Los retos que encara España con la UE

 

El papel de España en la próxima UE, Mark Leonard

Si la política interna no lo paraliza por mucho tiempo, España está entre los países llamados a redefinir el futuro de la política económica, la vecindad y las instituciones de la Unión Europea.

AHORA que las elecciones alemanas han terminado, el relanzamiento del proyecto europeo puede comenzar. La tentadora posibilidad, al alcance desde la elección de Emmanuel Macron como presidente de Francia en mayo, puede convertirse en un plan real. Angela Merkel sigue siendo la canciller de Alemania, pese a la pérdida significativa de representación debido al surgimiento de los nacionalistas de AfD (Alternativa para Alemania) y pese a estar haciendo frente a las negociaciones de coalición más difíciles de su vida política. Su homólogo francés no esperó más de dos días para presentar en detalle su visión del futuro de Europa. Sin embargo, si el motor franco-alemán desea impulsar la Unión Europea de nuevo, ¿cuál será el papel para el sur de Europa?

La UE necesita protegerse de un entorno cada vez más hostil y de las fuerzas que la desafían internamente.

La Unión Europea, nuestro ‘cisne negro’, Cristina Ares Castro-Conde

Es 9 de mayo y se cumplen 68 años de la interpretación, por parte del entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, de la Declaración que lleva su nombre. En este texto, el Gobierno francés proponía la puesta en común de las producciones de carbón y acero para hacer materialmente imposible una nueva guerra convencional contra Alemania. Se iniciaba así el proceso de integración europea.

La Unión de Estados europeos es rara avis in terris nigroque simillima cygno, empleando la expresión del poeta Juvenal, o un sistema político tipo cisne negro. Siguen sorprendiendo sus rasgos atípicos y su gran impacto en las vidas de sus ciudadanos. Una de sus más relevantes singularidades es el Presupuesto.

Propuesta de consenso de economistas españoles para fortalecer la zona euro, Federico Steinberg, Miguel Otero Iglesias y José Moisés Marín

El euro nació con el objetivo de unir más a los ciudadanos europeos, de dar un gran paso hacia adelante en la consecución de “una Unión cada vez más estrecha”, que es, según el Tratado fundacional, la meta que se pretende alcanzar con el proyecto de integración. Sin embargo, desde que comenzara la crisis la moneda única ha contribuido a separar a los europeos, llegando incluso a destruir parte de la confianza que se había forjado durante décadas de cooperación entre los países del centro y los de la periferia. Una vez más, en una cumbre a finales de junio, la eurozona tiene la oportunidad de completar su aún débil estructura. Los jefes de Estado y de Gobierno debatirán sobre las iniciativas para reformar su gobernanza. La reunión, que tendrá lugar en un clima de incertidumbre por la situación política de Italia y bajo los efectos de la negociación del presupuesto post-Brexit, parte de un proceso de reflexión, debate y elaboración de propuestas que, desde el año 2015 e iniciado oficialmente mediante el llamado documento de los cinco presidentes, culminó en un paquete de documentos sobre el futuro de la Unión Europea y una propuesta formal de la Comisión Europea el pasado mes de diciembre.

Que la gobernanza económica de la zona euro tiene lagunas y deficiencias es ya un lugar común. Lo atestiguan los pobres resultados de la gestión de la crisis de los años 2009 a 2013, que terminó con cinco países intervenidos, dos presidentes depuestos, altos costes sociales y económicos y una profunda erosión en la confianza ciudadana en las instituciones europeas. Una mejor arquitectura de la moneda única no habría evitado la crisis, pero la habría hecho mucho menos severa y habría evitado que se abriera un conflicto entre países acreedores (del norte) y deudores (del sur). En los últimos años se han desarrollado nuevos mecanismos de refuerzo de la vigilancia fiscal y nuevas instituciones de aseguramiento de países en dificultades, así como una ampliación del abanico de políticas monetarias del Banco Central Europeo; pero estas decisiones se han tomado, en muchos casos, en el último momento, sin un debate público de calidad y muy presionados por las reacciones nerviosas de los mercados financieros.

Un guion español para la UE, José María de Areilza y Álvaro Imbernón

Estamos ante la coyuntura decisiva para dibujar el medio y el largo plazo de la Unión Europea. La concepción positiva del proyecto europeo entre los españoles reclama un papel más relevante del país en la UE post-Brexit.

A lo largo de 2017 alrededor de la mitad de los ciudadanos de la Unión Europea han sido llamados a las urnas. A pesar del pesimismo acerca del proyecto europeo durante 2016 la tendencia parece estar cambiando. La idea de un Brexit duro pierde fuelle y hay indicios de que en Reino Unido se abre paso un enfoque más transaccional. De momento, el trauma británico ha actuado más como argamasa que como dinamita para la Unión. Según el Eurobarómetro de primavera 2017, la confianza en la UE está aumentando –aunque aún se encuentra en niveles bajos (42%)– y el apoyo al euro entre la opinión pública de la zona euro es el más alto desde 2004 (73%).

