El terrorismo yihadista en el Sahel: la puerta sur de Europa

NATO REVIEW Magazine. 16.05.2019. Working with partners to counter terrorism

 

Asesinadas seis personas en un ataque a una iglesia en Burkina Faso

Ningún grupo se ha atribuido la autoría del asalto, ejecutado por un grupo de entre 20 y 30 hombres armados, en una región azotada por el terrorismo yihadista

12.05.2019. El País Internacional

Seis muertos en un atentado contra una iglesia católica en Burkina Faso

El sacerdote y cinco fieles han perdido la vida después de que varios individuos armados irrumpieran durante la misa.

12.05.2019. La Vanguardia Internacional

Burkina Faso se ha convertido en un blanco internacional del terrorismo. Este domingo seis personas murieron en un ataque contra la ciudad de Dablo, en Burkina Faso, un país sin salida al mar ubicado en el noroeste de África. El ataque ocurrió en una iglesia Católica, justo cuando se realizaba la misa. Entre los muertos está el sacerdote que oficiaba la celebración religiosa. LEE MÁS AQUÍ.

12.05.2019. CNN en español

Pesar del Papa por el asalto a una iglesia en Burkina Faso

En un tweet el dolor del Papa Francisco por el ataque terrorista ocurrido una vez más el domingo, durante la Misa. En Burkina Faso, un grupo de yihadistas masacró a un sacerdote y a cinco fieles durante la celebración matutina y luego incendió el edificio. El testimonio del Obispo Théophile Nare

13.05.2019. VATICAN NEWS

Atentado en Sri Lanka: desestabilización en la zona enfrentando a las distintas confesiones religiosas. ¿El resurgir del estado islámico? ¿DAESH o Al-Qaeda?

 

Objetivos previstos con los atentados:

  1. El National Thowheed Jama’ath, principal sospechoso del ataque terrorista apoyado por una red terrorista internacional para provocar un conflicto interreligioso para despertar la influencia islamista en un país budista y en un área estratégica
  2. Grupo terrorista local actuó contra la comunidad cristiana para despertar el conflicto étnico-religioso, silenciado desde 2009, para dañar el proceso sociopolítico del país, afectado por los movimientos violentos de los grupos radicales y la recesión económica.
  3. La red terrorista internacional preparó y ejecutó el ataque para desestabilizar el país (afectando a su principal fuente económica: el turismo y su principal identidad emblemática) para generar un cambio de influencia y un discurso sociopolítico.
  4. Un grupo islamista internacional preparó el ataque apoyado por un grupo musulmán local para impactar en la comunidad musulmana (atrayendo la ideología wahabí) y en la comunidad cristiana y la presencia extranjera en el país (influencia occidental).

22.04.2019. GIASP Intelligence & Strategy S.L.

Atentado en Sri Lanka: al menos 158 muertos en siete ataques contra iglesias y hoteles de Sri Lanka

23.04.2019 El País Internacional.

Fernando Reinares es director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano y catedrático en la Universidad Rey Juan Carlos.

Tras la serie concatenada y coordinada de atentados altamente cruentos que han tenido lugar en Sri Lanka podría decirse, sin más, que ilustran cómo el extremismo islamista está hoy más extendido que nunca en el mundo. Igualmente cabría, sin más, aducir que ponen de manifiesto la medida en que los actos de terrorismo relacionados con el yihadismo global acontecen también allí donde menos se esperan, es decir, fuera de las sociedades mayoritariamente musulmanas en las cuales los yihadistas sitúan a su enemigo cercano o de las occidentales que corresponderían a lo que definen como su enemigo lejano. Pero, si bien lo primero es cierto, esto segundo eludiría la consideración de algunos factores clave para comprender lo sucedido en Colombo y en otras localidades del país surasiático.

La amenaza del yihadismo global en Sri Lanka, que acaba de manifestarse en la forma de un brutal terrorismo justificado como obligación religiosa por quienes lo instigan y para quienes lo perpetran, no emana de la nada. Por una parte, es producto de la creciente influencia y articulación que una determinada forma fundamentalista y excluyente de entender el credo islámico —es decir, el salafismo— ha ido adquiriendo en el seno de la minoría musulmana de la isla, explotando las diferencias y tensiones existentes entre esta y la mayoría budista u otras minorías. Por otra parte, deriva de la extraordinaria movilización internacional suscitada por la propaganda y las actividades de organizaciones yihadistas —principalmente, aunque no solo, de Estado Islámico— activas en Siria e Irak desde 2012.

