El Mundo conviviendo con la COVID-19 y mirando el futuro: económico, social, cultural, etc.

02.07.2020. Diario Sur. El control sanitario y la protección individual, claves para evitar una nueva ola de Covid-19

29.06.2020. The Guardian. La confianza de los europeos en EE. UU. Como líder mundial se derrumba durante la pandemia Un estudio encuentra que muchos ciudadanos horrorizados por el manejo de Donald Trump de la crisis del coronavirus
24.06.2020. Documento Informativo 18(2020 del IEEE. José Ignacio Castro Torres Indicadores tecnológicos del conflicto pospandémico
31.05.2020. Forbes. 5 Economistas redefiniendo … todo. Oh si, y son mujeres
28.05.2020. Política Exterior. ¿Tigres de papel? Ni la democracia ni la dictadura garantizan inmunidad alguna contra amenazas biológicas invisibles. Si la eficacia es la medida del éxito, la balanza se inclina, al menos de momento, a favor del ‘buen emperador’. LUIS ESTEBAN G. MANRIQUE

19.05.2020. El Confidencial. El divorcio del siglo que cambiará la Historia: la verdad sobre el ‘decoupling’ de China La batalla por la narrativa no es un mero ejercicio retórico diplomático, sino la expresión pública del pulso hegemónico que sostienen Washington y Pekín. Y tiene un nombre: ‘decoupling’
18.05.2020. The Guardian. Las protestas por el cierre de Estados Unidos pueden haber propagado ampliamente el virus, sugieren datos de teléfonos celulares Los dispositivos asociados con los manifestantes viajaron hasta cientos de millas después de manifestaciones donde se tomaron pocas precauciones.
17.05.2020. Periodista Digital. Francisco J. Carrillo: «La negra sombra iluminada de la tierra»
13.05.2020. BBC. Coronavirus: qué es la regla del 10-4 propuesta por un grupo de científicos para reabrir la economía y aprovechar un punto débil del virus Mar Pichel BBC News Mundo
11.05.2020. El País. Un grupo de intelectuales y políticos promueve la Internacional Progresista Noam Chomsky, Naomi Klein, Yanis Varoufakis, Fernando Haddad y la primera ministra islandesa, entre otros, instan a la defensa de la democracia, la solidaridad, la igualdad y la sostenibilidad
04.05.2020. EsGlobal Cómo afrontar las pandemias en el futuro, por María del Mar Hidalgo García
03.05.2020. El País El futuro después del coronavirus. Opiniones autorizadas de expertos internacionales para visualiza el mundo que viene
03.05.2020. La Vanguardia. Fukuyama:“La pandemia puede castigar a los líderes populistas por su ineptitud” Hablamos del mundo que viene y es optimista. Ve la pandemia como una gran oportunidad. Es alentador
29.04.2020. The Guardian. Diez razones por las cuales es inevitable una ‘Gran Depresión’ para la década de 2020, por Nouriel Roubini
29.04.2020. Atalayar. ¿Qué mundo nos espera tras la COVID-19? Cuatro expertos nos dan su respuesta Nadie se arriesga a asegurar cómo será el mundo post COVID-19, aunque todos somos conscientes de que pocas cosas serán igual que antes de que apareciera el coronavirus en China a finales de 2019, por Víctor Arribas
¿Dejaremos atrás la globalización y entraremos en una fase de mayor proximidad en gobernanza y economía?
¿Vamos a una evolución hacia un mayor autoritarismo de los Estados?
La experiencia nos dice que cuando la sociedad ‘demanda’ seguridad, los poderes se refuerzan y los ciudadanos dejamos de vigilar los excesos. Sin duda, este es un caldo de cultivo propicio para el surgimiento de cesarismos, caudillismos, concentración de poder y atribución de poderes excepcionales”. 
¿Será la nueva realidad el fin del dominio de Estados Unidos y el nacimiento del nuevo liderazgo mundial de China?
Conclusiones: la opinión en general de los cuatro analistas consultados es que no desaparecerá la globalización, habrá riesgo de autoritarismo, y el reparto de nuevos roles en la geopolítica cambiará sustancialmente.
28.04.2020. Atalayar. El mundo post COVID-19, por Javier Blasco (coronel)
