¿Se puede hablar de una nueva estrategia del terrorismo yihadista o es volver a la antigua de Al-Qaeda?

Con la “derrota” de Daesh, el enemigo común, se inicia una nueva fase en este conflicto: más (geo) política y estratégica, y menos operacional. Ya no es el momento de batallas decisivas sino de posiciones, influencias y líneas de acción, que van a delimitar los resultados reales del mismo.

Hoy, las acciones se producen en tres áreas: Deraa, la provincia de Idlib y el sureste del Éufrates. Deraa está controlada por la antigua oposición, ahora se ha reconciliado con el Gobierno, pero con disidencias y unas relaciones complejas con los funcionarios. Pero es un problema que se puede gestionar con el apoyo ruso.

15.05.2019. El País Internacional. Siria, las cartas se barajan de nuevo El líder del ISIS habría ordenado reducir las cargas y evolucionar hacia operaciones ágiles, del tipo “golpear y huir” y atentados terroristas

07.05.2019. El Confidencial, por María Zuil. El Mahdaoui, el “colega del norte” de la célula yihadista, clave en el fraude de IVA Un marroquí-danés, detenido después que el grupo terrorista de Melilla, es clave para entender las relaciones y el entramado societario entre Dinamarca y la ciudad autónoma

 

05.05.2019. BBC. Osama bin Laden: Eight years after his death, where is al-Qaeda?, By Zulfiqar Ali

05.05.2019. El Español. Gonzalo Araluce. Los 5 motivos que elevan la amenaza yihadista en España tras la derrota del Estado Islámico en Siria La organización terrorista se encuentra en una peligrosa fase de mutación; la reaparición de Abu Bakr al-Baghdadi, clave en el proceso.

Un preso yihadista provoca un incendio en Puerto III al quemar documentos y cartas «para evitar su confiscación»

Se trata de Sylvain Bertrand Guillaume Decker, alias Souleymane, detenido en Rabat en 2014 tras regresar de Siria para captar y enviar yihadistas al Estado Islámico.

23.04.2019. El Mundo

 

La nueva y peligrosa estrategia de Daesh

Retornados de la guerra de Siria pueden crear o hacer de instructores de células locales y atacar en cualquier lugar del mundo

23.04.2019. La Razón. Autor J.M. Zuloaga

Los atentados de Sri Lanka, con un balance de casi 1.000 víctimas entre muertos y heridos, revelan una renovada, y muy peligrosa, estrategia de Daesh, que parece haber aprendido de los errores del pasado y que no está dispuesto a renunciar a su objetivo estratégico de imponer el Islam en su interpretación más rigorista hasta alcanzar su “califato mundial”.

► Militantes del Daesh piden a Alá que se repitan las matanzas de Sri Lanka

La suprema estupidez de plantear una guerra convencional, de conquista de territorios y hasta de trincheras, en pleno siglo XXI, con las armas que tiene disponibles cualquier ejército moderno, en este casos el enemigo agrupado en la Coalición Internacional y Rusia, estaba llamada al fracaso.

Sólo en la mente de un fanático como Abu Bark Bagdhadi, y los que le seguían ciegamente, se podía pensar en una victoria. Por cierto, que conforme se aproximaba la derrota pasó por las armas a muchos de ellos, en función de supuestas conspiraciones y de fallos en el campo de batalla.

Una vez superadas las emociones que les produjeron los éxitos iniciales a partir de 2014, Daesh, a finales de 2015, puso los pies en la tierra. No renunció a su estrategia de guerra convencional, pero empezó a pensar que en un futuro, más o menos cercano, tendría que pasar a la guerra subversiva, el terrorismo puro y duro.

Los atentados de París de la noche del 13 de noviembre de 2015, con las utilización, como ha ocurrido en Sri Lanka, de una célula numerosa que atacaba simultáneamente varios objetivos, entre ellos la discoteca Bataclan y el Stade de France, supuso un primer y siniestro ensayo.

Para dirigir la operación, Daesh envió a la capital francesa a uno de sus más peligrosos jefes de “brigada”, Abdelhamid Abaaoud, de 28 años y nacionalidad belga. El balance de los atentados, con 137 muertos y 415 heridos fue tremendo.

Casi todos los terroristas, la mayoría de los cuales se suicidaron en las acciones criminales, habían llegado a Europa utilizando las olas de la inmigración ilegal que en aquellos momentos se colaban por Grecia y otros países, según se supo por investigaciones posteriores. Disponían de documentaciones falsas y teléfonos de contacto y coordinación.