En las últimas décadas, una porción significativa de los musulmanes de Sri Lanka ha estado expuesta, en lugares de culto y en madrazas, a influencias salafistas, procedentes sobre todo del Golfo, que han transformado tanto su concepción previa y mayoritaria del islam como sus prácticas y estilos de vida. Estas influencias, unidas a otras con origen en el subcontinente indio, han hecho posible que, a lo largo del pasado decenio, pese a la resistencia que ha encontrado entre la población musulmana del país y sus principales autoridades religiosas de referencia, haya adquirido relevancia y notoriedad la organización Thawheed Jamaat. Esta entidad salafista ha proporcionado espacios favorables a la radicalización y servido como plataforma para el reclutamiento por parte de organizaciones yihadistas.

Así, en los últimos cinco o seis años, algunos individuos con nacionalidad de Sri Lanka han participado en la planificación y preparación de atentados que Al Qaeda, en colaboración con una o más de sus organizaciones paquistaníes asociadas, ha querido llevar a cabo en, por ejemplo, territorio de India. Varias decenas de otros, radicalizados en el salafismo yihadista dentro o fuera de Sri Lanka, se desplazaron a Siria e Irak como combatientes terroristas extranjeros, por lo que es verosímil que hubiese retornados. Sri Lanka ha sido, además, tránsito hacia zonas de conflicto de yihadistas radicalizados en Maldivas. En suma, hace ya tiempo que, con la presencia en el país de individuos vinculados a Estado Islámico y otras organizaciones yihadistas, el islamismo violento es una amenaza terrorista para Sri Lanka.

Es inverosímil que las autoridades de Sri Lanka desconociesen la creciente importancia de esta amenaza terrorista de naturaleza internacional —cuya reciente plasmación, tanto por la modalidad de ejecución de los atentados como por los blancos seleccionados, sugiere que está dotada de liderazgo, organización y estrategia—, incluso cuando la rivalidad entre Al Qaeda y Estado Islámico se dirime asimismo en el sur de Asia, pero resulta en cualquier caso evidente que no reaccionaron como debían a la información urgente sobre la misma compartida por las de otro país en buena posición para obtenerla. Las estructuras antiterroristas de Sri Lanka, avezadas en combatir un terrorismo de cariz etnonacionalista, no han estado a la altura del desafío yihadista. ¿Inesperado lo ocurrido? No tanto. ¿Sin previo aviso? No.

23.04.2019. El País Internacional. Fernando Reinares

23.04.2019. Europa Press. El Estado Islámico reivindica los atentados de Sri Lanka

23.04.2019. Europa Press. Marruecas desmantela un célula del Estado Islámico de seis personas

Yama’at al-Tawhid wal-Yihad 

21.04.2019. ABC

Entre los muertos hay 9 extranjeros. La iglesias estaban repletas de fieles celebrando el domingo de Resurrección.

21.04.2019. COPE

Al menos 185 personas han muerto y 469 han resultado heridas en siete explosiones en al menos cuatro hoteles de lujo y tres iglesias en Sri Lanka mientras los fieles celebraban el Domingo de Resurrección.

21.04.2019. El Mundo

Matanza de cristianos en Sri Lanka a causa de una serie de atentados contra varias iglesias

21.04.2019. Outono.net

Cadena de atentados contra iglesias y hoteles en Sri Lanka: al menos 185 muertos y casi 500 heridos

21.04.2019. Religión en Libertad

21.04.2019 La Vanguardia.  8 detenidos por los atentados en Sri Lanka con más de 200 muertos

 

 

 

 

Al Qaeda se “renueva” y se ofrece para encabezar la lucha que acabe con todas las democracias

Nada más y nada menos que “resolver todos los problemas humanos y rechazar todas leyes coercitivas como la democracia” y de paso aconsejar a la juventud que se dedique a “jugar al fútbol en vez de luchar en la yihad”.

Al Qaeda pretende convertirse en el gran referente del yihadismo mundial tras la derrota y así lo pone de manifiesto en su nueva revista, “One Ummah”, en cuyo primer número publica un extenso artículo el cabecilla de Al Qaeda Central (AQC), Ayman Al Zawahiri, en el que aboga por la unidad y no la destrucción de los que considera desviados de la línea adecuada de lucha. No pierde la ocasión para atacar a los Estados Unidos y sus aliados, así como a los judíos, a los que considera los grandes enemigos que impiden la implantación del Islam a nivel mundial.

La nueva revista sustituye a “Inspire”, que no se publicaba desde agosto de 2017, en un número en el que anunciaban ataques contra las vías férreas y entrevistaba al cabecilla de la franquicia en el Magreb Islámico, Abdelmalek Droukdel, Abu Musad Abdelwalud.

