Nadia Murad homenajeada en Málaga

Nadia Murad en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Málaga

Nadia Murad, Yazidí en Iraq, sobrevivió a las desventuras de su pueblo, arrasado por el terrorismo yihadista, primero de al-qaeda y luego DAESH. En su ciudad de origen, fueron asesinados seis mil hombres y las mujeres y los niños, fueron esclavizadas y muchas de ellas violadas:

La familia de Murad pertenecía a la minoría étnica religiosa yazidí y eran granjeros. En 2014, cuando tenía 19 años, Murad era una estudiante que vivía en el pueblo de Kojo en Sinjar, al norte de Irak, cuando combatientes del Estado Islámico acorralaron a la comunidad yazidí del pueblo, asesinando a 600 personas – incluyendo a seis de los hermanos y hermanastros de Nadia – y tomando como esclavas a las mujeres más jóvenes. Aquel año, Murad fue una de las más de 6.700 mujeres yazidí tomadas como prisioneras por el Estado islámico en Irak. Fue retenida como esclava en la ciudad de Mosul, golpeada, quemada con cigarrillos, y violada cuando intentaba huir. Nadia fue capaz de escapar después de que su captor se fuera de la casa dejando la cerradura abierta. Fue acogida por una familia vecina que la ayudó a salir clandestinamente del área controlada por el Estado Islámico, permitiéndole llegar a un campamento de refugiados en Duhok, en el norte de Irak. En febrero de 2015, dio su primer testimonio a reporteros del diario belga La Libre Belgique mientras permanecía en el campamento Rwanga, viviendo en un contenedor. En 2015, fue una de las 1.000 mujeres y niños que se beneficiaron de un programa de refugiados del Gobierno de Baden-Württemberg, en Alemania, que se convirtió en su nuevo hogar.

Logró huir, dirigiéndose a Europa y, en vez de convertirse en víctima del horror de DAESH, sitió que su deber era proclamar a losa cuatro, los horrores que el radicalismo islamista estaba provocando en el mundo, principalmente sobre su etnia y religión yazidí:

Wikipedia. Yazidismo

BBC. 07.08.2014. Yazidíes, la minoría religiosa cercada en una montaña de Irak

En Europa recibió el premio Sajarov del Parlamento Europeo, impulsado por la eurodiputada Beatriz Becerra.

Huffpost. 08.06.2018. Beatriz Becerra. Vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo. Nadia Murad, un premio para el Sájarov

El día 8 de junio de 2018 ha sido homenajeada en el ayuntamiento de Málaga, en un acto presidido por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre Prados, en presencia de numerosas organizaciones de derechos humanos y de paz, entre las que se encontraba el FORO PARA LA PAZ EN EL MEDITERRÁNEO, representado por su Director, Dr. Rafael Vidal Delgado.

El alcalde pronunció unas sentidas palabras, sobre la importancia del acto, como solidaridad a los colectivos desfavorecidos a causa de de la intransigencia étnica o religiosa

El alcalde de Málaga entregando un pergamino de la ciudad, agradeciendo a Nadia Murad su labor de embajadora de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Nadiz Murad se dirigió a los presentes en árabe, con traducción sucesiva. Habló de las desgracias de su etnia, sobre las que se ha cometido un genocidio y en la actualidad se encuentra dispersa por el mundo, con una gran parte de Europa y más concretamente en Alemania, siendo la voluntad de su pueblo de regresar a sus hogares y vivir en paz y armonía, como así ha sucedido desde hace tres milenios.

Nadia hablando a los presente

No necesita miles de millones de dólares, sino los suficientes para limpiar de minas contrapersonal y contra vehículos, los terrenos y carreteras de su región, así como posibilitar el regreso de los que tuvieron que huir, calculándose en cerca de 500.000 personas, reconstruyendo sus hogares.

Nadia rodeada de las autoridades

Nadia ha escrito un libro, cuyos beneficios irán íntegramente al pueblo yazidí:

Un acto entrañable en el corazón de Málaga

 

 

 

 

Meditando sobre el yihad: una aproximación histórica a una realidad actual.- Somalla Iman Bakkali-Tahiri

El islam es una religión de carácter monoteísta, en otras palabras, cree en un solo Dios. Las fuentes del islam se basan principalmente en dos revelaciones, el Corán y la sunna. Los eruditos del islam deducen otras fuentes que son al-qiyás(deducción analógica) y la iyma’ (consenso de los eruditos).

Es imprecisa la asimilación absoluta entre yihad y guerra o violencia. En el árabe el término «yihad» se deriva de la raíz árabe «yhd», que no tiene relación con la idea de religión, ni con la de guerra, siendo su significado literal «esfuerzo». La doctrina clásica diferencia entre el yihad bélico, «pequeño yihad», y el yihad pacífico, al que denominan «gran yihad».

La definición y el desarrollo de una doctrina jurídica de yihad se realiza a lo largo del siglo XI, y supone un esfuerzo racional interpretativo de las distintas fuentes doctrinales del islam. Sin embargo, desde el siglo VIII los ulemas, por medio de la hermenéutica, han permitido el término yihad para referirse a lucha armada en nombre de la religión.

No se puede negar la utilización de la palabra yihad en el Corán para referirse a la guerra, pero con ciertos matices. Estas batallas solo van dirigidas contra los infieles (los no musulmanes), siendo lícito el combate solamente en tres casos: para defender determinados valores, para responder a una agresión y para evitar males más graves.

A lo largo de la historia, la teoría del yihad ha ido evolucionando, siendo los pensadores islámicos los que interpretaron el yihad según los distintos contextos históricos que los rodearon y las diferentes corrientes que pertenecieron. La noción de yihad no es simplista ni inamovible, y estas divergencias de interpretación responden a la relación entre realidad y pensamiento.

Tal y como plantea Tariq Ramadan, es necesario que los musulmanes lleven a cabo un yihad político e intelectual contra aquellos grupos extremistas que dicen llevar a cabo el yihad, cuando en realidad sus actos se califican de terrorismo, pese a utilizar el terror en nombre del islam.

Documento elaborado por Somalla Iman Bakkali-Tahiri.

Meditando sobre el yihad, una aproximación histórica a una realidad actual.