Abaaoud no fue uno de los suicidas ya que, cuando estaba en Raqa (Siria), al frente de su “brigada”, integrada por unos 90 individuos, algunos de ellos de origen español, tenía planes para seguir atentado en el continente mediante la dinamización de otras células. París era sólo el comienzo.

Finalmente, fue abatido por unidades de élite de la Policía francesa en el barrio de Saint-Denis. Una importante baja para Daesh y un gran éxito para la sociedad occidental, ya que se trataba de un sujeto realmente peligroso.

Pero Daesh ya había experimentado la efectividad de este tipo de atentados, que luego trató de repetir en otros lugares, con más o menos “éxito”, incluida España, en el verano de 2017, con las acciones criminales perpetradas en Cataluña, que no alcanzaron su objetivo gracias a la explosión del taller de fabricación de mochilas y bombonas bombas que la célula de Olot tenía en la localidad de Alcanar.

En todos los casos, salvo el de París, en que quedó acreditada la figura del cabecilla, se ha hablado de grupos cuyos integrantes, o bien habían pasado por Siria e Iraq, o se habían fatanizado de una forma autogestionaria. (En algunos, la siniestra figura de Abaaoud aparecía de nuevo).

Todo eso está por ver, porque siempre se ha sospechado que existía la figura de algún tipo de “coordinador”, que actuaba con la suficiente astucia y clandestinidad para que no pudiera ser detectado y, en cualquier caso, abatido o llevado ante los tribunales de Justicia.

En el caso de los atentados de Sri Lanka, Daesh ha logrado corregir errores cometidos y conseguido atacar hasta seis objetivos de forma simultánea, con el añadido de las trampas bomba que dejaron; el que se suicidó para no ser detenido; y, en el colmo de la maldad, el que dejó a su esposa embarazada una bomba para que la hiciera detonar junto a sus hijos en el caso de que llegaran los agentes para detenerla. La muerte de los niños y del que iba a nacer no tenía importancia. No es posible mayor grado de fanatización.

Es lógico que en estos momentos, cuando se esta iniciando la investigación, haya llamado la atención que los terroristas suicidas eran individuos con estudios, algunos con una posición económica desahogada, que habían viajado por el mundo. El sujeto que en la Navidad de 2009 trató de volar un avión de pasajeros con destino a Detroit, no era precisamente de los que pedían en la calle. El nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, militante de Al Qaeda, era hijo de millonario, como también lo era el jefe de la banda yihadista Osama Ben Laden.

La condición social del terrorista, ya que a algunos se les eligen entre las clases más desfavorecidas, puede ser un dato, pero no definitivo.

También es lógico que ya se haya señalado a quién puede ser el “inspirador” (inductor) local, que puede haber muerto o no. Pero ¿fue él solo, sin ayuda de elementos con experiencia del Estado Islámico el que lo organizó todo? La contestación está clara.

Lo preocupante es que no se sabe, al menos hasta el momento, quién dentro de Daesh ha organizado la masacre de Colombo. Todo parece indicar que se trata de algunos de los rertornados, de los FTF (Foreing Terrorist Figther) que salieron de Siria e Iraq cuando las cosas empezaron a “pintar bastos” para los de Bagdhadi y volvieron a sus lugares de origen o zonas próximas.

La forma en que se cometieron los atentados demuestra una minuciosa preparación, no sólo técnica y operativa, sino también ”religiosa”.Había que enseñar a los terroristas locales cómo hacer las bombas, cómo detonarlas y en qué momento, pero también convencerles de que debían ejecutarlo porque era una misión que les había encomendado Alá. Además, era necesario conseguir el explosivo o los elementos para fabricarlo, para lo que ya se investiga el “mercado negro” de esa zona.

A la espera de las conclusiones a que puedan llegar los investigadores, la hipótesis de los expertos es que Daesh optó en su momento por la estrategia, especialmente peligrosa, de entrenar a algunos de sus combatientes llamados a retornar a sus lugares de origen, para que hicieran de instructores, “militares” e “ideológicos”, de células locales. De confirmarse, esta estrategia criminal se puede desarrollar en cualquier país del mundo.

Daesh, que perdió una guerra convencional que nunca debió iniciar, está dispuesta a ganar la contienda en su faceta subversiva. La sociedades democráticas se enfrentan al comienzo de este siglo con un grave peligro contra el que hay que luchar con todos los medios posibles, mediante la cooperación internacional y, sobre todo, con la conciencia, que debe estar singularmente afirmada en los distintos gobernantes, de que ante este enemigo no caben medias tintas. La más mínima vacilación será utilizada para causar muerte y destrucción, como ha quedado acreditado en Sri Lanka, después de los demostrados fallos de seguridad que se han producido.