“Debemos lograr la dominación islámica de lo que hoy es la ocupación sionista; el foco de la lucha es contra América y sus aliados, que combaten al Islam y su gente, violando las santidades de los musulmanes y saqueando su riqueza. Los objetivos son los faraones de América, los cruzados y sus aliados”.

Zawahiri, al referirse a los yihadistas que no son de Al Qaeda, especial los de Daesh, señala que “nos esforzamos por adherirlos a nuestra querida nación islámica y mantenernos unidos, mientras les aconsejamos que identifiquen las mejores maneras de enfrentar los peligros que se avecinan y que defiendan las calamidades que estamos atravesando. Creemos que la división de nuestra nación en estados nacionales estrechos es lo que nos ha debilitado”.

“¿Tenemos el coraje de nuestro viejo jeque?”, se pregunta al referirse a Osama Bin Laden. “Nos dijo: hemos ganado algunas batallas y hemos perdido nuestra guerra”. “Al final, esto requiere meditación, sopesar los pros y los contras antes de cualquier operación y luego averiguar cuál es lo más conveniente”.

“Estamos comenzando una nueva fase para corregir algunos de los errores –agrega Zawahiri– para restaurar la confianza. Hay muchos que han perdido la fe en los muyahidines, y siguen aumentando”.

“La solución es sacar a la nación (musulmana) de su desgracia, y vamos a seguir acercándonos a nuestros hermanos, con literatura, cultura y actividad intelectual; Y conciencia de grupo de base de la jihad.

Nuestro objetivo es la satisfacción de Dios. Nuestra mayor esperanza es tener éxito con los demás. La entrega de nuestra nación para alcanzar su racionalidad jihadista, el surgimiento de su conciencia intelectual y la madurez de su comprensión política”, agrega en un esfuerzo de “moderación” que choca con el reconocido fanatismo de los yihadistas contra todo lo que no sea el Islam en la interpretación que ellos quieren.

“Guiar a la humanidad en general con sabiduría y buena exhortación a la luz del Islam y los medios de paz. Buscamos difundir la fe en la causa del Islam y sus hechos; y la grandeza de su legislación y realidad. Sus nobles principios y su capacidad para resolver los problemas. Resolver todos los problemas (bajo el Islam) humanos y rechazar otras leyes coercitivas como la democracia”, agrega.

Critica con ferocidad los encuentros del Papa Francisco con imanes, a los que califica de “profetas en las puertas del infierno.

También a la dinastía Saud, que gobiernan Arabia Saudi, por su colaboración con EE.UU, en contra de todas las revoluciones populares contra los agentes del enemigo. Sus regímenes autoritarios y los hechos se revelaron más cuando Bin Salman, el príncipe heredero de Riad, salió con toda insolencia. Su imagen actual es un país de línea dura”.

EL TERRORISMO YIHADISTA NO ESTÁ VENCIDO

Una corriente subterránea de antisemitismo, en su doble vertiente judía y musulmana, está aflorando en Europa. El negacionismo circula sin cesar por las redes sociales e incluso por públicas declaraciones de algunos actores. Lamentablemente no se trata de hechos aislados que se constatarán con los resultados de las próximas elecciones europeas. Tampoco se trata de un hecho nuevo. Para unos, el Holocausto de seis millones de judíos es una invención de algunos historiadores. ¿Cámaras de gas? No, dicen. Se trató de una migración estacionaria para cultivar los campos de la entonces Alemania nazi, de donde no regresaron. Los pogromos antijudíos que precedieron a esta ‘migración rural’ fueron simples enfrentamientos urbanos. El gueto de Varsovia fue una simple controversia ciudadana que no pudieron controlar las fuerzas del orden. La Torres Gemelas de Nueva York se desplomaron a causa de un movimiento tectónico  que algunos descerebrados afirman fue teledirigido por el movimiento sionista mundial. El ‘terrorismo blanco’ que mata en dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) a 51 musulmanes no fue tal sino debido a la explosión de sendos depósitos de gas. La guerra de Irak fue el escenario de unas maniobras militares así como el bombardeo de Libia. Los sátrapas-dictadores Sadam Husein y Mohamed Gadafi murieron a causa de los llamados efectos colaterales. El genocidio armenio atribuido a los turcos se debió al guión de una película de ficción. La masacre de Atocha no la perpetró el terrorismo yihadista sino que fue debido al de consumo interno… Y me paro aquí.

