El fin de la presencia militar
masiva de los EE. UU. proporcionó a Irán la oportunidad para expandir su influencia a lo
largo de toda la región, aprovechando los numerosos conflictos que existen en esa parte
del mundo, una situación que ha dado lugar a una importante percepción de inseguridad
en los aliados regionales estadounidenses. Así, los EE. UU. ahora tratan de restablecer
el equilibrio regional, recortando la capacidad de Irán para intervenir en las naciones de
su entorno, mediante unas sanciones reforzadas que reduzcan la capacidad de
financiación del régimen de Teherán; intento al que responde Irán mediante amenazas
de uso de la violencia y presión diplomática, lo que ha provocado un incremento, aunque
limitado y posiblemente temporal, del despliegue militar estadounidense en el área de
Oriente Medio.

24.06.2019. Boletín IEEE. Cuaderno de Opinión 60/2019. Autor Alejandro Mackinlay

Irán, presión máxima     

Enrique Mora  

La política exterior norteamericana ha cambiado, al menos en sus formas. La novedad más llamativa es aplicar, sea cual sea el asunto en cuestión, una única técnica para conseguir el resultado deseado. La idea es muy simple: ejercer la llamada “máxima presión” para obligar a la otra parte a sentarse a la mesa de negociaciones. Es la práctica mantenida con Irán. Leer más…

Turquía, en el aire

Las relaciones entre Turquía y EEUU acumulan agravios mutuos que podrían poner en riesgo la pertenencia turca a la Alianza Atlántica. Leer más…

22.06.2019. El País. La tensión escala entre Estados Unidos e Irán con un ataque abortado en el último momento El presidente de Estados Unidos afirma que estuvo a punto de lanzar una ofensiva selectiva en respuesta al derribo de un dron pero dio marcha atrás para evitar muertes

21.06.2019. CNN en Español. Así se vería una guerra entre Estados Unidos e Irán y no sería fácil ponerle fin

La última vez que Estados Unidos fue a la guerra en Medio Oriente fue en Iraq en 2003. Hubo conmoción y asombro, el dictador Saddam Hussein cayó en semanas y siguieron años de insurrección terrorista. Pero, actualmente, una guerra con Irán no sería igual porque existe el riesgo de que se expanda rápidamente a toda esa región y que Irán use su red de terceros para atacar a EE.UU. y a sus aliados lejos de su territorio.

Colgado en RT

Todo sobre este tema

«Me dijeron cuántas personas morirían, pensé un segundo y lo cancelé»: Trump sobre el ataque planeado contra Irán