La recuperación económica también parece consolidarse. Hoy la zona euro crece al ritmo más alto desde el comienzo de la crisis y supera a Estados Unidos. Pese a que el desempleo se encuentra en niveles altos (alrededor del 9%), el crecimiento es generalizado y menos disperso, incluyendo a Estados miembros que han sufrido con especial virulencia la crisis, como Irlanda, Portugal y España.

 

Presupuesto de la UE: Reforzar el papel de la UE como proveedora de seguridad y defensa

Estrasburgo, 13 de junio de 2018

En el próximo presupuesto a largo plazo de la UE (2021-2027), la Comisión propone aumentar la autonomía estratégica de la UE, impulsar su capacidad para proteger a los ciudadanos y convertir a la UE en un interlocutor de mayor peso.

Un Fondo Europeo de Defensa dotado con 13 000 millones de euros proporcionará la capacidad financiera necesaria para potenciar las inversiones transfronterizas en tecnología y equipos de vanguardia plenamente interoperables, en ámbitos como los del software encriptado y la tecnología de drones. Además, la alta representante propone hoy, con el apoyo de la Comisión, un nuevo Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, dotado con 10 500 millones de euros: un instrumento al margen del presupuesto a largo plazo de la UE que ayudará a mejorar la capacidad de la Unión para evitar conflictos, consolidar la paz y garantizar la seguridad internacional.

Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidenta de la Comisión Europea, ha declarado: «Durante los últimos años, la Unión Europea ha tomado medidas en los ámbitos de la seguridad y la defensa que antes parecían impensables. Ahora podemos apoyar la investigación y la cooperación para desarrollar capacidades de defensa. Estamos tomando medidas que facilitarán la rapidez de movimientos de las fuerzas de los Estados miembros en Europa. Además, con el apoyo de la Comisión, propongo la creación de un Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, que permitirá mejorar la financiación de las operaciones militares de la UE y mejorar nuestro respaldo a las acciones de nuestros socios».

En declaraciones de Jyrki Katainen, vicepresidente responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad: «Lo que proponemos ayudará a la UE a tomar las riendas de su propio destino. «Estamos asumiendo mayores responsabilidades a la hora de defender y proteger a nuestros ciudadanos. Por primera vez en la historia de la Unión Europea, una parte del presupuesto de la UE se consagra a invertir de forma colectiva para desarrollar nuevas tecnologías y equipos para proteger a nuestra población. El Fondo Europeo de Defensa es un verdadero instrumento europeo para fomentar las inversiones conjuntas y amplificar los esfuerzos en materia de defensa de los Estados miembros».

Por su parte, Elżbieta Bieńkowska, comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, ha añadido: «El Fondo Europeo de Defensa constituye un punto de inflexión para la cooperación en materia de defensa en Europa. Basándonos en las primeras iniciativas puestas a prueba durante los dos últimos años, las estamos ampliando para desplegar un ambicioso instrumento europeo cuyo objetivo es apoyar los proyectos de defensa colaborativos a lo largo de todo su ciclo de desarrollo. El Fondo, con una dotación de 13 000 millones de euros, pone de manifiesto que la Comisión se toma muy en serio su intención de construir una Europa que defienda y proteja a sus ciudadanos».

El Fondo Europeo de Defensa

El nuevo Fondo Europeo de Defensa, con una dotación de 13 000 millones de euros, aportará 4 100 millones de euros para financiar directamente proyectos de investigación competitivos y colaborativos, en particular mediante subvenciones. Superada la fase de investigación, se pondrán a disposición de los Estados miembros 8 900 millones de euros para complementar su inversión, cofinanciando los costes del desarrollo de prototipos y los requisitos de certificación y ensayo resultantes. El Fondo colocará a la UE entre los cuatro inversores en investigación y tecnología de defensa más importantes de Europa, y funcionará como catalizador de una base industrial y científica innovadora y competitiva.