Hay un gravísimo problema de conocimiento de la historia protagonizada por nuestros antepasados e, incluso, por nuestros coetáneos. Las redes sociales sustituyen al maestro o a la maestra de escuela y, sin duda, también, a los docentes universitarios que han quedado marginados en una caja que ya no es resonante, a no ser que  descubran el elixir de la inmortalidad. Estamos atrapados por unas redes de patrañas y de bulos que logran, a nivel global, distorsionar los hechos y confundir a los internautas.

Los teletipos han saltado, en rojo subrayado, para anunciarnos que el autodenominado Califato-Estado Islámico (Dáesh) –algunos añaden incluso Al Qaeda– ha sido definitivamente derrotado con la caída de Baghuz en Siria. Cierto es que territorialmente hubo derrota. Pero también es cierto que antes de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono, y antes de la guerra de Irak, el terrorismo yihadista de Al Qaeda y después del Dáesh no estaba territorializado, excepto en algunas zonas de Afganistán en donde continúan. Cierto es también que los kurdos del noroeste de Siria, ayudados por Estados Unidos, contribuyeron a la unificación territorial siria y exigen una autonomía, a lo que se opone el presidente turco Erdogán que los considera ‘terroristas’. Por ello, aunque Erdogan, con Irán, dan apoyo al todavía presidente sirio El Asad, los kurdos  del noroeste de Siria no desean que los Estados Unidos abandonen Siria pues para ellos podría significar una masacre. Otra cara oscura de la moneda la constituye aquellos terroristas yihadistas de Al Qaeda que se incorporaron a las filas militares de El Asad con el conocimiento de Rusia.

Puede hoy afirmarse, sin demasiado riesgo a error, que, tras la anunciada derrota del yihadismo en Siria, no existe un plan para ese después que es ya hoy, a semejanza de lo ocurrido en Irak y en Libia. (Comparto la opinión que los sátrapas-dictadores Sadam Hussein y Mahamed Gadafi ‘tenían un precio’, que no era la muerte, El Asad, también, como bien lo sabe el pueblo sirio con 500 mil muertos y la mitad de su población desplazada, así como sus infraestructuras básicas destruidas). Rusia es el gran vencedor. Logró con esta guerra imponer sus objetivos políticos y de anexión territorial en Crimea, así como una estratégica base militar en Latika (Siria), con presencia en el Mediterráneo.  ¿La realpolitik rusa dejará que el presidente Erdogan liquide a los kurdos del noroeste sirio que contribuyeron a la victoria contra el yihadismo como fue y es el caso  de los kurdos de Irak? ¿Se marcharán los Estados Unidos de Siria dejando desprovistos a los kurdos? Y a ello, ya a escala de Oriente Próximo, hay que añadir la ruptura por el presidente Trump del statu quo de Jerusalen y su reciente declaración en favor de la anexión por Israel de los Altos del Golán, que es territorio sirio.

No existe ningún plan de diseño constitucional de Siria, con sus diversas poblaciones llamadas ‘minorías’. Ni tampoco un plan de reconstrucción material del país. Ni un debate político sobre una alternativa democrática a la ‘dinastía’ de El Asad. (Plan que la ONU, que ha estado al margen de la guerra en Siria, lo diseñó para Irak sin grandes resultados).

El terrorismo yihadista renació, con nombre de Al Qaeda, tras la guerra de Irak. En la actual situación, tanto para Al Qaeda como para el Dáesh, el nuevo territorio estará en ‘la base’ de Internet y el norte de África, con los objetivos más dirigidos al Occidente ‘cruzado’ que a sus hermanos musulmanes de los países árabe que consideran ‘herejes y heterodoxos’. El terrorismo yihadista no está vencido. Eso lo saben Putin , Trump y los servicios de inteligencia. Hubo guerra pero no hubo ni hay programa de reeducación, tanto para el yihadismo como para el ‘terrorismo blanco’.

30.03.2019. Diario Sur de Málaga. Tribuna

España en el punto de mira del yihadismo

España, objetivo yihadista: 18.500 alusiones a nuestro país en canales pro Daesh y Al Qaeda en 2018

En muchos de los mensajes analizados por los expertos en ciberinteligencia se llama a recuperar Al Andalus.

Por Gonzalo Araluce

España es objetivo yihadista. Los canales de distribución de propaganda hablan de forma constante sobre Madrid, Barcelona, España en general o Al Andalus. Ahora llegan las primeras estadísticas en la materia: en 2018 se registraron 18.532 menciones a nuestro país en canales afines a los terroristas.

Son cifras reveladas por el investigador Carlos Seisdedos, responsable de ciberinteligencia de Internet Security Auditors. Noviembre y diciembre fueron los meses en los que se registró un mayor número de menciones a nuestro país, con 4.676 y 5.316, respectivamente.

10.03.2019. El Español, por Gonzalo Araluce