Trump reparte palos y zanahorias en Oriente Próximo

 

Por Julio de la Guardia

Desde hace meses, EEUU lleva a cabo una operación de acoso y derribo contra Palestina, en busca de cerrar un acuerdo de paz que entierre la solución de los dos Estados, algo que los palestinos todavía no están en condiciones de asumir.

21.09.2018. Siete Días Política Exterior. Leer más

 

¿El petróleo detrás de la independencia de Cataluña?

NOTA DE LA REDACCIÓN: El Foro para la Paz en el Mediterráneo, publica distintas sensibilidades sobre la situación política del Mediterráneo y por supuesto de España, pero su publicación en su web no quiere significar la aceptación de los planteamientos del autor del texto.

El petróleo detrás de la independencia de Cataluña. Israel primera interesada en la sedición de la región catalana de España

Uno de los mayores yacimientos de petróleo del mundo podría estar detrás del bastardo intento de Independencia de Cataluña.

Efectivamente, parece que España tiene petróleo y mucho además, tanto que se podría considerar en unos años la nueva Arabia Saudita europea. Actualmente no ha trascendido ninguna noticia en los medios de comunicación ya que esos yacimientos de petróleo ahora mismo están en disputa y, entre esa disputa, podría encontrarse el mismo estado de Israel que puede haber visto en Cataluña una nueva tierra prometida.

El estado actual de los yacimientos es evidente que la mayor parte no se está explotando.

Eso sí, se están solicitando cada vez más licencias de prospección.

Tan sólo se han concedido unas pocas licencias de perforación en la costa de Tarragona que ya han multiplicado por cuatro la extracción de crudo española en la totalidad de su territorio. Actualmente es Repsol la que está explotando estos nuevos yacimientos con una producción aún pequeña de ocho mil barriles diarios aproximadamente.

16.08.2018. Energías Libres

Explicacion del mapa

El dossier iraní: análisis de Política Exterior

(Photo credit should read ATTA KENARE/AFP/Getty Images)

Irán y la relación transatlántica, Enrique Mora Benavente

#ISPE: ¿Cambio de régimen en Irán?

Trump y el conflicto que se avecina con Irán, Jorge Tamames

Irán y el desasosiego del poder, Farhad Khosrokhavar

Las prioridades de Irán en un Oriente Próximo turbulento, Crisis Group

Arabia Saudí, Irán y la geopolítica cambiante de Oriente Medio SIMON MABON

¿Cómo afecta la crisis catalana a la imagen internacional de España?

Agenda de Política Exterior de 27.07.2018

Desde el referéndum ilegal en Cataluña, el 1 de octubre de 2017, y la difusión en la prensa internacional de las imágenes de la intervención de la policía, la prioridad de la diplomacia y la política exterior española ha sido revertir el impacto negativo de la crisis catalana sobre la reputación de España. Una acción que ha cobrado más importancia con el nuevo gobierno y el nombramiento de Josep Borrell como ministro de Asuntos Exteriores. Los recientes congresos del PP y del PDeCat anticipan que esta cuestión seguirá siendo prioritaria. Dos testigos en Bruselas, Laura Ballarín Cereza y Pablo Rodríguez Suanzes, y dos testigos en Cataluña, Steven Forti y Enric Juliana, dan su visión al respecto. Leer más

El impacto (inapreciable) del ‘procés’ en la imagen internacional de España. Carmen Rodríguez Enríquez

A diferencia de otros países, España tiene ya una imagen establecida y globalmente positiva. Por eso, cabía preguntarse si el recrudecimiento del ‘procés’ y el despliegue propagandístico de los independentistas en el exterior, sin respuesta de similar intensidad por parte constitucionalista, pudiera haber deteriorado la imagen internacional de España. Pues no ha sido así: el impacto de la campaña de desprestigio ha sido, hasta ahora, inapreciable. Leer más

El atolladero, en España y Estados Unidos, Jorge Tamames

Dilemas del secesionismo, Informe Semanal de Política Exterior

El reto de la comunicación estratégica del Estado, Sebastián Pérez Puig

La democracia española en perspectiva comparada, Pau-Marí Klose

Los retos que encara España con la UE

 

El papel de España en la próxima UE, Mark Leonard

Si la política interna no lo paraliza por mucho tiempo, España está entre los países llamados a redefinir el futuro de la política económica, la vecindad y las instituciones de la Unión Europea.

AHORA que las elecciones alemanas han terminado, el relanzamiento del proyecto europeo puede comenzar. La tentadora posibilidad, al alcance desde la elección de Emmanuel Macron como presidente de Francia en mayo, puede convertirse en un plan real. Angela Merkel sigue siendo la canciller de Alemania, pese a la pérdida significativa de representación debido al surgimiento de los nacionalistas de AfD (Alternativa para Alemania) y pese a estar haciendo frente a las negociaciones de coalición más difíciles de su vida política. Su homólogo francés no esperó más de dos días para presentar en detalle su visión del futuro de Europa. Sin embargo, si el motor franco-alemán desea impulsar la Unión Europea de nuevo, ¿cuál será el papel para el sur de Europa?