La COVID-19 ha cumplido con creces  los cánones y objetivos de un arma biológica como parte de las armas de destrucción masiva (ADM); producir, incrementar y expandir un miedo desproporcionado y excepcional entre la población y los Estados, para, en breve, traducirse en un tremendo caos e imparable descontrol en todos los aspectos, con repercusiones sanitarias, políticas, económicas, sociales y de relación
Si a ello le añadimos que la OMS ha estado vacilante, la OTAN no ha servido ni está preparada para combatir una pandemia biológica ni para asistir en modo y forma a sus aliados necesitados, que la UE no ha sido capaz de encapsularse a tiempo, que países como Italia y España, abiertos y campechanos como buenos mediterráneos, están en manos de Gobiernos timoratos, muy poco preparados y nada previsores que no quisieron anticipar sus medidas precautorias aun cuando el problema estaba bien patente y desarrollado y que, al menos, tres egocéntricos gobernantes como Trump, Boris Johnson y Bolsonaro (más de uno de ellos, real o ficticiamente contagiado) se hayan reído del mundo y de la amenaza en ciernes, exponiendo a países muy poblados en peligro de grandes contagios y fallecimientos, llegamos a la conclusión de que, por desgracia, nos lo tenemos muy bien merecido.
26.04.2020. El País. El Estado ha llegado a la economía para quedarse La crisis del coronavirus ha dado un protagonismo repentino a los Gobiernos, que tardará mucho tiempo en replegarse y en el que subyace un cambio de paradigma
26.04.2020. Agenda Pública El País. EL MUNDO DESPUÉS DEL CORONAVIRUS
26.04.2020. ABC. Miles de italianos piden justicia por la muerte de sus familiares y se abre una investigación por «epidemia culposa» Un grupo en Facebook, con casi 50.000 personas, con gran repercusión nacional e internacional, se constituye como parte civil contra las autoridades responsables de los errores de la tragedia
24.04.2020. Escenarios para la crisis y posible recuperación, por el profesor Enrique Rueda Sabater
22.04.2020. El Mundo. Trump anuncia un rescate a las petroleras tras el hundimiento del crudo.Avisa a través de un mensaje en redes sociales de que «no dejará caer al sector del petróleo y gas», crucial en algunos de los Estados afines a los republicanos
22.04.2020. La Vanguardia. La quiebra de las petroleras golpeará a los mayores bancos de EE.UU. El desplome del crudo pone en riesgo la devolución de 120.000 millones de euros
22.04.2020. La Vanguardia. Por qué China no se atreve a vender la deuda de Estados Unidos. Pekín posee 1,2 billones en bonos estadounidenses, pero una venta masiva como represalia dañaría a su economía
21.04.2020. Vocento. Hundimiento total del precio del petróleo en Estados Unidos: -35 dólares. El barril West Texas, de referencia en EE UU, llegó a perder todo su valor este lunes y a cotizar en negativo: su precio, al cierre de esta edición, bajaba un 292% y se situaba en los 35 dólares negativos. Ello significa que los vendedores no cobran por la venta de un barril, sino que pagan por deshacerse de él. El histórico acuerdo de la OPEP y sus socios hace una semana para recortar la producción en cerca de diez millones de barriles diarios no ha tenido éxito en su misión de estabilizar el petróleo. Ello, como señala Joaquín Robles, de XTB, porque no compensa la caída de la demanda ocasionada por la crisis del coronavirus, que se cifra entre los 19 y los 29 millones de barriles diarios, lo que equivale a entre un 20% y un 30% del consumo habitual previo al estallido de la pandemia y la hibernación de la economía.
12.04.2020. Foro Económico Mundial. COVID-19: Las tecnologías emergentes ahora son infraestructura crítica, lo que eso significa para la gobernanza
10.04.2020. Julio Vincent Gambuto. Prepárese para la mejor iluminación con gas
09.04.2020. IISS. La crisis mundial del coronavirus: una recuperación desigual y un riesgo político creciente Es probable que la dislocación económica en 2020 desencadene una mayor inestabilidad interna en los estados vulnerables y alimente el nacionalismo y la fragmentación, escribe Robert Ward. El alcance de las consecuencias políticas de la crisis dependerá en parte de la forma de la recuperación.