► Matanza de Sri Lanka: España podría enviar un equipo de evaluación de emergencias

► Daesh facilita la fotografía de los terroristas que cometieron los atentados de Sri Lanka

► Medio centenar de ciudadanos de Sri Lanka se unieron a Daesh y ahora se pueden convertir en retornados a su país

La Razón, por J.M. Zuloaga

2019 a través de Política Exterior

Reflexiones sobre un gran fracaso, Norman Birnbaum

Ha muerto Norman Birnbaum, sociólogo estadounidense y colaborador de la revista. Este es el último artículo que escribió para Política Exterior, sobre el gran fracaso que supuso, para EEUU, elegir a Trump. Leer más…

Agenda Exterior: Un año demasiado corto

Un Brexit aún sin resolver, unas cruciales elecciones europeas en mayo y una derecha populista en auge hacen todavía más compleja la política exterior de España. Cuatro expertos trazan una agenda posibilista para 2019. Leer más…

Reestructurando la amenaza yihadista transnacional, Crisis Group

Un informe del CSIS estima que hay entre 100.000 y 230.000 combatientes yihadistas-salafistas en el mundo, frente a los 30.000-60.000 que había en 2001. ¿Cuán grave es la amenaza, en realidad? Leer más…

#ISPE: ¿El fin de la yihad?

En total, los ataques dirigidos o inspirados por Dáesh han provocado 64 muertes en EEUU, un país de 325 millones de habitantes, y alrededor de 350 en Europa, un continente de 500 millones. Es decir, cifras que difícilmente pueden considerarse propias de una amenaza existencial o estratégica. Leer más…

Alemania en el Consejo de Seguridad, Marcos Suárez Sipmann

Desde el 1 de enero Alemania ocupa un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Su estrategia gira en torno a dos puntos: más multilateralismo y más Europa, tratando de ejercer de contrapeso frente a los EEUU de Trump. Leer más…

El nuevo gobierno de Bolsonaro y los desafíos de la gobernabilidad, Soraia M. Vieira

Además de aumentar el número de ministerios en relación al que había propuesto en su programa de gobierno, Bolsonaro ya ha abandonado dos principios que defendió durante la campaña electoral: la anticorrupción y el antipartidismo. Leer más…

Veinticinco años del EZLN: la resistencia frente al olvido, Aldo A. Martínez-Hernández

Veinticinco años después, poco ha cambiado para el EZLN y los pueblos originarios en México. El gobierno sigue sin tener en cuenta sus demandas, y el movimiento zapatista continúa en resistencia, aislado y aún armado. Leer más…

Nadia Murad homenajeada en Málaga

Nadia Murad en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Málaga

Nadia Murad, Yazidí en Iraq, sobrevivió a las desventuras de su pueblo, arrasado por el terrorismo yihadista, primero de al-qaeda y luego DAESH. En su ciudad de origen, fueron asesinados seis mil hombres y las mujeres y los niños, fueron esclavizadas y muchas de ellas violadas:

La familia de Murad pertenecía a la minoría étnica religiosa yazidí y eran granjeros. En 2014, cuando tenía 19 años, Murad era una estudiante que vivía en el pueblo de Kojo en Sinjar, al norte de Irak, cuando combatientes del Estado Islámico acorralaron a la comunidad yazidí del pueblo, asesinando a 600 personas – incluyendo a seis de los hermanos y hermanastros de Nadia – y tomando como esclavas a las mujeres más jóvenes. Aquel año, Murad fue una de las más de 6.700 mujeres yazidí tomadas como prisioneras por el Estado islámico en Irak. Fue retenida como esclava en la ciudad de Mosul, golpeada, quemada con cigarrillos, y violada cuando intentaba huir. Nadia fue capaz de escapar después de que su captor se fuera de la casa dejando la cerradura abierta. Fue acogida por una familia vecina que la ayudó a salir clandestinamente del área controlada por el Estado Islámico, permitiéndole llegar a un campamento de refugiados en Duhok, en el norte de Irak. En febrero de 2015, dio su primer testimonio a reporteros del diario belga La Libre Belgique mientras permanecía en el campamento Rwanga, viviendo en un contenedor. En 2015, fue una de las 1.000 mujeres y niños que se beneficiaron de un programa de refugiados del Gobierno de Baden-Württemberg, en Alemania, que se convirtió en su nuevo hogar.