La UE necesita protegerse de un entorno cada vez más hostil y de las fuerzas que la desafían internamente.

La Unión Europea, nuestro ‘cisne negro’, Cristina Ares Castro-Conde

Es 9 de mayo y se cumplen 68 años de la interpretación, por parte del entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, de la Declaración que lleva su nombre. En este texto, el Gobierno francés proponía la puesta en común de las producciones de carbón y acero para hacer materialmente imposible una nueva guerra convencional contra Alemania. Se iniciaba así el proceso de integración europea.

La Unión de Estados europeos es rara avis in terris nigroque simillima cygno, empleando la expresión del poeta Juvenal, o un sistema político tipo cisne negro. Siguen sorprendiendo sus rasgos atípicos y su gran impacto en las vidas de sus ciudadanos. Una de sus más relevantes singularidades es el Presupuesto.

Propuesta de consenso de economistas españoles para fortalecer la zona euro, Federico Steinberg, Miguel Otero Iglesias y José Moisés Marín

El euro nació con el objetivo de unir más a los ciudadanos europeos, de dar un gran paso hacia adelante en la consecución de “una Unión cada vez más estrecha”, que es, según el Tratado fundacional, la meta que se pretende alcanzar con el proyecto de integración. Sin embargo, desde que comenzara la crisis la moneda única ha contribuido a separar a los europeos, llegando incluso a destruir parte de la confianza que se había forjado durante décadas de cooperación entre los países del centro y los de la periferia. Una vez más, en una cumbre a finales de junio, la eurozona tiene la oportunidad de completar su aún débil estructura. Los jefes de Estado y de Gobierno debatirán sobre las iniciativas para reformar su gobernanza. La reunión, que tendrá lugar en un clima de incertidumbre por la situación política de Italia y bajo los efectos de la negociación del presupuesto post-Brexit, parte de un proceso de reflexión, debate y elaboración de propuestas que, desde el año 2015 e iniciado oficialmente mediante el llamado documento de los cinco presidentes, culminó en un paquete de documentos sobre el futuro de la Unión Europea y una propuesta formal de la Comisión Europea el pasado mes de diciembre.

Que la gobernanza económica de la zona euro tiene lagunas y deficiencias es ya un lugar común. Lo atestiguan los pobres resultados de la gestión de la crisis de los años 2009 a 2013, que terminó con cinco países intervenidos, dos presidentes depuestos, altos costes sociales y económicos y una profunda erosión en la confianza ciudadana en las instituciones europeas. Una mejor arquitectura de la moneda única no habría evitado la crisis, pero la habría hecho mucho menos severa y habría evitado que se abriera un conflicto entre países acreedores (del norte) y deudores (del sur). En los últimos años se han desarrollado nuevos mecanismos de refuerzo de la vigilancia fiscal y nuevas instituciones de aseguramiento de países en dificultades, así como una ampliación del abanico de políticas monetarias del Banco Central Europeo; pero estas decisiones se han tomado, en muchos casos, en el último momento, sin un debate público de calidad y muy presionados por las reacciones nerviosas de los mercados financieros.

Un guion español para la UE, José María de Areilza y Álvaro Imbernón

Estamos ante la coyuntura decisiva para dibujar el medio y el largo plazo de la Unión Europea. La concepción positiva del proyecto europeo entre los españoles reclama un papel más relevante del país en la UE post-Brexit.

A lo largo de 2017 alrededor de la mitad de los ciudadanos de la Unión Europea han sido llamados a las urnas. A pesar del pesimismo acerca del proyecto europeo durante 2016 la tendencia parece estar cambiando. La idea de un Brexit duro pierde fuelle y hay indicios de que en Reino Unido se abre paso un enfoque más transaccional. De momento, el trauma británico ha actuado más como argamasa que como dinamita para la Unión. Según el Eurobarómetro de primavera 2017, la confianza en la UE está aumentando –aunque aún se encuentra en niveles bajos (42%)– y el apoyo al euro entre la opinión pública de la zona euro es el más alto desde 2004 (73%).

La recuperación económica también parece consolidarse. Hoy la zona euro crece al ritmo más alto desde el comienzo de la crisis y supera a Estados Unidos. Pese a que el desempleo se encuentra en niveles altos (alrededor del 9%), el crecimiento es generalizado y menos disperso, incluyendo a Estados miembros que han sufrido con especial virulencia la crisis, como Irlanda, Portugal y España.