La seguridad europea sin el tratado INF

 

Por Belén Lara. Doctora en Ciencias Políticas (Relaciones Internacionales), es investigadora sénior de la Unidad de Investigación sobre Seguridad y Cooperación (Unisci) de la Universidad Complutense.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado la retirada del Tratado INF (Intermediate-Range Nuclear Forces), un acuerdo de desarme fundamental para la seguridad europea. Firmado en 1987 por Reagan y Gorbachov, en él ambos mandatarios se comprometían a eliminar y renunciar permanentemente a todos sus misiles balísticos y de crucero, nucleares o convencionales, que pudieran ser lanzados desde plataformas en tierra y que tuvieran un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros. Misiles considerados especialmente desestabilizadores porque tienen todo el poder destructivo de un misil balístico intercontinental, pero una trayectoria mucho más corta, lo cual hace que los sistemas de alerta temprana no puedan detectarlos a tiempo.

El Tratado INF significó la destrucción de 2.692 misiles desplegados en Europa: 846 de EEUU y 1.842 de la entonces Unión Soviética. Además, es un tratado muy especial porque, por primera vez en la historia, las dos superpotencias se ponían de acuerdo para reducir sus arsenales nucleares. También fue clave para poner fin a décadas de tensión y para frenar la carrera de armamentos, ya que se convirtió en la piedra angular sobre la que se construyó la arquitectura de desarme nuclear entre Washington y Moscú.

El pretexto de Trump para abandonar el pacto es que Rusia lo está incumpliendo y que China no es parte del mismo. Pero China nunca se va a adherir a él porque es un acuerdo bilateral en cuyas negociaciones no ha participado y porque afectaría a la mayor parte de su arsenal nuclear.

En 2014, Barack Obama ya acusó a Moscú de estar realizando pruebas con un misil lanzado desde una plataforma móvil en tierra, que violaba el Tratado INF. Obama, no obstante, decidió no poner en cuestión el tratado atendiendo a las objeciones de los aliados europeos –en especial de Alemania– y se limitó a reafirmar el compromiso de EEUU con la seguridad de Europa, comprometiéndose a intentar que Vladímir Putin volviera a cumplir lo pactado. En 2017, el Pentágono afirmó que los rusos habían comenzado a desplegar esos misiles. Moscú siempre lo ha negado y ha solicitado a EEUU que divulgue los detalles técnicos que sustentan tal acusación. Por su parte, Putin ha manifestado en repetidas ocasiones que era Washington quien estaba incumpliendo el Tratado INF al desplegar interceptores antimisiles en Rumania, que podían ser usados de manera ofensiva contra Rusia.

En respuesta al reciente anuncio de Trump, Putin ha reiterado que no es cierto que Rusia haya violado el Tratado INF, que es inaceptable y peligrosa esta retirada unilateral sin dar una oportunidad al diálogo y que espera que todavía haya espacio para negociar. Sin duda, con voluntad política cualquier problema de incumplimientos se puede negociar, pero ese no es el objetivo del presidente estadounidense, como ha quedado demostrado con su retirada del acuerdo nuclear con Irán, con el anuncio de abandonar el Tratado INF y, como pronto veremos, cuando tampoco prorrogue el START III (Strategic Arms Reduction Treaty) que vence en 2021, el último de los importantes Tratados que han servido para reducir las armas nucleares.

The proliferation of ballistic missiles: an increasing threat to NATO.