Logró huir, dirigiéndose a Europa y, en vez de convertirse en víctima del horror de DAESH, sitió que su deber era proclamar a losa cuatro, los horrores que el radicalismo islamista estaba provocando en el mundo, principalmente sobre su etnia y religión yazidí:

Wikipedia. Yazidismo

BBC. 07.08.2014. Yazidíes, la minoría religiosa cercada en una montaña de Irak

En Europa recibió el premio Sajarov del Parlamento Europeo, impulsado por la eurodiputada Beatriz Becerra.

Huffpost. 08.06.2018. Beatriz Becerra. Vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo. Nadia Murad, un premio para el Sájarov

El día 8 de junio de 2018 ha sido homenajeada en el ayuntamiento de Málaga, en un acto presidido por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre Prados, en presencia de numerosas organizaciones de derechos humanos y de paz, entre las que se encontraba el FORO PARA LA PAZ EN EL MEDITERRÁNEO, representado por su Director, Dr. Rafael Vidal Delgado.

El alcalde pronunció unas sentidas palabras, sobre la importancia del acto, como solidaridad a los colectivos desfavorecidos a causa de de la intransigencia étnica o religiosa

El alcalde de Málaga entregando un pergamino de la ciudad, agradeciendo a Nadia Murad su labor de embajadora de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Nadiz Murad se dirigió a los presentes en árabe, con traducción sucesiva. Habló de las desgracias de su etnia, sobre las que se ha cometido un genocidio y en la actualidad se encuentra dispersa por el mundo, con una gran parte de Europa y más concretamente en Alemania, siendo la voluntad de su pueblo de regresar a sus hogares y vivir en paz y armonía, como así ha sucedido desde hace tres milenios.

Nadia hablando a los presente

No necesita miles de millones de dólares, sino los suficientes para limpiar de minas contrapersonal y contra vehículos, los terrenos y carreteras de su región, así como posibilitar el regreso de los que tuvieron que huir, calculándose en cerca de 500.000 personas, reconstruyendo sus hogares.

Nadia rodeada de las autoridades

Nadia ha escrito un libro, cuyos beneficios irán íntegramente al pueblo yazidí:

Un acto entrañable en el corazón de Málaga

 

 

 

 

Meditando sobre el yihad: una aproximación histórica a una realidad actual.- Somalla Iman Bakkali-Tahiri

El islam es una religión de carácter monoteísta, en otras palabras, cree en un solo Dios. Las fuentes del islam se basan principalmente en dos revelaciones, el Corán y la sunna. Los eruditos del islam deducen otras fuentes que son al-qiyás(deducción analógica) y la iyma’ (consenso de los eruditos).

Es imprecisa la asimilación absoluta entre yihad y guerra o violencia. En el árabe el término «yihad» se deriva de la raíz árabe «yhd», que no tiene relación con la idea de religión, ni con la de guerra, siendo su significado literal «esfuerzo». La doctrina clásica diferencia entre el yihad bélico, «pequeño yihad», y el yihad pacífico, al que denominan «gran yihad».

La definición y el desarrollo de una doctrina jurídica de yihad se realiza a lo largo del siglo XI, y supone un esfuerzo racional interpretativo de las distintas fuentes doctrinales del islam. Sin embargo, desde el siglo VIII los ulemas, por medio de la hermenéutica, han permitido el término yihad para referirse a lucha armada en nombre de la religión.

No se puede negar la utilización de la palabra yihad en el Corán para referirse a la guerra, pero con ciertos matices. Estas batallas solo van dirigidas contra los infieles (los no musulmanes), siendo lícito el combate solamente en tres casos: para defender determinados valores, para responder a una agresión y para evitar males más graves.

A lo largo de la historia, la teoría del yihad ha ido evolucionando, siendo los pensadores islámicos los que interpretaron el yihad según los distintos contextos históricos que los rodearon y las diferentes corrientes que pertenecieron. La noción de yihad no es simplista ni inamovible, y estas divergencias de interpretación responden a la relación entre realidad y pensamiento.

Tal y como plantea Tariq Ramadan, es necesario que los musulmanes lleven a cabo un yihad político e intelectual contra aquellos grupos extremistas que dicen llevar a cabo el yihad, cuando en realidad sus actos se califican de terrorismo, pese a utilizar el terror en nombre del islam.

Documento elaborado por Somalla Iman Bakkali-Tahiri.

Meditando sobre el yihad, una aproximación histórica a una realidad actual.