Las principales características del Fondo Europeo de Defensa son las siguientes:

  • Financiación de proyectos que contribuyen a que la UE esté más segura y que responden a las prioridades acordadas por los Estados miembros en el marco de la política común de seguridad y defensa y de otras organizaciones regionales e internacionales, como la OTAN.
  • Solo son admisibles los proyectos colaborativos en los que intervengan al menos tres participantes de tres Estados miembros.
  • La UE solo cofinanciará el desarrollo de prototipos comunes si los Estados miembros se comprometen a comprar el producto final.
  • Se incentiva con fuerza la participación transfronteriza de las pymes y las empresas de mediana capitalización, ofreciéndoles porcentajes de financiación más altos y favoreciendo los proyectos llevados a cabo por consorcios que incluyan pymes, así como, en caso necesario, poniendo en marcha convocatorias de propuestas específicas.
  • El objetivo es conseguir innovaciones punteras, con un 5 % de los fondos destinados a tecnologías disruptivas y equipos innovadores que permitan a la UE impulsar su liderazgo tecnológico a largo plazo.
  • Los proyectos realizados en el marco de la cooperación estructurada permanente (CEP), de ser admisibles, reciben una bonificación de cofinanciación adicional del 10 %, pero dicha financiación no es automática.

El Fondo Europeo de Apoyo a la Paz

Con el nuevo Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, la alta representante, con el apoyo de la Comisión, propone un nuevo fondo al margen del presupuesto, dotado de 10 500 millones de euros, que reunirá los mecanismos existentes fuera del presupuesto dedicados a la seguridad y la defensa con el fin de superar las actuales carencias y limitaciones. Servirá para aumentar la eficacia de la financiación de las misiones y operaciones militares dentro del marco de la política común de seguridad y defensa (PCSD). Facilitará las contribuciones de la UE a las operaciones de apoyo a la paz dirigidas por sus socios y ampliará el ámbito de las ayudas militares y de defensa que la UE puede ofrecer. Cubrirá gastos que no pueden financiarse mediante el presupuesto de la UE debido a sus implicaciones militares y de defensa.

Próximas etapas

Alcanzar un acuerdo rápido sobre el presupuesto general de la UE a largo plazo y sus propuestas sectoriales resulta fundamental para garantizar que los fondos de la UE empiecen a dar resultados sobre el terreno lo antes posible.

De producirse unos retrasos como los que se vivieron al comienzo del actual período presupuestario 2014-2020, sería necesario retrasar las convocatorias de propuestas para proyectos colaborativos en ámbitos como los de los metamateriales, el software encriptado, la tecnología de drones o la comunicación por satélite.

Conseguir un acuerdo en 2019 sobre el próximo presupuesto a largo plazo permitiría una transición fluida entre el actual presupuesto a largo plazo (2014-2020) y el nuevo, garantizando así la previsibilidad y la continuidad de la financiación en beneficio de todos.

Tras recabar el apoyo de la Comisión, la Alta Representante presentará la propuesta de creación del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz al Consejo, que deberá tomar una decisión al respecto por unanimidad.

Antecedentes

En sus orientaciones políticas de junio de 2014, el presidente Juncker consideró prioritario reforzar la seguridad de los ciudadanos europeos. En su discurso sobre el estado de la Unión de 2016 anunció la creación de un Fondo Europeo de Defensa.

La Comisión presentó la primera versión del Fondo Europeo de Defensa en junio de 2017, lo que ha permitido poner a prueba la cooperación en materia de defensa a nivel de la UE mediante la Acción preparatoria sobre investigación en materia de defensa para el período 2017-2019 y el Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa para el período 2019-2020.

La propuesta relativa al Fondo Europeo de Defensa presentada hoy cumple con el compromiso, contraído en junio de 2017, de ampliar la financiación inicial en el período hasta 2020 con un Fondo más sustancioso.

El Fondo Europeo de Defensa servirá de complemento de otros programas de la UE, en particular, del presupuesto de 6 500 millones de euros del Mecanismo «Conectar Europa» reservado para mejorar las infraestructuras de transporte estratégicas de la UE y adecuarlas a la movilidad militar, y de los 100 000 millones de euros del nuevo programa de investigación e innovación Horizonte Europa.

Más información 

Textos jurídicos y fichas informativas:

  • Propuesta de Reglamento por el que se establece el Fondo Europeo de Defensa [COM(2018) 476]
  • Anexo de la propuesta de Reglamento
  • Evaluación de impacto [SWD(2018) 345]
  • Resumen de la evaluación de impacto
  • Ficha informativa: El Fondo Europeo de Defensa

Ficha informativa: El Fondo Europeo de Apoyo a la Paz

Preguntas y respuestas: El Fondo Europeo de Apoyo a la Paz

Puede accederse a más información sobre el presupuesto de la UE para el futuro aquí

Comisión Europea. 13.06.2018

La Política Común de Seguridad y Defensa de la UE: una renovada estrategia para un nuevo escenario

 

La Política Común de Seguridad y Defensa de la UE: una renovada estrategia para un nuevo escenario , por Joel Díaz Rodríguez, jurista y analista internacional.

La Política Común de Seguridad y Defensa de la UE: una renovada estrategia para un nuevo escenario