Alarma en Europa

No hace tanto tiempo, en abril, el Departamento de Estado de EEUU afirmaba que lo prioritario era que Rusia volviera a cumplir el acuerdo para asegurar la continuidad y la viabilidad del Tratado INF. En julio los miembros de la OTAN, incluido EEUU, firmaron una declaración en la que sostenían que el Tratado INF era crucial para la seguridad euro-atlántica y que la OTAN quedaba comprometida a su preservación. Tres meses después, Trump ha tomado la decisión de abandonarlo de manera unilateral, sin consultar ni casi informar a los aliados. Este hecho, sumado a otros desencuentros, amenaza gravemente la cohesión de la OTAN y dificulta que los aliados puedan coordinar una estrategia adecuada cuando el tratado deje de estar en vigor. La OTAN no apoya el despliegue de ese tipo de misiles en Europa y ningún país europeo se ha ofrecido a acogerlos. Aun sin el Tratado INF, los países europeos miembros de la OTAN pueden rechazar los misiles. Un debate sobre si desplegar los misiles estadounidenses en territorio europeo y dónde hacerlo conseguirá separar aún más a EEUU de Europa y debilitar la Alianza Atlántica, lo cual será una muy buena noticia para Putin.

La Unión Europea se opone abiertamente a la decisión de Trump y en una declaración del 22 de octubre recuerda que el Tratado INF supone una importante contribución a la obligación de desarme nuclear establecida en el artículo VI del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP); exhorta a EEUU y a Rusia a mantener un diálogo constructivo para preservarlo y asegurar su pleno y verificable cumplimiento, ya que es crucial para la seguridad europea; y espera que EEUU reconsidere su retirada por las consecuencias para su propia seguridad, para la seguridad de los aliados y para la estabilidad estratégica mundial. Hasta Reino Unido, que dice entender la decisión de Trump, cree que es prematura y que debería mantenerlo e intentar conseguir que Rusia lo respete. El presidente francés, Emmanuel Macron, se ha puesto en contacto con Trump para hacer hincapié en la importancia de mantener el tratado y el gobierno alemán se ha mostrado especialmente alarmado y ha recordado la crisis que se produjo en los años ochenta cuando millones de europeos rechazaron los misiles.

Por otro lado, Putin ha anunciado que si se despliegan los misiles en Europa responderá de forma rápida y eficaz, y que los países que acepten el despliegue en su territorio quedarán sometidos al riesgo de recibir un ataque. Asegura, además, no comprender por qué es necesario poner a Europa en tal situación de peligro cuando EEUU tiene misiles del mismo tipo que puede lanzar desde el mar y desde el aire para cubrir los mismos objetivos. Trump nos pone a los europeos en una situación innecesaria de riesgo porque Putin podrá desplegar los misiles ahora prohibidos por el Tratado INF en su enclave europeo de Kaliningrado y tener toda Europa a su alcance. Debería por tanto reconsiderar el impacto de abandonar el tratado para la seguridad europea, valorar que no confiere ninguna ventaja militar a EEUU en Europa, y asumir que debilita la seguridad tanto de su país como la de sus aliados porque abre la puerta a que Rusia despliegue sus misiles sin restricción alguna.

Hacia un futuro sin control del armamento nuclear

Se abre un imprevisible escenario y se vislumbra una preocupante carrera de armamentos con múltiples Estados nucleares, porque este tipo de decisiones estimulan la proliferación. Es un preocupante paso atrás en el cumplimiento de la obligación que tienen todos los declarados países nucleares de reducir hasta eliminar sus arsenales, según establece el TNP, y una mala noticia para todos.

En definitiva, la decisión de Trump de abandonar el Tratado INF es innecesaria, equivocada y perjudicial para la seguridad y la estabilidad mundial porque lleva a una peligrosa escalada nuclear, pero sobre todo para la seguridad europea, donde se podrían revivir las tensiones de la guerra fría cuando Trump pretenda desplegar los misiles ahora prohibidos por el tratado.

Política Exterior. Belén Lara

Otros artículos del autor:

Frustración nuclear ; ¿El final de la no proliferación?